En abril, el grupo financiero recortó desde el 5.1 por ciento previsto, hasta el 9 por ciento la proyección de la caída de la economía mexicana. Tres meses después volvió recortar la previsión 2.2 puntos porcentuales.

El Gobierno de México espera una recuperación en forma de “V” alargada, pero Citi previó que se trate de una “U” con un fuerte descenso inicial.

Ciudad de México, 8 de julio (SinEmbargo).- La perspectiva del futuro para la economía mexicana empeora para el grupo financiero Citi, que recortó aumentó 2.2 por ciento la proyección de la caída del Producto Interno Bruto (PIB).

El grupo financiero alegó que debido a decisiones políticas inadecuadas durante la pandemia de la COVID-19 el PIB caerá un -11.2 por ciento, desde el 9 por ciento planteado en abril de este año. Ese mismo mes recortó  casi 4 puntos porcentuales su previsión, desde el 5.1 por ciento.

Además, Citi aseguró que la caída en la actividad económica ha sido sorprendente, por lo que la recuperación económica para México será en forma de una “U” amplia que muestre un fuerte descenso.

Arturo Herrera, Secretario de Hacienda y Crédito Público, ha asegurado que la trayectoria prevista por el gobierno de México para la recuperación económica, después de la crisis endurecida por la pandemia de la COVID-19, es de una “V” alargada. Los sectores de la construcción, el comercio exterior y las industrias ligadas con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) serán los encargados de reactivar la economía mexicana, aseguró el funcionario.

Las proyecciones de recuperación económica dependen del comportamiento de la curva de contagios por la enfermedad COVID-19 y una posible vacuna para combatirla. Los escenarios posibles del futuro económico mundial se resumen en cuatro letras: L, U, V y W. Cada analista emplea estas letras para referirse a los comportamientos de las gráficas, principalmente a las de crecimiento.

Las gráficas en “U” se dan cuando los indicadores tardan más tiempo en regresar a los niveles de los que partió, en los que estaba antes de la recesión. El periodo de recesión podría alargarse un periodo de tiempo para dar paso a la recuperación.

El periodo de crisis económica actual ya mostró que las economías el primer trimestre del año no tienen crecimiento, este estimado se prevé similar para el segundo trimestre y, en caso de que la reapertura económica y el fin del confinamiento se traduzca en mayores contagios un alargamiento de la desaceleración.