Un grupo de científicos ha descubierto que la enfermedad podría provocar daños en varios órganos de pacientes jóvenes y previamente sanos, cuatro meses después de la infección

Ciudad de México, 8 de diciembre (SinEmbargo).- Una reportera mexicana enfermó de COVID-19 el pasado 27 de marzo, hoy sufre las secuelas de la enfermedad.

Con una taquicardia incontrolada que terminó en una crisis de ansiedad y en hospitalización, Arely volvió a recaer de lo que hace unos meses pensó que se había librado.

“La COVID no es una enfermedad cualquiera al menos no para mi. Sabe qué número de recaída voy. Todo comenzó el 27 de marzo y ayer todo empezó con una taquicardia incontrolada que terminó en una crisis de ansiedad y en hospitalización ¿Qué sigue ? Más estudios y más paciencia”, compartió la reportera a través de sus redes sociales.

El pasado 15 de noviembre, un equipo de científicos del Reino Unido que investiga las secuelas que la COVID-19 puede causar con el paso del tiempo, ha descubierto que la enfermedad podría provocar daños en varios órganos de pacientes jóvenes y previamente sanos, cuatro meses después de la infección, según los datos de un reciente estudio preliminar.

Actualmente, en el país se está llevando a cabo una investigación denominada Coverscan, que busca evaluar el impacto a largo plazo de la COVID-19 en la salud de los órganos, en alrededor de 500 individuos de “bajo riesgo”. Es decir, en aquellas personas que son relativamente jóvenes y sin problemas de salud importantes, pero que presentan síntomas de “COVID-19 prolongado”, recoge The Guardian.

Tras la evaluación de resonancias magnéticas, análisis de sangre, mediciones físicas y cuestionarios en línea de los primeros 200 pacientes, se encontró que casi el 70 por ciento sufrió deficiencias en uno o más órganos, incluidos el corazón, los pulmones, el hígado y el páncreas, cuatro meses después de su enfermedad inicial.

En algunos casos, pero no en todos, hubo una correlación entre los síntomas de las personas y el deterioro del órgano. Sin embargo, los científicos subrayan que el estudio de momento no prueba que las alteraciones de los órganos sean la causa de los síntomas continuos de las personas y que es necesaria más investigación.

Al día 7 de noviembre, México superó lo 110 mil decesos por la COVID-19 y el millón 182 mil casos confirmados, informó la Secretaría de Salud federal.

En su reporte diario, la dependencia detalló que, a la fecha, 3 millones 23 mil 227 personas han ingresado a protocolo de estudio por el nuevo virus.

Del total, un millón 182 mil 249 han dado positivo a la COVID-19; mientras un millón 456 mol 073 dieron negativo, y 35 mil 223 se mantienen con posibilidad de obtener un resultado de su prueba.

-Con información de RT.