Jon Perrett indicó que las nubes en cuestión “han estado moviéndose gradualmente al sur cada año desde al menos el 2002”, pero en junio del 2019 —cuando estas nubes aparecieron no lejos de Los Ángeles— “se batió un récord” respecto a la altura menor en la que fueron vistas.

Ciudad de México, 8 de julio (RT).- Un tipo de las nubes “más raras” aparecieron en junio en unas áreas más meridionales, donde “nunca fueron vistas antes”, y entre las posibles causas del fenómeno está la actividad humana, informó en un artículo Jon Perrett, especialista en Dinámica Atmosférica de la Universidad de Bath (Reino Unido).

De acuerdo con el texto, publicado el 3 de julio en el portal The Conversation, las brillantes nubes “récord”, conocidas como “noctilucentes“, normalmente se observan cerca de los polos, pero este año aparecieron “a las latitudes más bajas jamás registradas”, a las mayores alturas de la atmósfera sobre Europa y E.U.

Perrett indicó que las nubes en cuestión “han estado moviéndose gradualmente al sur cada año desde al menos el 2002”, pero en junio del 2019 —cuando estas nubes aparecieron no lejos de Los Ángeles— “se batió un récord” respecto a la altura menor en la que fueron vistas.

Las nubes noctilucentes sobre el Polo Norte han ido en aumento. Foto: Universidad de Colorado.

CAUSAS

El especialista proporcionó varias posibles causas del fenómeno. Según el artículo, en dicho momento la mesosfera estaba “raramente húmeda”, lo que podría provocar la aparición de las noctilucentes.

Además, de momento se registra el periodo de disminución de la actividad del Sol, lo que también puede contribuir a la aparición de estas nubes. Mientras que normalmente la radiación ultravioleta solar destruye las partículas del agua, ahora el proceso no es tan activo y por eso se forman más noctilucentes.

Un gráfico muestra cómo el metano incrementa la cantidad de agua en la parte superior de la atmósfera de la Tierra. Imagen: James Russell, Universidad Hampton.

En ese contexto, Perrett también mencionó como posible factor de la formación la emisión de una gran cantidad de metano por la actividad humana. El investigador precisó que durante los últimos 130 años, la humanidad “emitía cada vez más” metano, lo que significa que cada vez más agua aparece en la mesosfera y, como consecuencia, más noctilucentes.

¿QUÉ SON LAS NOCTILUCENTES?

Las noctilucentes son las nubes más altas de la Tierra: se forman a unos 80 kilómetros de la superficie terrestre, en una capa de la atmósfera llamada mesosfera. Se componen principalmente de pequeños fragmentos de meteoritos quemados y cristales de hielo que, al reflejar la luz solar, hacen que las nubes brillen con un azul impactante.

Tres factores son necesarios para que aparezcan estas nubes brillantes: un volumen suficiente de vapor de agua, una temperatura muy baja y la presencia de partículas diminutas de polvo sobre las cuales se condensa el agua, convirtiéndose en cristales de hielo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.