En Sinaloa se “levanta” un nuevo cementerio… con siglas de partidos políticos. Y es que seis de las once fuerzas políticas que compitieron en los comicios del 1 de julio se perfilan para perder el registro, o bien, para no alcanzar prerrogativas estatales durante los próximos tres años. De acuerdo con datos oficiales a los que Noroeste tuvo acceso, los partidos “en aprietos” son el Partido de la Revolución Democrática, el Partido Verde Ecologista de México, Movimiento Ciudadano, Partido Nueva Alianza, Partido Encuentro Social, y el local Partido Independiente de Sinaloa, por sus siglas PAIS.

Por otro lado, Rafael Morgan Ríos, uno de los fundadores del PAN sinaloense, aporta otro dato que pone en contexto el también hundimiento albiazul. Las dos curules para los tres años siguientes, dice, son en número similar a las que se tenían en la 50 Legislatura, de hace 38 años.

Por José Alfredo Beltrán

Sinaloa/Ciudad de México, 8 de julio (Noroeste/SinEmbargo).- Parece que ahora sí, en Sinaloa el PAN tocó fondo.

Tras los comicios del domingo 1 de julio, el blanquiazul tuvo el revés más significativo en cuanto a posiciones de representación popular desde 1980.

Y es que el partido otrora principal oposición al régimen priista desde fines de los 80, retrocedió a niveles no vistos en las últimas cuatro décadas.

Para ilustrar esta debacle, un dato: en la próxima 63 Legislatura la bancada blanquiazul se perfila para contar con sólo dos curules, ambas por el principio de representación proporcional.

En los lugares uno y dos de la lista de pluris quedaron registrados Roxana Rubio y Jorge Villalobos.

Pero estos nombres van acompañados de un componente adicional: ambos llegarán cuestionados por cientos de militantes, que sin éxito los impugnaron ante tribunales electorales.

Esto al considerar que la Comisión Permanente, que cocinó ambas candidaturas, violó supuestamente la reglamentación interna.

Los mismos panistas vinculan a Rubio como una cuota de Adolfo Rojo Montoya, cabeza de una de las corrientes que controlan la directiva desde hace varios años.

En tanto Villalobos no es sinaloense, sino oriundo de Chihuahua.

Éste agarró fuerza bajo la dirigencia nacional de Gustavo Madero y fue el interlocutor del panismo con el entonces Gobernador Mario López Valdez.

En más de una ocasión, panistas sinaloenses lo han tildado de corrupto, por escándalos que protagonizó siendo diputado federal, entre éstos el de los “moches”.

Así el PAN sinaloense se quedará sólo con estas dos “pluris” en la 63 Legislatura, la cual inicia funciones el 1 de octubre de 2018.

Cabe subrayar que los dos distritos de mayoría ganados por la coalición Por Sinaloa Al Frente, que conformaron PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y PAS, fueron cedidos a los aliados.

En el Distrito 24 de Escuinapa y Rosario, por ejemplo, se postuló a Édgar González, del PRD. Y en el Distrito 09, que abarca Angostura y Salvador Alvarado, a José Manuel Valenzuela, apodado “Chenel”, empujado por el PAS.

En cuanto a alcaldías sólo la de Rosario será gobernada por un panista, Manuel Antonio Pineda. La restante, Mocorito, por Guillermo Galindo, del PAS.

En cuanto a cargos federales, el panismo perdió lo conquistado en diputaciones y en la senaduría de primera minoría.

En las regidurías, el descalabro albiazul fue también mayúsculo.

Sebastián Zamudio, dirigente estatal, admite una derrota enorme.

“Sí, fue un retroceso enorme, hay que reconocerlo, tenemos que analizar la situación”, subrayó.

Y reveló que los votos con los que ganaron dos curules y la alcaldía de Mocorito sus ex aliados, del PRD y PAS… provinieron del panismo.

UN RETROCESO… ¡DE 38 AÑOS!

Rafael Morgan Ríos, uno de los fundadores del PAN sinaloense, aporta otro dato que pone en contexto el hundimiento albiazul.

Las dos curules para los tres años siguientes, dice, son en número similar a las que se tenían en la 50 Legislatura, de hace 38 años.

“Te estoy hablando de 1980 cuando había sólo dos diputados Pedro Rigoberto López Alarid (Culiacán) y Zenén Xóchihua Valdez (padre) por Los Mochis”, refiere.

¿6 PARTIDOS AL CEMENTERIO?

En Sinaloa se “levanta” un nuevo cementerio… con siglas de partidos políticos.

Y es que seis de las once fuerzas políticas que compitieron en los comicios del 1 de julio se perfilan para perder el registro, o bien, para no alcanzar prerrogativas estatales durante los próximos tres años.

De acuerdo con datos oficiales a los que Noroeste tuvo acceso, los partidos “en aprietos” son el Partido de la Revolución Democrática, el Partido Verde Ecologista de México, Movimiento Ciudadano, Partido Nueva Alianza, Partido Encuentro Social, y el local Partido Independiente de Sinaloa, por sus siglas PAIS.

Así el “Tsunami Andrés”, como se conoce al fenómeno de Andrés Manuel López Obrador que arrolló en los comicios, dejaría tras su paso una extinción inédita de siglas partidistas en la historia del país y de Sinaloa.

La Constitución Política del Estado establece en su artículo 14 que se cancelará el registro de aquél partido político estatal que no obtenga al menos el tres por ciento del total de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o Legislativo local.

En este supuesto entra el PAIS, liderado por Serapio Vargas, de reciente registro, y que este 2018 realizó su debut… y despedida del mapa político sinaloense.

“Sólo podrán solicitar un nuevo registro”, establece la Carta Magna, “cuando haya concluido el proceso electoral posterior a la cancelación”.

En el caso de los partidos nacionales también hay condicionamientos para mantener el registro, y las prerrogativas estatales.

A nivel federal se estipula por igual que se pierde el registro cuando “no se obtenga al menos el tres por ciento en una de las elecciones realizadas”, sea para Presidente, Senadores o Diputados federales.

En esta tesitura se encuentran PRD, Panal, Verde, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, aunque alguno de éstos podría “librar la muerte” mediante impugnaciones en tribunales.

Aún en el escenario de “salvación” en el plano nacional, en Sinaloa ninguna de estas cinco fuerzas recibiría dinero del erario, por no alcanzar el tres por ciento, condición para tener derecho a prerrogativas.

En Sinaloa se “levanta” un nuevo cementerio… con siglas de partidos políticos. Foto: Noroeste

La Constitución local mandata que para que un partido nacional tenga derecho a recibir financiamiento público ordinario proveniente de recursos estatales se requiere que haya obtenido al menos el tres por ciento de los votos válidos en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o Legislativo locales en dicho proceso.

Hoy sesionará el Consejo General del IEES, en donde se darán a conocer las cifras finales de la jornada del 1 de julio.

Pero será hasta que concluya en definitiva el proceso electoral, una vez que se presenten recursos legales, cuando pueda conocerse en definitiva qué siglas irán al panteón político sinaloense.

CIFRAS FÚNEBRES

De acuerdo con datos del IEES, en Sinaloa el PRD sólo alcanzó el 2.22 por ciento de votos totales.

Es decir, aun cuando no perdiera su registro nacional, y continuara vivo, no tendría financiamiento local.

En tanto el Verde sacó 2.18 por ciento, Movimiento Ciudadano 2.3, Nueva Alianza 2.08, Encuentro Social 1.74, y el PAIS, 1.55 por ciento.

-Con información de Noroeste