EL HOMBRE DE MORENA EN LA ALDF ES, MÁS BIEN, EL HOMBRE DE BATRES

08/07/2015 - 12:00 am

Un ex bejaranista, comunicólogo y ahora operador político de Martí Batres Guadarrama será el coordinador de la bancada de Morena en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). A César Arnulfo Cravioto Romero no se le conoce ni reconoce una gran trayectoria política, y sí en el ejercicio de mandos medios dentro del Gobierno del Distrito Federal (GDF), siempre de la mano de su jefe político: Martí Batres.

Cravioto Romero fue nombrado el sábado pasado como coordinador de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la ALDF. El grupo es el más numeroso en el Congreso de la capital del país, aunque su mayoría es mínima y, para realmente ser contrapeso del Gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa, necesitará alianzas fuertes, dicen analistas políticos.

Otros más observan que el papel del “licenciado” Cravioto –quien por cierto se ostenta con ese título, pero en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), no hay una cédula profesional registrada a su nombre–, se concentrará en prepararle el terreno a Batres, quien no niega sus aspiración por ser, en 2018, el candidato de Morena a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Captura-de-pantalla-2015-07-07-a-la(s)-14.58.18
César Arnulfo Cravioto Romero se ostenta como Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana, pero en el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP su nombre no aparece en ningún lado. Imagen: SinEmbargo

Ciudad de Mexico, 8 de julio (SinEmbargo).– El sábado por la noche se erigió como el coordinador de la bancada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, César Arnulfo Cravioto Romero, un comunicólogo que debe su carrera política a su amigo cercano Martí Batres Guadarrama, presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de la fuerza política.

Cravioto Romero, de 47 años, tiene como su credencial estrella precisamente el puesto que ocupó en el gobierno del ex Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard Casaubón como director del Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS), en donde laboró codo a codo con Batres Guadarrama, cuando éste era Secretario de Desarrollo Social. Como segunda carta a favor tiene el haber sido el operador político del ahora presidente de Morena cuando buscaba ser el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a Delegado por de Iztapalapa en 2012.

Cravioto es por lo tanto, un incondicional de Batres, indican fuentes consultadas por SinEmbargo. Eran cercanos desde que ambos formaban parte de la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), que lidera el profesor René Bejarano Martínez.

“Cuando fue director de la IASIS, manejó parte importante de los programas sociales: era el que veía a grupos vulnerables, el que entregaba láminas de cartón, cobijas, cenas calientes para los niños. Es de toda la confianza de Martí. Es un buen paso hacia la Jefatura de Gobierno del GDF, en caso de que Martí tenga intención, es un buen aliado”, dice un perredista de IDN, quien conoce a Cravioto desde sus inicios.

Para varias fuentes, su designación por “consenso” significa que la mano de Batres Guadarrama se extiende a todas las decisiones y relaciones con los diputados de Morena en la ALDF. Se trata, aseguran, de un guiño al poder que aún no puede acceder directamente desde su posición como presidente del partido, pero que le preparará el terreno para 2018.

Foto: Cuartoscuro
César Cravioto es cercano a Martí Batrés desde que ambos formaban parte de la corriente perredista que encabeza René Bejarano. Foto: Cuartoscuro

***

Hace unas semanas Martí Batres aseguró en entrevista que Morena buscaría en 2018 la Presidencia de la República y la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (GDF).

¿A ti te gustaría ser Jefe de Gobierno?, se le preguntó.

“Una vez que termine mi responsabilidad en la presidencia de Morena, platicamos de otros temas. No quisiera yo meterme en otros temas, porque ahorita tengo responsabilidades”, contestó.

–¿Cuando concluye esta presidencia Martí?

–En noviembre concluyen los tres años de la presidencia. Haremos Congreso de Morena.

El sábado pasado, sin más, se dio a conocer que César Cravioto, un hombre casi desconocido y Diputado por el Distrito 4 en Gustavo A. Madero, sería el coordinador de la bancada de Morena en la ALDF.

Un personaje de bajo perfil dicen expertos, pero sí muy cercano a Batres.

“Cravioto no tiene el perfil para dirigir la fracción de Morena. No tiene la capacidad de ser un buen operador político. No tiene el conocimiento ni la interlocución con las fuerzas políticas y liderazgos, en todo caso, su virtud principal es obedecer”, dice

Telésforo Nava Vázquez, investigador y experto en la izquierda mexicana de la Universidad Autónoma Metropolitiana (UAM).

Cravioto, asegura, es casi un desconocido en el ámbito público, pero tiene años moviéndose como “consultor en comunicación”, en la política.

César Cravioto es Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana, y cuenta con un diplomado en Políticas Sociales por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

Aunque su ficha curricular indica que es “Licenciado”, de acuerdo con una búsqueda en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), no hay una cédula profesional registrada.

Su currículum indica que fue becario de Notimex en 1987, trabajó para la línea de Autobuses de Oriente (ADO) entre 1989 y 1990, para luego ser gerente de la empresa Pleca Comunicación entre 1991-1995.

El ahora coordinador de bancada en la ALDF de Morena, se convirtió entre 1995 al 2000, en “coordinador de diversos proyectos de comunicación para la iniciativa privada, gobiernos estatales y municipales”. En esa época participó en proyectos para campañas electorales.

En 2001, y ya siendo Jefe de Gobierno capitalino Andrés Manuel López Obrador, el joven comunicólogo se convirtió en asesor en la Dirección General de Concertación Política, Atención Social y Ciudadana. Luego, durante los tres años siguientes y hasta 2005, fue el director de esa dependencia.

Dos años después de su último puesto, entre 2007 y 2011 fue el titular del Instituto de Asistencia Social (IASIS), de la Sedeso, al lado de Martí Batres.

Cuando Batres fue despedido por Marcelo Ebrard, Cravioto fue su operador político en su deseo por llegar a ser Delegado de Iztalapa, incluso coordinó una encuesta interna en donde Batres era el mejor posicionado.

Fue Cravioto quien dio a conocer en una conferencia de prensa los resultados que colocaban a Martí sobre Aleida Alavez y Jesús Velencia.

“Nosotros la hicimos y estos son los resultados, quien no lo crea, pues que presente otras encuestas y otros resultados, y si hay una encuesta final ya veremos”, dijo Cravioto a los medios de comunicación.

En aquellos días Batres tenía hasta su cumbia, pero a pesar de la encuesta el elegido fue Jesús Valencia, quien se convirtió el el Delegado de Iztalapa durante los siguientes tres años.

Después de 2012 y cuando Batres renunció al PRD y se sumó a Morena, César Cravioto se presentó como “consultor en comunicación” y escribía artículos de opinión en algunos medios como en máspormás.

En es medio publicó en 2013 La calle, su hogar por César Cravioto en donde habla de las personas que viven en las calles de la Ciudad de México:

Cuando era niño, oí una canción donde un hijo le preguntaba a su padre quién era esa persona que veía en la calle y el papá le contestaba: un vagabundo es un hombre que anda siempre sin ambición, sin casa, ni esperanzas y después le dice el padre al hijo nosotros jamás seremos vagabundos, vivimos del amor y de ilusiones.

Más tarde, ya de joven, oí una rola de Gerardo Enciso que cantaba Nina Galindo y dice  los ves en bola por suburbios del centro, de caramelo traen su chemo y mariguana en el pecho, viven en vías del tren, son niños sin poder, viven los cuentos del miedo…’

Ahora de adulto, he tenido la oportunidad de trabajar con la población que vive en las calles de la Ciudad de México y ha sido una experiencia que sin duda me ha marcado para siempre.

En diciembre de 2008, la revista Contralínea publicó una investigación sobre el desbasto en 10 albergues del IASIS, que refugiaban a más de dos mil indigentes.

El reportaje recordó que la ALDF detectó un subejercicio presupuestario de 80 por ciento en 2007, pues “de los 192 millones de pesos asignados para ese año, sólo ejerció 18 millones. Es decir, el organismo encargado de atender a los indigentes en la capital omitió aplicar recursos por 174 millones de pesos en los 10 albergues que posee”.

A pesar de que Cravioto Romero compareció el 18 de julio de 2008 ante la Comisión de Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, una de las conclusiones fue la falta de transparencia en la operación y que los recursos se destinaron a otros programas sociales, señala el reportaje.

El texto firmado por Paulina Monroy cita el Diagnóstico de derechos humanos del Distrito Federal, de la CDHDF, en donde señala que “los programas instrumentados por el gobierno del Distrito Federal son ejemplo de discriminación. Desde 2004, el gobierno capitalino ejecutó el Programa Emergente de Mejoramiento de la Imagen Urbana, denominado Ciudad Bonita. Con el fin de atender el corredor turístico y cultural entre Paseo de la Reforma y el Centro Histórico, se retiraron limpiaparabrisas, indigentes y población callejera. Esta acción fue realizada en el marco de la aprobación de la Ley de Cultura Cívica. Para el periodo 2006-2012, la Dirección General de Servicios Urbanos y la Secretaría de Obras y Servicios impulsan el Programa de Rescate de Espacios Públicos Manos a la Obra, que recupera parques, plazas y áreas verdes. Sus acciones de “limpieza” incluyen el retiro de indigentes”.

En su perfil publicado en la página YoDecidoDF del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) no aparece pública alguna declaración patrimonial.

Foto: Cuartoscuro
Cravioto ha estado también relacionado con escándalos por supuestos desvíos de dinero público. Foto: Cuartoscuro

***

En 2009 un escándalo sacudió al país y en especial a la Ciudad de México: “Casitas del Sur”, un albergue administrado por la asociación civil Reintegración Social, donde desaparecieron 15 niños. En enero de ese año la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, aseguró dos sedes del albergue y rescató a 126 niños.

La búsqueda se detonó a partir de la desaparición de la niña Ilse Michel e involucró a las autoridades capitalinas, debido a que muchos de los menores que permanecían en Casitas del Sur, eran remitidos por la PGJ cuando estaban relacionados con alguna averiguación previa.

Luego del desenlace y el escándalo, intervino la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), quien emitió la recomendación 4/2009, en abril de 2009, a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), al DIF-DF y a la Sedeso-DF.

En la recomendación publicada en la página de la CDHDF se estable puntualmente no sólo la responsabilidad de la Sedeso, que dirigía Batres, sino también del IASIS, dirigido por César Cravioto.

La Comisión concluyó que las tres dependencias violaron los derechos humanos  de los niños y niñas, por omisión y falta de supervisión de los albergues.

“Ausencia o deficiencia de mecanismos de supervisión y seguimiento de la situación y condiciones de los niños y las niñas que son integrados a casas hogar y/o reintegrados a sus núcleos familiares, así como de lineamientos específicos para dicha integración que sean acordes al interés superior de los niños y las niñas; e incumplimiento a la obligación de brindarles protección especial y garantizar sus derechos a la integridad física, a su dignidad y a la certeza y seguridad jurídicas. Como consecuencia de ello hay, al menos, 11 niños y niñas presuntamente desaparecidos”, dice la recomendación.

Entre los derechos violados de los menores se encuentran: derechos de la niñez, derivados de la negativa, restricción u obstaculización para llevar a cabo las medidas de protección de las niñas y de los niños que se requieren por parte del Estado y el derecho a la seguridad jurídica de los niños y niñas.

