Alemania aprueba control de armas tras el escándalo de envíos ilegales de H&K a México

08/07/2015 - 10:05 pm
Armas alemanas en acción, durante el enfrentamiento en la Autopista del Sol del 12 de diciembre de 2011. Foto: Cuartoscuro.
Armas alemanas en acción, durante el enfrentamiento en la Autopista del Sol del 12 de diciembre de 2011. Armas similares fueron utilizadas en Iguala, Guerrero, la noche en que desaparecieron los estudiantes normalistas. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México/ Berlín, 8 julio (SinEmbargo/EFE/dpa).– El Gobierno de Alemania aprobó hoy una disposición con miras a mejorar el control del destino final de las exportaciones de armas.

El destino de las armas que vende Alemania ha generado problemas como en el caso de México, cuyo Congreso pidió que se investigue el supuesto ingreso ilegal de armas alemanas a zonas de conflictos armados.

Según informes de prensa, entre 2003 y 2011 el fabricante alemán Heckler & Koch (H&K) supuestamente envió 4 mil 767 fusiles de asalto HK G36, sin autorización del gobierno germano, destinados a la policía de los estados de Chiapas, Chihuahua, Guerrero y Jalisco.

El pasado mes de febrero el comisionado del Gobierno alemán para los Derechos Humanos, Christoph Strässer, visitó a familiares de los 43 estudiantes desaparecidos y reconoció que el empleo de armas alemanas no podía descartarse y pidió perdón en el caso de que así hubiera sido.

Alemania es el cuarto mayor exportador de armas del mundo. El año pasado fueron aprobadas ventas por 7 mil 200 millones de dólares, un 22 por ciento menos que en 2013 y el nivel más bajo desde 2010, según datos del gobierno alemán.

Con la disposición aprobada este miércoles, las autoridades germánicas practicarán controles en los países a los que vende armas de guerra y ciertas armas de fuego como fusiles, pistolas o revólveres, con el fin de evitar que cambien de propietario de forma ilegal.

Los países receptores deberán autorizar que se realicen las verificaciones, que estarán organizadas por la Oficina federal de Economía y Exportaciones junto a las representaciones diplomáticas de Alemania.

Rechazar los controles conllevará la prohibición temporal de nuevas exportaciones de armas al país mientras se analiza cada caso, advirtió el Ejecutivo alemán, que propondrá a sus socios de la UE y de la OTAN que establezcan pruebas similares.

También se dispuso que los países que cometan graves violaciones sean incluidos en una lista negra. Según precisó una portavoz gubernamental a la agencia española EFE, se trata de un proyecto piloto cuyos resultados serán examinados al término de dos años.

El acuerdo adoptado hoy en el Consejo de Ministros se suma al nuevo reglamento publicado en mayo por el Ministerio de Economía para aumentar los controles previos a las exportaciones de armas ligeras y munición con el fin de impedir que lleguen sin permiso a terceros países e incluso a regiones del país comprador no autorizadas.

Según explicó entonces en un comunicado el titular alemán de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, aunque las armas ligeras se usan en tareas legítimas, como la seguridad de fronteras, son también las principales responsables de las muertes en las guerras civiles y las utilizadas por los regímenes dictatoriales para suprimir a la oposición.

EL INGRESO DE ARMAS A MÉXICO

El pasado 20 de abril tres medios alemanes publicaron un informe de la Fiscalía de Stuttgart el cual detalló que la empresa Heckler & Koch vendió a México 9 mil 472 fusiles de alto poder G 36; de los cuales 4 mil 767 de esas armas se distribuyeron de forma ilegal por zonas con conflictos armados.

De acuerdo con el informe final de la Unidad de Delitos Aduaneros de la ciudad de Colonia, Alemania (ZKA) dado a conocer por el diario Süddeutsche Zeitung y las radios NDR y WDR , de 2003 a 2011, la empresa de armas Heckler & Koch no sólo violó leyes de comercio y de armas, sino además una prohibición de vender a esas entidades mexicanas con signos de violencia y corrupción.

La investigación, que terminó en agosto de 2014 y fue entregada a la Fiscalía de Stuttgart, determinó que funcionarios de la compañía “provocaron, promovieron, o al menos autorizaron” las exportaciones ilegales, con lo cual obtuvieron una ganancia aproximada de 3 millones de euros.

Tras los resultados del informe, el Ministro Federal de Alemania, Sigmar Gabriel, urgió controles más estrictos para las exportaciones de armas, puesto que el Gobierno alemán también se ve afectado por “las consecuencias de los escándalos de los últimos años”.

Desde los sucesos de Iguala, Guerrero, donde perdieron la vida seis personas y 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa fueron desaparecidos, el tema de las armas alemanas cobró nuevo impacto.

