“Este asunto tiene mucha difusión porque la prensa conservadora, los medios de comunicación lo magnifican para perjudicarnos. Hay mucho encono, coraje en contra de Rosario Piedra, sobre todo de los grupos conservadores por la mamá, por doña Rosario, y por el hermano desaparecido”, dijo el Presidente después de ser cuestionado por la toma de las instalaciones del organismo.

Ciudad de México, 8 de septiembre (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador opinó esta mañana que la protesta de mujeres en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) lo está magnificando lo que él llama “prensa conservadora”.

“Este asunto tiene mucha difusión porque la prensa conservadora, los medios de comunicación lo magnifican para perjudicarnos. Hay mucho encono, coraje en contra de Rosario Piedra, sobre todo de los grupos conservadores por la mamá, por doña Rosario, y por el hermano desaparecido”, dijo.

Desde Palacio Nacional, el mandatario mexicano afirmó que “el conservadurismo no quería, el partido más conservador del Congreso, por consigna de quienes tienen diferencias con doña Rosario, no querían que Rosario Piedra quedara como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos. Hicieron de todo y bueno, el Reforma y todos los periódicos de la derecha, del conservadurismo”.

“Es un asunto que viene de atrás, de tiempo atrás que no voy a aquí a referir. Eso se los dejo a ustedes. Entonces ahora que se da esta situación, pues le dan muchos espacios, tiempo y yo considero que se está utilizando este caso. Hay una exageración en todo sentido y les vuelvo a decir lo mismo, eh. Yo no creo en la violencia. Yo creo en la no violencia. No creo que la violencia deba de enfrentarse con violencia. El mal hay que combatirlo con el bien”, subrayó.

En 2019, Rosario Piedra Ibarra fue electa en el Senado de la República como la primera mujer emanada de un movimiento social para presidir la CNDH. Sin embargo, la toma de protesta de la hija de Rosario Ibarra de Piedra, la luchadora social y símbolo de las madres que buscan a sus hijos desaparecidos, estuvo envuelta en una polémica por presunto fraude, que acusaron los partidos de oposición.

En su conferencia de prensa, mejor conocida como “mañanera”, López Obrador confió en que la Secretaría de Gobernación (Segob) y las mujeres que encabezan la protesta estén abiertas al diálogo. Sin embargo, insistió en que “es otro tipo de situación la que, considero, prevalece”.

“Hay una demanda justa de que se atienda la necesidad, pero ya se convirtió en un asunto político. Y no me equivoco de que abrazado por el conservadurismo. No hay que olvidar que los extremos se tocan. la extrema izquierda y la extrema derecha. Nosotros para triunfar tuvimos que enfrentar a extremistas de izquierda”, señaló.

Frente a la prensa, el Jefe del Ejecutivo federal indicó que “el Estado mexicano era el violador principal de los derechos humanos”, por lo que cuestionó lo siguiente: “¿Qué es mejor? ¿Tener organizaciones de defensa de derechos humano o cambiar al régimen que viola los derechos humanos?”.

“Vamos a procurar que no se violen los derechos humanos y para eso vamos a que no exista un régimen autoritario, opresor, que no se declare una guerra en México, que se apueste a que la paz es fruto de la justicia. Pero eso no lo veían como opción, como alternativa. Incluso apostaron a que no se ganara”, agregó.

El Presidente se dijo “seguro de que ya la directora de los Derechos Humanos ya está buscando el diálogo, pero no quieren el diálogo. ¿Quién sabe qué quieren? Claro, justicia, pero a ver, quien va a procurar que haya justicia necesita saber y además que se llegue a un acuerdo. Para eso es el diálogo, hasta en las guerras hay diálogo”.

Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa.

Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa. Foto: Gobierno de México

IMPORTA MÁS UN “CUADRITO” QUE LA VIDA DE NUESTRAS HIJAS: MADRE

Integrantes del Frente Nacional Ni una Menos lamentaron ayer las declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador, donde criticó la manifestación de la colectiva feminista que mantiene tomadas las instalaciones de la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

“A mí su pinche cuadrito me viene valiendo madres. Si el señor (Andrés Manuel López Obrador) dice que somos groseras, pues lo que sí es una grosería es que a ese señor le duela más un puto cuadro, que a parte es réplica, que la vida de nuestras hijas, de sus ciudadanas y ciudadanos”, expresó en entrevista con SinEmbargo Yessenia Zamudio, del Frente Nacional Ni una Menos.

Desde el pasado 4 de septiembre, el colectivo feminista Ni una menos México tomó las instalaciones de la CNDH, ubicadas en la calle República de Cuba en Centro Histórico de la Ciudad de México.

La movilización se efectuó como muestra de apoyo a un par de madres de San Luis Potosí quienes protestaban en la sede de la Comisión desde el pasado miércoles.

En tres días de ser tomado el inmueble, integrantes del colectivo sacaron a la calle sillas, lámparas y papeles. También evidenciaron en redes sociales los cortes de carne y café gourmet que encontraron dentro de las instalaciones; al igual quemaron parte del mobiliario e hicieron pintas en las paredes y en un cuadro de Francisco I Madero.

Mujeres feministas y madres de víctimas de violencia colocaron las pinturas intervenidas de los personajes históricos de cabeza para pedir subasta por ellos y quemaron una bandera durante el cuarto día de la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Mujeres feministas y madres de víctimas de violencia colocaron las pinturas intervenidas de los personajes históricos de cabeza para pedir subasta por ellos y quemaron una bandera durante el cuarto día de la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Foto: Graciela López, Cuartoscuro

Este lunes, el Jefe del Ejecutivo reprobó la manifestación de la colectiva feminista, pues aseguró que no es la forma de protestar.

“Yo respeto todas las manifestaciones, pero no estoy de acuerdo en la violencia, en el vandalismo, no estoy de acuerdo con lo que hicieron a la fotografía, a la pintura de Francisco I. Madero”, dijo el Mandatario federal.

Además, calificó de conservador o “proporfirista” a toda aquella persona que afecta la imagen de Madero. “Yo creo que quien conoce la historia de este luchador social sabe que debemos de guardarle respeto”.

Yessenia Zamudio, madre de María de Jesús Jaimes Zamudio, víctima de feminicidio en 2016, reviró el discurso del Mandatario:

“Pues tampoco son las formas en que nos estén matando a las mujeres. Su pinche cuadrito, ¿qué?. Ese güey, (Francisco I Madero) ya está muerto. Nosotras no lo matamos. Además es un cuadro, así como hay un chingo de monografías. Él (Madero) murió desde hace un chingo de años, a él no le dolió ahorita que le pintamos de rosita el cabello, no sangró; pero nuestras hijas sí”, destacó la señora Zamudio.

-Con información de Sugeyry Romina Gándara