The New York Times sugiere que Corea del Norte habría continuado con el desarrollo de sus armas nucleares, pese a los señalamientos de Trump de que no seguirían y se avanzaría hacia el desarme del país liderado por Kim.

En este sentido, el medio recordó que en junio pasado, Trump declaró que había llegado a un acuerdo con las autoridades norcoreanas para destruir dicho centro. “El sitio será destruido muy pronto”, declaró ante medios. Las imágenes parecen ratificar lo que al parecer comunicó el director del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) surcoreano, Suh Hoon, a un grupo de parlamentarios el pasado jueves: que Corea del Nortepodría estar preparando un nuevo lanzamiento.

Ciudad de México, 9 de febrero, (SinEmbargo/EFE/RT).- El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, habría faltado a su promesa de avanzar en el proceso de desnuclearización de su país, lo que representaría un duro golpe para el Gobierno de Donald Trump, afirmó The New York Times.

En un texto firmado por David Sanger y William Broad en la edición de este sábado, se sugiere que Corea del Norte habría continuado con el desarrollo de sus armas nucleares, pese a los señalamientos de Trump de que no seguirían y se avanzaría hacia el desarme del país liderado por Kim.

Incluso, la actividad habría aumentado, previo a la reunión que Kim y Trump sostendrían en Vietnam a finales de febrero. Lo anterior, señala el diario estadounidense, se sustenta en las imágenes satelitales dadas a conocer por el Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, y que sugerirían la construcción de infraestructura en la planta de investigación y desarrollo de Sanum-dong.

En las imágenes se muestran una concentración de vehículos frente al centro de ensamblaje del sitio localizado en el distrito de Ryongsong, en Pionyang; así como un tres estacionado y grúas levantadas en un centro de carga.

En este sentido, el Times recordó que en junio pasado, Trump declaró que había llegado a un acuerdo con las autoridades norcoreanas para destruir dicho centro. “El sitio será destruido muy pronto”, declaró ante medios.

Las imágenes parecen ratificar lo que al parecer comunicó el director del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) surcoreano, Suh Hoon, a un grupo de parlamentarios: que Corea del Norte podría estar preparando un nuevo lanzamiento.

Se cree que en Sanum-dong se fraguó precisamente el Hwasong-15, el misil intercontinental (ICBM) más moderno del régimen, que se cree que tiene capacidad para alcanzar territorio estadounidense y que fue testado con éxito en noviembre de 2017.

Precisamente esa fue la última prueba armamentística del régimen de Pionyang, que desde que apostó por la vía diplomática en enero del año pasado no ha vuelto a disparar un solo proyectil.

Sin embargo, analistas de seguridad del Gobierno estadounidense han hallado pruebas que sugieren que, por lo menos desde hace ocho meses, la construcción ha continuado.

“Los esfuerzos para reconstruir estas estructuras comenzaron entre el 16 de febrero y el 2 de marzo de 2019”, declaró la agencia de investigación 38 Nort al diario estadounidense.

El aumento en la actividad coincidiría con el incremento en las relaciones diplomáticas que Estados Unidos y Corea del Norte, de cara al encuentro que los mandatarios de ambas naciones sostendrían en Hanoi.

El Times agregó que el año pasado, Corea del Norte habría construido una gran instalaciones frente al reactor experimental localizado en Yongbyon. Este elemento, señalan especialistas consultados por el diario, podrían duplicar el suministro de plutonio y aumentar el número de sus armas nucleares.

“Por qué hace eso si está en la mesa de negociaciones”, consideró uno de los especialistas de la agencia de investigación 38 Nort.

LOS MOVIMIENTOS NORCOREANOS

Las imágenes satelitales de agencias de seguridad parecen indicar que dos de los centros nucleares de Corea del Norte mostrarían aumento en su actividad.

A la par del campo de Sanum-dong, Sohae también se habría reactivado, lo que hace pensar en el posible lanzamiento de un satélite a bordo de un cohete, más que en el de un misil.

Sohae es la principal base del programa espacial norcoreano y ha sido escenario de tres lanzamientos (uno de ellos fallido) realizados entre 2012 y 2016 para poner en órbita varios satélites del programa Kwangmyongsong (“Estrella brillante”).

En todo caso, la ONU consideró siempre que estos lanzamientos espaciales de Pionyang eran en realidad una prueba encubierta de misiles ICBM -que emplean tecnología similar a la de un cohete espacial- y los castigó con los correspondientes paquetes de sanciones.

Cabe destacar en todo caso que el primer conjunto de imágenes que revelan movimiento en Sanum-dong fueron tomadas el pasado 22 de febrero, casi una semana antes de que la cumbre de Hanói entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se cerrara con falta de acuerdo entre las partes.

Esto indica el régimen ya preparaba este posible nuevo lanzamiento aparentemente con independencia de la resolución fallida que finalmente tuvo la cumbre de Vietnam.

En cualquier caso, con estos preparativos el régimen podría estar tratando de presionar a la Casa Blanca para retomar cuanto antes el diálogo después de que el fiasco en la cumbre.

LA CUMBRE FALLIDA

Kim y Trump sostuvieron un encuentro bilateral en Vietnam con el objetivo de avanzar en el proceso de paz. Sin embargo, la cumbre cerró de manera abrupta por las diferencias entre ambas partes sobre la desnuclearización de Corea del Norte y el levantamiento de las sanciones.

Aunque todos los implicados evitan hablar de fracaso, las versiones de Estados Unidos y Corea del Norte son contrapuestas.

Mientras Washington asegura que Pionyang pidió el levantamiento total de las sanciones a cambio de desmantelar la central nuclear de Yongbyon, a unos 60 kilómetros al norte de la capital norcoreana.

Corea del Norte, por medio de su ministro de Exteriores, Ri Yong-ho, mantiene que su Gobierno solo pidió un levantamiento parcial de las sanciones y recalcó que Pionyang se comprometió a inutilizar “de forma permanente y completa” todas las instalaciones de producción de material nuclear en Yongbyon.

Tras un cruce de versiones entre los dos equipos negociadores, todas las partes se esforzaron el viernes en resaltar los avances obtenidos en las reuniones y en apelar a la perseverancia para poder firmar un acuerdo en una próxima cumbre, sin fecha de celebración.

Por su parte, el periódico estatal norcoreano Rodong Sinmun reconoció el fracaso “inesperado” de la segunda cumbre entre Trump y Kim, un resultado que la población achaca a Estados Unido, informó la agencia norcoreana KCNA.
“La gente dentro y fuera del país que esperaba el éxito y los buenos resultados de la segunda cumbre entre la República Popular Democrática de Corea y EU en Hanói se siente decepcionada, y culpa a EU del fracaso inesperado de la cumbre que terminó sin un acuerdo”, reza el texto del diario oficial del Partido del Trabajo de Corea.

Además, el periódico criticó a Japón, país al que acusa de estar “desesperado por interrumpir” las relaciones entre Pionyang y Washington y de “aplaudir” el fracaso de la segunda cumbre.

Mientras en EU, las autoridades aún creen que “la desnuclearización completamente verificada” de Corea del Norte se puede lograr antes de que concluya el mandato de Trump y a pesar de que un sitio norcoreano de lanzamiento de cohetes parece haber vuelto a su estado operativo normal, según lo declaró este jueves un alto funcionario del Departamento de Estado durante una sesión informativa.