En cuanto a la responsabilidad de la dependencia que dirigía Cravioto, la recomendación detalla que el  15 de abril de 2007 y 30 de abril de 2008 se suscribió un convenio de colaboración con “La Casita del Sur” para la ejecución de proyectos. El vínculo jurídico entre la Sedesol y el albergue era a través de la dirección general del IASIS.

“Entre las cláusulas de los citados convenios se establece, entre otras obligaciones que la institución (“La Casita del Sur”) se comprometía a ‘atender a los usuarios que le sean canalizados por el IASIS’. Entre los compromisos que se establecen en el convenio de colaboración, se contempla el formar parte de la red de referencia y contrarreferencia de los servicios asistenciales, con el propósito de optimizar la infraestructura existente en la materia a favor de la población más vulnerable. En ese sentido, la red de referencia y contrarreferencia se relaciona a la corresponsabilidad que la institución adquiere al firmar el convenio”, indica.

De acuerdo con la recomendación de la CDHDF, la dependencia que dirigía César Cravioto contestó a una de sus solicitudes, que el 20 de agosto de 2008, personal del IASIS acudió a uno de los domicilios de la casa hogar para realizar una supervisión.

Sin embargo, porque el “responsable del programa no estaba presente en la institución”, el personal bajo las órdenes de Cravioto se retiró. Y no regresó.

“A pesar de que no fue posible llevar a cabo dicha visita, de las evidencias enviadas no se observan acciones complementarias que impulsaran nuevamente la realización de dicha visita”, concluye la Comisión.

Actualmente el estatus de la recomendación es “parcialmente aceptada” y “sujeta a seguimiento”.

Foto: Cuartoscuro
Martí Batres Guadarrama, dirigente de Morena. Foto: Cuartoscuro

***

La noche del sábado, el Delegado electo de la Cuauhtémoc Ricardo Monreal y Claudia Sheimbaun tenían sus cartas sobre la mesa para la coordinación de la ALDF: Néstor Núñez López, hijo del Gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, y David Cervantes Peredo.

Aunque el mismo Cervantes, contaba ya con una larga carrera partidista e incluso como legislador en la I Legislatura de la Asamblea de Representantes del DF (1994-1997), donde fungió como Presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano, no fue elegido, pero sí César Cravioto.

“Es un acuerdo de consenso. El que haya sido de consenso refleja un buen ánimo de coordinación, de trabajo en equipo. Hay compañeros que han tenido en otro momento la oportunidad de ser Diputados federales y locales, que tenían más experiencia, pero César Cravioto es compañero que estuvo en la Secretaría de Desarrollo Social y fue eficiente y disciplinado, eso le ayudará al grupo”, dice Agustín Guerrero Castillo, ex perredista y vocero de la campaña de Ricardo Monreal durante el pasado proceso electoral.

Guerrero reconoció que Cravioto es “cercano a Martí”, pero que deberá distinguir entre “la amistad y la agenda de Morena”.

“Ya veremos ahora que se instale la legislatura, que se vea la capacidad de conducción, se haría una evaluación, ya se verá cuándo”, adelanta.

–¿Cravioto velará por los intereses de Batres rumbo a 2018?, se le pregunta.

–Dicen que es un alfil de Martí en su interés de ser candidato de Morena para la Jefatura de Gobierno, pero yo creo que hará un trabajo institucional. Es la primera legislatura de Morena, hay que cuidar el proyecto político, contesta.

–¿Será un buen interlocutor con el Jefe de Gobierno?, ¿Podrá con Héctor Serrano [Secretario de Gobierno del DF]?

–El punto clave en los días que vienen, es definir cuál será la potra política de Morena, del grupo parlamentario frente al Gobierno de la Ciudad de México: si se va a tener una postura de diferenciación, polarización o de entendimiento permanente. Ya veremos cuál es la relación. Serrano, él ya es harina de otro costal, no es interlocutor. La relación será directamente con [Miguel Ángel] Mancera, Serrano ya no es factor.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas