Economía

Subir la tasa de interés fue precipitado y podría se contraproducente: Esquivel

08/07/2021 - 2:59 pm

La minuta de Banxico se difunde horas después de revelarse que la tasa de inflación mexicana aumentó en junio hasta el 5.88 por ciento, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Ciudad de México, 8 de julio (SinEmbargo).– La decisión del Banco de México (Banxico) de subir la tasa de interés en 25 puntos base, pasando de 4.00 a 4.25, fue una “decisión precipitada” y podría resultar contraproducente, consideró el subgobernador Gerardo Esquivel.

La posición de Esquivel, la cual también comparte la subgobernadora Galia Borja, se dio a conocer en una minuta de la reunión de la Junta de Gobierno del Banxico, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el pasado 24 de junio.

El subgobernador señaló que si bien es cierto que la inflación se encuentra muy por encima del objetivo, también se debe a efectos de base de comparación y a factores del lado de la oferta. En ese sentido precisó que la inflación es transitoria, por lo que “la política monetaria poco puede hacer frente a ella”.

“Considero que la decisión de aumentar la tasa de interés fue precipitada. […] Esto implica dos cosas: primero, que dichos efectos son de naturaleza transitoria y, segundo, que la política monetaria poco puede hacer frente a ellos. Una explicación similar había sido planteada apenas tres semanas atrás en el Informe Trimestral”, destacó en el documento.

También expuso que la decisión sorpresiva “envía una señal de un comportamiento errático y poco predecible del Banco Central”.

“El hecho de que ningún analista anticipara el aumento de la tasa apunta también en esa dirección. Por otro lado, se ha dicho que el aumento en la tasa podría contribuir a anclar las expectativas de inflación. Sin embargo, este cambio abrupto también podría tener un efecto indeseable y contraproducente sobre la inflación y sus expectativas al sugerir que los choques son de una naturaleza más permanente, lo que podría incidir negativamente en el proceso de formación de precios”, insistió.

Por su parte, Galia Borja Gómez también votó por mantener la tasa de interés en 4 por ciento recalcando que difícilmente se resolverán las presiones de la inflación a través de la política monetaria”.

Consideró que la inflación será transitoria y disminuirá con el tiempo, siempre y cuando “las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas”.

La subgobernadora explicó que hay un “riesgo” de un endurecimiento no previsible de la postura monetaria, ya que puede interpretarse como “un cambio en el ciclo y no como un refuerzo de la postura actual”.

“En mi opinión, y dado el ciclo no tradicional que enfrentamos, la mejor manera de cumplir con nuestro objetivo constitucional es siendo consistentes con nuestra comunicación y enfoque de política monetaria”, sostuvo.

Al respecto, la analista del Banco Base, Gabriela Siller, dijo que es muy probable que ambos subgobernadores continúen votando por mantener la tasa de interés y contextualizó que el periodo del actual Gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, termina en diciembre y se espera la entrada del actual Secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

“Está claro que es muy probable que Esquivel seguirá votando, igual que Galia Borja, por mantener la tasa de interés. Recordemos que el periodo de Diaz de León concluye en diciembre y entra Arturo Herrera, quien es cercano al Presidente y por querer incentivar a la economía podría votar por mantener sin cambios la tasa. Esto implica, desde un punto muy especulativo y adelantado, que Banxico sólo tendría este año para subir la tasa de interés para contener la inflación”, comentó Siller.

El pasado 24 de junio, Banxico subió la tasa de interés en el 4.25 por ciento, es decir, un aumento de 25 puntos base el objetivo ante la recuperación de la actividad económica global del segundo trimestre.

La Junta de Gobierno del Banco Central aprobó esta decisión con una votación divida en la que tres integrantes apoyaron la nueva tasa y dos preferían mantenerla en 4 por ciento, nivel que tenía desde febrero. Esta alza tiene efectos a partir del día de mañana, 25 de junio de 2021.

“Desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se depreció, las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo disminuyeron. La recuperación de la economía mexicana registró un importante repunte en marzo y cierta moderación en abril”, argumentó Banxico en aquel momento.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas