En 2015, la familia de Miguel emitió una denuncia por su desaparición, posteriormente, la Fiscalía del estado les entregó un cuerpo con las mismas características.

Ciudad de México, 8 de mayo (SinEmbargo).- Eusencio Córdova, quien es hermano de Miguel Córdova, narró que la Fiscalía General del Estado (FGE) de Tabasco les entregó a él y a su familia, un cuerpo y durante seis años pensaron que era Miguel.

De acuerdo con Milenio Televisión, el supuesto cuerpo de Miguel, el hombre en situación de calle que narró su experiencia durante el colapso de la Línea 12 del sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro el pasado 3 de mayo, fue enterrado en un panteón de Olcuatitán en Nacajuca, Tabasco.

Según la información recabada por el medio, en 2015 después de haber emitido una ficha por la desaparición de Miguel, la Fiscalía les mostró un cuerpo con sus características, mismo que les fue entregado a la familia. Tras convencerse, lo dieron por muerto.

Sin embargo, luego del derrumbe, la familia se sorprendió al ver que Miguel no estaba muerto y que en realidad se encontraba en la capital del país, incluso a través de redes sociales comenzaron a pedir ayuda para poder dar con él.

No obstante, el hermano de Miguel detalló a Milenio, que la Fiscalía les pidió no dar datos de lo ocurrido. “Los de la Fiscalía se contactaron conmigo y me pedían que yo ya no diera ninguna entrevista, yo no me voy a presentar a la Fiscalía porque el error no lo cometimos nosotros, la negligencia fue de ellos”.

Aunque al parecer Miguel no quiere regresar con su familia sus hermanos le piden que al menos se comunique con su madre quien según ellos, está muy delicada; “queremos por lo menos abrazarlo por última vez, saber de él, que esté bien que tenga una mejor vida a la que nosotros vimos por ser de escasos recursos”.

La familia se encuentra en incertidumbre, pues no saben a quién enterraron y ahora buscan asesoría legal para evitar que las autoridades se deslinden de lo ocurrido.

La historia de Miguel se dio a conocer cuando fue entrevistado por Ruido en la Red el pasado 4 de mayo, el hombre contó su testimonio sobre cómo ocurrió el colapso de la trabe del tramo Olivos y Tezonco de la Línea 12, donde fallecieron 25 personas y más de 70 resultaron heridas.

El joven relató que él se queda a dormir debajo del puente de la zona y alrededor de las 22:00 horas, cuando ocurrió el trágico suceso, se escuchó el trueno de un fierro. Él se encontraba con unos amigos cuando el estruendo los sorprendió y salieron corriendo de la zona.

“Yo vivo en condición de calle y siempre me quedo aquí debajo del puente de los Olivos y Tezonco. Ayer venía de vender botellas, cerca de las minas, y regresé por mi cobija. A las 21:30 estaba platicando con unos amigos. Eran más o menos las 22:00 horas cuando se escuchó como si tronara un fierro. Se cimbró la banqueta de donde estábamos nosotros, pero se cimbró bien feo, tronó y se movió. Nosotros salimos corriendo”, explicó.

El joven también dio a conocer cómo se vio el colapso de la obra y la desesperación que se sintió al ver cómo se empezaba a hundir el Metro, aplastando automóviles, mientras algunas personas quedaban heridas y otras perdían trágicamente la vida.

Los usuarios de redes sociales comenzaron a pedir información sobre el joven para apoyarlo.