Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

El territorio, sitiado por el crimen

Al cumplirse tres años de gobierno –primer tramo gubernamental –el crimen organizado y su expresión más violenta –el narcotráfico –sigue imparable.

COLUMNAS | 4 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • Recuerdo a Calderón asesino, con su guerra idiota, Peña conse con su corrupción y matanzas, ahora tenemos eso y más deuda. Y de remate se va la inversión. TENGA PARA QUE APRENDA

  • Veo con enorme pesimismo y dolor el triste panorama que nos presentas estimado Ricardo Ravelo. Cuando tenía 23 años me comprometí desde la izquierda con el Estado de derecho. Cierto, en 1989 ya me podía avizorar lo que estamos viviendo actualmente, pero sin las dramáticas proporciones que tiene hoy el crimen organizado en México. Confieso que mis pequeñas luchas y esfuerzos para lograr un país seguro, decente y en paz, han sido en vano. Creo sinceramente que he (y hemos) fracasado. Y ante lo evidente, no queda más que pensar -en el mediano plazo- en la legalización de las drogas, como la última alternativa que tenemos a fin de poner fin a la violencia desaforada que experimenta México. Con la legalización, como es obvio, no se acabara el consumo, lo que si se podría acabar es con la violencia que lleva aparejada el comercio prohibido de drogas y que tiene como rehén a la sociedad. Para que aquella cosa suceda es imprescindible la luz verde de parte de los Estados Unidos, quienes tarde que temprano terminaran por aceptar que la ilicitud del tráfico y consumo de algunas drogas -exceptuando desde luego el fentanilo-es inútil, tal como pasó con la Ley seca en 1930.
    Por lo que ve al que hacer inmediato, el Estado en uso del legítimo monopolio de la fuerza, debe proceder a la recuperación de los territorios bajo el control de los grupos de la delincuencia organizada, combatir primordialmente los delitos de alto impacto y brindar seguridad en sus personas y en sus bienes a la población nacional como un derecho fundamental (en estos momentos que estamos viviendo, la seguridad es justamente, después de la vida, nuestra principal demanda).

    • En Filipinas hay una fuerza muy grande contra el narcotráfico. El presidente Duterte con mano dura los atrapa y los mata literalmente. Pero no todos están contentos, hay una periodista filipina que acaba de ganar el premio Nobel de la paz 2021. Ella es premiada por criticar su gobierno, ese que es duro contra el narco. Nadie puede tener contentos a todos al mismo tiempo. A Obama le dieron también su premio Nobel y a Kissinger… Pero tampoco tuvieron contentos a todos y no pudieron con el narco.

  • Te quedas corto columnista. El territorio libre de narco es (dibujando solo flechas hacia arriba) Bolivia, Colombia, Centroamérica, México, USA, Canadá y Alaska… El producto corre libre por esas geografías (todas). Lo que pasa es que unos siembran, otros mueven, otros empacan, otros menudean, otros consumen y TODOS pagamos. Sin embargo no es nada nuevo, siempre el ser humano ha traficado cosas “bajo el agua”. En mi humilde opinión, USA, sería el primer indicado, dado su poderío, para reducir el problema, pero no está en sus prioridades.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión