La Primera Dama, Angélica Rivera, es ahora portada de Quién; su imagen está desaprovechada, dice la revista

08/09/2014 - 4:20 pm
Quién asegura que el potencial de la imagen de Angélica Rivera está desaprovechado. Foto: Quién.
Quién asegura que el potencial de la imagen de Angélica Rivera está desaprovechado. Foto: Quién.

Ciudad de México, 8 de septiembre (SinEmbargo).– Angélica Rivera, esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, posó por segunda ocasión para una revista especializada en moda y sociales. Ahora, la Primera Dama de México es portada de la edición de septiembre de la publicación Quién.

“Cómo viven y ejercen el poder. Anélica Rivera y las esposas de los gobernadores se enfrentan a los reflectores. De su estilo y ambición depende su influencia”, es un título de la portada de Quién, alusivo al artículo donde hay 16 entrevistas hechas a las mujeres de políticos mexicanos.

Según dio a conocer la publicación, el artículo enfatiza la imagen de Rivera desde que es la Primera Dama de México y su relación con el poder.

“Digamos que fuimos conociendo cómo tomaba la estafeta a partir de los actos oficiales y las giras de trabajo del presidente. Su look cambió con el paso del tiempo. Adoptó el encaje como su favorito y prefirió cortes, aunque serios, casi siempre ceñidos al cuerpo y que destacaban su figura. La atención de los medios —tanto hard como soft— empezó a concentrarse en su forma de vestir”, publica Laura Manzo, editora general de Quién.

La revista explica que la gente de comunicación de Peña Nieto –antes de llegar a Los Pinos- informó que la imagen de Angélica Rivera sería “de bajo perfil”; sin embargo, en julio pasado la presidenta del Consejo Consultivo del DIF, fue portada de Marie Claire México y ha sido noticia en otros momentos, por ejrmplo: al asistir a un concierto de Alejandro Fernández en Barcelona, España.

Rivera con su hija Sofía Castro. Foto: Marie Claire México y Latinomérica
Rivera con su hija Sofía Castro. Foto: Marie Claire México y Latinomérica

“El inevitable e insaciable morbo que resulta de la evolución de una estrella de televisión a esposa del primer mandatario del país, donde las telenovelas han reinado e influenciado la cultura durante décadas, se hizo notar una vez más.Y si Angélica se pinta de güera y manda subir el dobladillo de sus faldas, ¿qué se interpreta? Que está aburrida, que es una cortina de humo, un distractor del poder, de las reformas estructurales, que quiere de nuevo la fama pero desde donde ella supo hacerlo, como estrella de Televisa. Hay un sinfín de interpretaciones”, declara Laura Manzo.

La publicación retoma una encuesta reciente en donde se da a conocer los mexicanos perciben a Rivera aún como celebridad más que como Primera Dama.

Rivera en Los Pinos. Foto: Marie Claire México.
Rivera en Los Pinos. Foto: Marie Claire México.

“Si bien Angélica Rivera no tiene una obligación institucional (porque no existe ni un puesto ni un sueldo para la “Primera Dama” de México), la pregunta es ¿debería sentir una mayor obligación moral? No estamos diciendo que no la tenga, pero el potencial de su imagen está desaprovechado. Y lo que aquí vemos es una oportunidad. Angélica podría hacer buen uso del poder que tiene como esposa del presidente y del reconocimiento que tiene su figura de celebridad. En la misma encuesta de Reforma se asegura que el 88 por ciento del país sabe quién es. Entonces, ¿por qué no montarse en esa ventaja? Si ella no es la experta, ella puede convocar a los expertos y a las organizaciones. Angélica no se ha unido a alguna causa en particular de manera pública, y esto es un desperdicio”, dice Manzo en un artículo relativo a la portada.

“Es el momento de redefinir en serio el poder femenino. El papel o la responsabilidad que una mujer poderosa tiene hoy día va mucho más allá de aparecer junto a su esposo, tenga este el puesto que tenga. Angélica tiene el peso de la gran labor que realizó Margarita Zavala, y tal vez por eso existe esta percepción, pero no sólo por su antecesora sino porque los tiempos son otros. Evidentemente ya no son tiempos de Marta Sahagún ni de Nilda Patricia Velasco. Son tiempos de reinventar y de empoderar a la mujer. Son tiempos de mujeres que –nos dediquemos a lo que nos dediquemos– debemos entrarle con muchas ganas e inteligencia a las necesidades de nuestros mundos. Angélica podría hacer más, mucho más. Queremos más contenidos de labor y menos contenidos de atuendos. Eso es lo que necesita México”, finaliza la editora general de Quién.

 

 

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas