Los ingresos en efectivo mejoraron un poco y el país prevé que los gastos del consumidor y otras actividades empresariales repunten tras fuertes caídas.

A tasa trimestral la economía se contrajo 7.9 por ciento. La tasa anual muestra la cifra que se habría obtenido si hubiera continuado durante un año.

Por Yuri Kageyama

Tokio, 8 de septiembre (AP).- La economía de Japón se contrajo a una tasa récord en el trimestre de abril a junio, incluso peor de lo que previamente se calculó.

El producto interno bruto real ajustado estacionalmente del país sufrió una contracción a una tasa anual de 28.1 por ciento, informó la Oficina del Gabinete el martes, peor que la cifra de 27.8 por ciento proporcionada el mes pasado.

La pandemia de coronavirus, que ha obligado a la gente a permanecer en casa y en consecuencia ha provocado que los restaurantes y las tiendas estén vacíos o cierren, y se desplomen los viajes y el turismo, ha afectado a las economías de todo el mundo y a muchas compañías. En el caso de Japón, ha golpeado duramente su economía, la cual depende mucho de las exportaciones.

El restaurar el crecimiento será una prioridad en un momento en que el país se prepara para elegir a un nuevo líder que reemplace al primer ministro Shinzo Abe, quien renunció por razones de salud. Se prevé que la próxima semana se lleve a cabo una votación de miembros del partido gobernante.

Otros datos publicados el martes mostraron que los ingresos en efectivo mejoraron un poco, y se prevé que los gastos del consumidor y otras actividades empresariales repunten tras fuertes caídas mientras el país intenta controlar la pandemia de coronavirus.

“Sin embargo, datos de alta frecuencia muestran que el crecimiento enfrenta dificultades para adquirir ritmo, lo que deja entrever una recuperación muy gradual y prolongada después del repunte inicial. Por lo tanto, el panorama a corto plazo sigue siendo desafiante”, indicó la compañía de análisis Oxford Economics en un comentario.

En comparación con el trimestre previo, la economía se contrajo 7.9 por ciento, según las cifras revisadas, un descenso con respecto al 7.8 en los datos preliminares.

La tasa anual muestra la cifra que se habría obtenido si hubiera continuado durante un año.