Una de las nuevas características de Need for Speed: Heat es su mundo abierto, localizado en “Palm City”, inspirado en Miami, las calles, las palmeras y las playas son un elemento que brinda nueva vida al juego y marca cada zona con un diferenciador en el diseño del juego.

Ciudad de México, 8 de diciembre (SinEmbargo).- Cuando hablamos de Need for Speed, lo primero que viene a nuestra mente son grandiosas persecusiones de varios minutos con una gran cantidad de patrullas detrás de nosotros; pensamos en autos deportivos, modificaciones, carreras callejeras y toda la adrenalina que nos ha brindado la franquicia durante años. Sin embargo, hemos llegado a un punto en el que si bien los juegos no son malos y mantienen la esencia que representa la franquicia, ninguna de las pasadas entregas ha representado un verdadero salto que nos brinde una nueva y mejorada fórmula de lo que podría ser Need for Speed.

Desde que Ghost Games tomara totalmente el control de la franquicia en 2015 con la entrega de Need for Speed (que representaba un pequeño reboot) hemos visto una línea bastante marcada llena de calidad y esencia, mejorando y añadiendo nuevas funciones como en Need for Speed: Payback o repitiendo la misma fórmula, ahora con el lanzamiento de Need for Speed: Heat. Gráficos increíbles, nuevos vehículos, más opciones de personalización, una nueva historia y por supuesto muchas carreras.

Bandos luchando por territorios y por ser el mejor de las calles te hará vivir la emoción de lo que es Need for Speed: Heat. Foto: Especial

Una de las nuevas características de Need for Speed: Heat es su mundo abierto, localizado en “Palm City”, inspirado en Miami, las calles, las palmeras y las playas son un elemento que brinda nueva vida al juego y marca cada zona con un diferenciador en el diseño del juego. Nuestro papel como jugadores tomará importancia desde que llegamos a la ciudad, ya que competiremos en el “Speedhunter Showdown” una especie de carrera de exhibición que atrae a corredores de todo el mundo y que son totalmente legales durante el día, sin embargo, durante la noche los papeles se invierten y nos harán competir en carreras ilegales las cuales obviamente no son nada bien vistas por el departamento de policía local.

Bandos luchando por territorios y por ser el mejor de las calles te harán vivir la emoción de lo que es Need for Speed: Heat, ya que ambas carreras, tanto en el día como en la noche, son fundamentales para el progreso de nuestro jugador porque de esta manera se obtiene reputación y dinero, aspectos fundamentales a la hora de querer mejorar nuestro vehículo. La reputación que logremos al completar las carreras y quedar en la mejor posición posible nos dará la opción de desbloquear nuevas partes para nuestro vehículo, lo que significa que mientras más reputación juntemos, más posibilidades de mejorar nuestro transporte tenemos. El dinero también es parte fundamental para esto, ya que una vez desbloqueada la parte del vehículo, tendremos que comprarla. En esta edición la capacidad que tenemos para modificar visualmente nuestro carro es inmensa, siendo una de las entregas con mayor ambición en este sentido lo que brinda una experiencia mucho más personal.

Need for Speed: Heat tene nuevos vehículos. Foto: Especial

Hay muchos carros dentro del juego para que todas estas opciones de mejoras y modificaciones tengan un gran efecto, ya que contamos con hasta 127 carros diferentes, posiblemente aumenten en algún contenido futuro pero de inicio ya representa uno de los garage más grandes en la historia de la franquicia.

Aunque Need for Speed: Heat no es una mala entrega empieza a agotar una fórmula que entrega con entrega funciona bastante bien; los carros, las carreras, las persecuciones y las nuevas ciudades representan a la perfección lo que significa la saga; sin embargo, empezamos a sentir la necesidad de tener algo más dentro del juego, podríamos pensar en la opción de vivir en ambos mundos en igual proporción, tanto fuera del volante como detrás del volante que brinde una nueva experiencia y dos aventuras que se complementen entre sí para llegar a un punto en común que sería una carrera o una persecución. Seguramente en esta generación de consolas Need for Speed: Heat es la última entrega de la saga, pero esperemos ver una nueva en un par de años más.