Templarios están en todas las ramas de la economía en Michoacán, y no se ve cómo van a desterrarlos: análisis

08/11/2013 - 12:05 am
Lázaro Cárdenas es considerada "la mina de oro" de los Templarios. Foto: Cuartoscuro
Lázaro Cárdenas es considerada “la mina de oro” de los Templarios. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 8 de noviembre (SinEmbargo).- “Blindar” el puerto de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, como parte de la estrategia para combatir la inseguridad y a la delincuencia organizada, no resolverá el problema de raíz: romper las redes que en la entidad han tejido los Caballeros Templarios será una tarea difícil y de largo plazo, advierte un análisis de Insight Crime.

El 4 de noviembre, el gobierno federal anunció que la Armada, el Ejército y la Policía Federal quedarían a cargo de la seguridad en el puerto de Lázaro Cárdenas, uno de los puertos marítimos más concurridos de México, como parte de su estrategia para combatir la violencia en Michoacán.

La policía local fue desarmada y retirada en tanto se le da una mayor capacitación.

Lázaro Cárdenas se ha convertido en una “mina de oro” para los Caballeros Templarios, quienes controlan gran parte de la actividad en el puerto. El grupo delictivo “grava” los productos que pasan por el municipio, y combina el lavado de dinero con más de 24 actividades, como la venta de DVD piratas y ropa de marca, exportación de minerales, narcotráfico y extorsión de las empresas que operan en y alrededor del puerto.

Según el análisis de Insight Crime, la toma del puerto por parte de fuerzas federales demuestra la dificultad que las autoridades enfrentan en la lucha contra una organización criminal que ha coptado gran parte del estado de Michoacán.

“Parece ser un intento de golpear a los Caballeros en su centro económico, una medida probablemente inspirada por la esperanza de que si las autoridades pueden romper su control allí entonces éste comenzará a verse reducido en el resto del estado”, detalla el análisis.

“No obstante, como lo ilustra el hecho de que las fuerzas federales sintieron que tenían que eludir a la policía local para operar, la influencia de los Caballeros Templarios en la región es muy fuerte y no será fácil arrancarla de raíz. El gobierno ha intentado sin éxito recuperar Lázaro Cárdenas en el pasado, y no hay razón para creer que cualquier cosa será diferente esta vez. La influencia de los Caballeros se extiende por toda la economía local, y la “mina de oro” del puerto, e incluso Michoacán, no es algo a lo que vayan a renunciar fácilmente”, agrega.

A finales de octubre, la entidad vivió una jornada de violencia extrema que coincidió con el regreso del Gobernador Constitucional, Fausto Vallejo Figueroa, a la entidad, después de seis meses de ausencia par someterse a un trasplante de hígado.

La jornada de violencia comenzó el 26 de octubre Apatzingán, cuando un grupo de personas pertenecientes a grupos de guardias comunitarias de varios municipios fueron atacados supuestamente por miembros del crimen organizado.

Al día siguiente, 18 municipios michoacanos resultaron afectados por los ataques del crimen organizado en instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) . De acuerdo con reportes periodísticos en esa semana fallecieron 32 personas, sin embargo, Fausto Vallejo insistía en que eran 5 muertos por el brote de violencia.

EL TESORO DE LOS TEMPLARIOS

Enfrentamiento en agosto de 2012 en Apatzingán entre fuerzas de seguridad e integrantes de los Caballeros Templarios. Foto: EFE.
Enfrentamiento en agosto de 2012 en Apatzingán entre fuerzas de seguridad e integrantes de los Caballeros Templarios. Foto: EFE.

Cifras recabadas por los cuerpos de seguridad del país a las que tuvo acceso el diario Milenio y que cita el informe de Insigth Crime, señalan que para los Templarios el puerto es una especie de “banco central” de donde obtienen cerca de 970 millones de pesos anuales, gracias a las operaciones legales e ilegales que realizan en el lugar.

Las cifras anteriores representan un mínimo de ingresos de ese cártel, ya que son las que han podido documentar hasta ahora los sistemas de inteligencia mexicanos. Estas cifras no incluyen las ganancias que generan los estupefacientes comercializados en Estados Unidos: mariguana, amapola, metanfetaminas y cocaína que se envía a California, Atlanta (Georgia) y Dallas (Texas), ya que esta contabilidad incluye solo las ventas de drogas en territorio nacional.

De acuerdo con los datos publicados, los Caballeros Templarios tendrían cuatro fuentes de ingresos:

1. Actividades ilícitas:

Trasiego y venta de drogas (29.4 millones de pesos), robo de autos, venta de armas, secuestro, extorsión a negocios ilegales, pagos de cuotas de funcionarios, ventas en penales, piratería, documentos apócrifos, así como giros negros y máquinas tragamonedas de su propiedad. De todo eso los Templarios consiguen 37 millones de pesos mensuales, 444 millones de pesos anuales.

2. Extorsiones a empresas:

Todos los empresarios de Michoacán, sean pequeños, medianos o grandes, pueden ser objeto de este ilícito; sin embargo, el grupo criminal obtiene la mayoría de sus ganancias ilegales extorsionando a los sectores de construcción, ganadería, agricultura, comercios, servicios y sindicatos. Percibe 12.7 millones de pesos mensuales, 152.4 millones de pesos al año.

3. Extorsiones a municipios:

Esto lo divide el cártel en “cuotas fijas” y “obra pública”. Esta actividad criminal genera a los Templarios 14.2 millones de pesos al mes, 170.4 millones de pesos anuales. Los 113 municipios pagan cuotas mensuales que van de los 20 mil a los 241 mil pesos.

4. Inversiones:

Son las actividades lícitas a través de las cuales el cártel lava recursos y los amplía. Tiene negocios de inmuebles, vehículos, empresas de seguridad privada, tiendas de ropa, calzado, videojuegos, aparatos eléctricos, discos, recursos minerales, transportes, venta de aguacate, limón, maíz, plátano, ganado, cuero, restaurantes, hoteles, bares y antros. Gracias a estas actividades obtienen 17.1 millones de pesos mensuales, 205.2 millones al año.

Ante esta situación, surgieron en cinco municipios de la entidad los llamados grupos de autodefensa, que buscan desterrar a los Templarios de la entidad para terminar con las extorsiones de las que era objeto productores de aguacate y limón, estos últimos tuvieron que entregar, según Milenio, a los templarios 917 mil pesos tan sólo en el mes de enero, para poder continuar con su actividad y evitar ataques.

“Durante años, Lázaro Cárdenas ha sido un enlace vital en las redes del narcotráfico, funcionando como un importante punto de entrada para las drogas y los precursores químicos. El puerto también es una fuente de información valiosa para las organizaciones criminales locales, que extorsionan tanto a las empresas locales como internacionales que operan allí”, destaca Insight Crime.

“Esta joya criminal se encuentra en manos de los Caballeros Templarios, cuyas violentas campañas contra el Estado, los narcotraficantes rivales y las fuerzas de autodefensa han dejado al estado de Michoacán cerca a la ingobernabilidad y aumentaron los temores de una ‘narcoinsurgencia’, advierte.

En este lugar, la organización controla actividades que van desde las extorsiones hasta operaciones con empresas navieras transportistas de contenedores; a empresas que participan en las licitaciones, se les exige que en sus presupuestos contemple un 10% más por el derecho de piso que deben pagar a la organización criminal.

Según dio a conocer el secretario General de Gobierno, Jaime Mares Camarena, acciones similares “alcanzarán a otros municipios en los próximos días en la idea de que los cuerpos de seguridad pública municipal reciban adiestramiento y capacitación por parte de la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional)”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas