“Hago un voto de fe y de razón para que las mujeres mexicanas ya no se queden calladas. ¡Protesten, quéjense, no se dejen, prepárense, hagan de su vida lo que ustedes desea y no lo que sus hombres les permitan ser! Este será, d hey en adelante, un país dude mujeres. ¡Ahora nos toca!”, dijo María Félix.

Ciudad de México, 9 de marzo, (SinEmbargo).- La actriz María Félix siempre fue considerada una mujer adelantada a su época. Su carácter y lucidez le abrieron el camino en una industria que era primordialmente dominada por hombres.

Durante las primeras horas del 8 de marzo, usuarias de redes sociales compartieron un fragmento de la entrevista que la actriz sostuvo con Verónica Castro, y donde vaticinaba el papel que las mujeres jugarían para erradicar el machismo en México

“En un mundo de hombres como este, tengo que avisarles que tengan mucho cuidado; ahí viene la revancha de las mujeres. Cuando seamos mayoría, vamos a mandar. Y para mandar hay que estar informadas y aprender, y estar informadas”, señaló durante el programa La Tocada.

“La Doña”, como también se le conocía, pidió a las mujeres que estudiaran, aprendieran y se informaran para el momento en el que estuvieran en sitios de toma de decisiones.

“Es necesario que la mujer se eduque. Escuchen bien, no va a haber muchos programas como este. Así que, mujeres: estudien, abusadas, a estudiar, a.aprender, a informarse”, sentenció.

La entrevista a María Félix ocurrió en 1996. En otro fragmento de la charla, la actriz califica al machismo como una “enfermedad moral” y exige un cambio.

“El peor de los males que nos hace ‘perdedoras’ es el machismo. El machismo es una enfermedad moral que consiste en la ceguera del hombre, que con la condición y los sentimiento del machismo no se puede. ¡Es necesario cambiar!”, exigió.

María Félix también expresó su malestar con la explotación de las mujeres, y señaló que han sido los hombres quienes “han volteado el país de cabeza en la política”.

“Estoy en contra de la explotación de la mujer. Son los hombres, en gran medida, los que se han matado en las guerras y han volteado el país de cabeza en la política”, abundó.

La actriz también confesó que fue en casa donde conoció al primer macho de su vida: su padre. Y señaló que fue su madre quien la enseñó a no dejarse de ello.

“El primer macho que yo conocí fue mi padre. Mi casa era una casa de machos. Mi madre me enseñó a no dejarme de ellos y ahí comenzó todo, a no dejarme de los hombres”.

Finalmente, señaló “hago un voto de fe y de razón para que las mujeres mexicanas ya no se queden calladas. ¡Protesten, quéjense, no se dejen, prepárense, hagan de su vida lo que ustedes desea y no lo que sus hombres les permitan ser! Este será, d hey en adelante, un país dude mujeres. ¡Ahora nos toca!”.