En diciembre del año pasado, el diario alemán Tages Zeitung TAZ reveló que al menos 36 armas fabricadas en ese país europeo fueron decomisadas a la policía de Iguala por el ataque a normalistas, a pesar de que las leyes alemanas prohíben su exportación a países con conflictos bélicos o donde se violen los derechos humanos.

El mismo diario publicó que rifles de asalto G36 fueron observados en el repliegue de estudiantes normalistas que bloquearon la autopista México-Acapulco en demanda de mayor presupuesto para la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrido el 12 de diciembre de 2014.

Asimismo, planteó que rifles alemanes han sido observados en manos de policías federales en Chihuahua y en Oaxaca.

Por su parte, el semanario alemán Der Spiegel informó que los policías de Iguala sí usaron armas la noche del 26 de septiembre de 2014.

Spiegel se basó en datos del llamado “Libro de Armas de Guerra de Heckler & Koch”, un documento que están obligados a rellenar por ley las empresas exportadoras de armas en Alemania sobre el destino de sus productos. La lista fue suministrada a pedido del Diputado alemán Hans-Christian Ströbele.

La firma Heckler & Koch es investigada desde hace años en Alemania por la supuesta exportación ilegal de fusiles G36 a la policía de estados mexicanos especialmente “convulsos”.

El Gobierno alemán dio permisos de exportación al fabricante desde 2006 con la condición de que no enviara armas a los estados de Chiapas, Chihuahua, Jalisco y Guerrero. Pero en los años siguientes aparecieron indicios de que se violó ese requisito.

Luego del escándalo, autoridades alemanas investigaron en abril a Heckler & Koch en el marco de la visita de familiares de los 43 normalistas mexicanos a ese país.

A pesar de las entrevistas y búsquedas en los registros de compra, así como careos en los domicilios particulares de los empleados, no se dictaron cargos contra nadie en el país europeo, aseguró la agencia de noticias Deutsche Welle (DW).

De acuerdo con el investigador de comercio de armas, Jürgen Grässlin, los rifles de asalto adquiridos ilegalmente, seguramente fueron utilizados por fuerzas de seguridad en zonas de conflicto en México, a pesar de que está prohibida la venta de armas.

El Consejo de Seguridad del gobierno alemán de Angela Merkel permitió la venta de armas a México, pero prohibió la comercialización en cuatro estados donde considera que la corrupción y la violencia son algo muy serio.

“Lo que pudo ser bien intencionado –el equipamiento de la policía mexicana contra los cárteles de la droga– se ha convertido hoy en día un desastre sin paralelo”, escribió Grässlin en un artículo de la revista Zivilcourage.

“Los tiroteos y asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad del Estado se presentan principalmente en los estados donde las armas … nunca debieron haber sido autorizados”, dijo.

Desde entonces se ha establecido que la policía implicada en la desaparición de 43 estudiantes el año pasado poseía algunos de los fusiles vendidos al gobierno mexicano. “Para evitar otro suceso peor, el gobierno debe exigir la devolución de todas las armas de H & K”, escribió Grässlin.

En el desalojo de la Autopista del Sol ocurrido el 12 de diciembre de 2011, normalistas fueron atacados con armas ilegales. Foto: Cuartoscuro.
En el desalojo de la Autopista del Sol ocurrido el 12 de diciembre de 2011, normalistas fueron atacados con armas ilegales. Foto: Cuartoscuro.

H&K SE LAVA LAS MANOS

El fabricante alemán de armamento Heckler & Koch rechazó  en mayo culpa alguna por el envío de miles de armas de manera ilegal a México.

“Las investigaciones se remiten a antiguos trabajadores de la empresa”, informó la compañía. Dijo que tres de los cinco señalados como responsables no trabajaban o ya no trabajan para la empresa.

Aseguró que dos fueron despedidos después de que Heckler alcanzara un acuerdo con ellos a finales de 2014 en el Tribunal Laboral de Friburgo por el que la empresa los contrató como freelance.

En tanto, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, afirmó en enero pasado que no tiene “ninguna información” de que se hayan incautado fusiles alemanes en vinculación con la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero, un tema que ha generado polémica en Alemania.

Documentos oficiales –desde peritajes de la Procuraduría General de la República hasta los de la Comisión Nacional de Derechos Humanos–, sin embargo, afirman lo contrario. No sólo hubo armas alemanas la noche de los hechos en Iguala, sino también en el ataque a normalistas en 2011 en la Autopista del Sol.

“Yo no tengo ningún elemento que me permita confirmar que así haya sido”, dijo Meade en una entrevista con la agencia dpa en la Ciudad de México, horas antes de viajar a Alemania para reuniones con su par Frank-Walter Steinmeier, parlamentarios, académicos y empresarios.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas