La mexicana quedó en el tercer lugar dentro del certamen internacional, brindando una gran participación en su paso por la competición.

Ciudad de México, 8 de diciembre (SinEmbargo).- La 68 edición de Miss Universo tuvo lugar hoy en los Tyler Perry Studios de Atlanta (EU) en una ceremonia conducida por Steve Harvey y donde la mexicana Sofía Aragón, originaria de Jalisco, ascendió puestos hasta formar parte de las tres finalistas en el certamen de belleza.

La mexicana conquistó a la audiencia más allá de su belleza, ya que en diversas ocasiones demostró su ferviente interés en inspirar a las futuras generaciones, anunciando que ella no aspiraba a ser una modelo, sino un modelo a seguir.

Aragón se dedicó al modelaje desde niña pero empleó gran parte de su tiempo a la escritura, ámbito en el que se desarrolló para publicar dos libros: Diamante en bruto y El color de lo invisible, además de crear un guión cinematográfico, en espera de ser aprobado por alguna productora.

Por otro lado, Aragón también ha ofrecido charlas para la plataforma de TED Talks, con la intención de inspirar a niños y jóvenes a acercarse al mundo de la ciencia, por lo que la tapatía encuentra cierta inclinación en los temas sociales y científicos, más allá de los concursos, lo que reflejó en el certamen al señalar que, para ella, lo mejor que se puede enseñar a las nuevas generaciones son “valores verdaderos” más allá de la perfección, ya que “lo maravilloso es quiénes son, no cómo te veas, sino cómo te sientes (…) yo creo que una niña vale por lo que tiene que ofrecerle al mundo, no por cómo se ve”.

Otro de los cuestionamientos que resolvió poco después de ser anunciada como parte del trío de finalistas fue relacionado con las protestas que han ocurrido a nivel mundial, dentro de las que algunas han llevado a la violencia y si creía que esa era una forma positiva de crear un cambio, a lo que ella respondió:

“Yo creo en la causa, yo creo en crear cambios y también creo en alzar nuestras voces, necesitamos ser escuchados y algunas de estas protestas son realmente poderosas y pueden crear un impacto positivo pero no creo en la violencia porque la violencia siempre creará violencia. Realmente creo que lo que deberíamos hacer es unirnos, levantar nuestras voces y hacer un impacto en la mejor forma posible a través de estas plataformas como Miss Universo, TED Talks; es por ello que estoy aquí y realmente pienso que eso es lo que deberíamos hacer”

Finalmente, Sofía Aragón culminó su participación en el tercer lugar de la competición, detrás de la puertorriqueña Madison Anderson, en segundo lugar y la actual ganadora, la sudafricana Zozibini Tunzi

La última vez que una mexicana ganó el certamen fue en 2009, con la coronación de Ximena Navarrete, convirtiéndose en la segunda mexicana en obtener el título, después de Lupita Jones, en 1991.