Por Gabriela Soto, especial para SinEmbargo.

Ciudad de México, 8 de octubre (Noroeste/SinEmbargo).–La Comisión Sinaloense para la Defensa de la Familia calificó como un error el matrimonio entre personas del mismo sexo por existir otras figuras jurídicas de convivencia y afectar el crecimiento de los niños adoptados.

Integrantes del grupo acudieron ayer a la sesión ordinaria que celebró el Congreso de Sinaloa, para repudiar públicamente la iniciativa presentada por la Diputada priista Sandra Lara Díaz que, de aprobarse, permitiría las uniones de parejas del mismo sexo.

Abimelesh Bello, integrante del grupo que aglutina a 25 mil religiosos, planteó que los homosexuales pueden unirse bajo otras figuras jurídicas.

“Sería un error por parte del Congreso del estado aprobar dicha modificación, donde otorga a las parejas del mismo sexo el estatus de matrimonio, toda vez que existen figuras jurídicas que se adecuan a este tipo nuevo de uniones, tales como sociedad civil de convivencia, libre convivencia, contrato civil; en virtud, de que el matrimonio tiene como elemento dos cosas: la reproducción natural y la convivencia”, argumentó.

“Nuestra mayor preocupación es que se le dé a una pareja homosexual un niño en adopción. Referente a que un niño tiene el derecho de criarse y crecer con un papá y una mamá, conforme a los derechos de los niños que son mayores”, prosiguió.

En la sesión, el Pleno del Congreso local dio primera lectura a la iniciativa para modificar los artículos 40 y 165 del Código Familiar del Estado.

“El matrimonio es una institución por medio de la cual se establece la unión voluntaria y jurídica de dos personas, con igualdad de derechos, deberes y obligaciones, con el objeto de realizar vida en común”, plantea la reforma al Artículo 40.

“El concubinato es la unión de dos personas quienes, sin impedimentos legales, para contraer matrimonio…”, refiere el documento legislativo.

Bello rechazó que sea discriminación el acto de negar el matrimonio a las personas del sexo similar.

“No sería discriminatorio porque hay un término: heterosexual y homosexual. Entonces, manejemos todos un mismo término para que no discriminemos a nadie, ¿no? O todos somos homosexuales, o todos somos heterosexuales para no discriminar a nadie”, insistió.

La semana pasada, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación consideró inconstitucionales apartados del Código Familiar de Sinaloa, los cuales limitaban el matrimonio y el concubinato a parejas heterosexuales.

Con esto, la Corte señala que las autoridades estatales no podrán negarle a parejas del mismo sexo estos beneficios, ni en el presente ni en el futuro.

Los ministros consideraron inconstitucionales que las porciones normativas de los artículos 40 y 165 de dicho Código, que regulan, respectivamente, el matrimonio y el concubinato como la unión de un hombre y una mujer, ya que mediante tal enunciación se excluye a las parejas del mismo sexo.