Los petroprecios se elevaron por los datos de la Administración de Información Energética que mostró una reducción en los inventarios de gasolina de unos 4.8 millones de barriles y una subida en la demanda de unos 8.8 millones de barriles.

Sin embargo, se mostró un incremento de los inventarios de petróleo a 5.7 millones de barriles para la semana del 3 de julio.

Ciudad de México, 8 de julio (SinEmbargo/EFE).- A media semana la sesión estuvo marcada por la publicación de los datos de los inventarios de crudo, refinados y destilados en Estados Unidos, que mostraron una mejora en la demanda de combustible, especialmente de la gasolina. El precio de la mezcla mexicana de exportación se apreció más del 60 por ciento respecto del cierre anterior.

El barril de crudo nacional subió 0.24 centavos, hasta los 37.69 dólares, desde el cierre el martes cuando perdió levemente 0.24 por ciento hasta los 37.45 dólares. Con el resultado de hoy, el petróleo mexicano rompió el promedio de los 37.50 dólares de cotización observados las primeras sesiones de la semana y se acerca al techo de los 38 por barril.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este miércoles con una subida del 0.7 por ciento, hasta 40.90 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en agosto sumaron 0.28 dólares respecto a la sesión previa del martes.

Los precios del “oro negro” subieron tras conocerse los datos que publicó hoy la Administración de Información Energética (EIA en inglés), que muestran una caída en los inventarios de gasolina de unos 4.8 millones de barriles y una subida en la demanda de unos 8.8 millones de barriles, a niveles no vistos desde el pasado 20 de marzo.

Sin embargo, la cara negativa es el incremento de los inventarios de petróleo, que crecieron en 5.7 millones de barriles para la semana del 3 de julio en lugar de disminuir, tal y como esperaban los analistas previamente encuestados por firmas como S&P Global Platts, que pronosticaban un descenso de más de 7 millones de barriles, o como las estadísticas del Instituto del Petróleo Estadounidense (API), que preveía una subida de solo 2 millones.

“Una explosión en las importaciones netas por encima de 5 millones de barriles por día por primera vez desde agosto pasado ha llevado a un sólido crecimiento de los inventarios de petróleo, a pesar de que la actividad de refinería aumentó a un máximo de 14 semanas en 14.3 millones de barriles por día”, dijo en declaraciones al portal especializado MarketWatch el director de investigación de productos básicos en ClipperData, Matt Smith.

Por su parte, la analista de Rystad Energy Louise Dickson apuntó en una nota que los precios del crudo estadounidense estarán anclados en los 40 dólares por barril hasta que haya una “razón convincente” para moverse en cualquier dirección, si bien apuntó a la preocupación entre los inversores por los rebrotes del COVID-19 que se están produciendo en Estados Unidos, que ayer alcanzó el récord diario de contagios, con más de 60 mil infecciones.

Por otro lado, los contratos de gasolina con vencimiento en agosto sumaron cerca de dos centavos hasta los 1.29 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes restaron cinco centavos hasta 1.82 dólares por cada mil pies cúbicos.