Ciudad de México, 9 de abril (SinEmbargo).– Hewlett-Packard acuerda pagar 108 millones de dólares para dar carpetazo a una investigación abierta por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y el regulador de Wall Street, la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC), por sobornar a funcionarios en México, Rusia y Polonia para hacerse de lucrativos contratos públicos en esos tres países.

Además, deberá reforzar los controles internos para evitar que se repitan estas prácticas.

Estos pagos violan la legislación que persigue la corrupción en el extranjero. En el caso de México, la filial de HP en el país se saltó las directrices y desembolsó 1.4 millones en febrero de 2009 a un consultor vinculado a la petrolera de propiedad pública Petróleos Mexicanos (Pemex), para venderle programas informáticos y servicios.

El contrato tecnológico que consiguió está valorado en unos seis millones.

HP precisó que se trata de un hecho limitado y los implicados ya no trabajan para la compañía.

Los sobornos en Rusia superaron los dos millones y se calculan en 600.000 dólares el premio en regalos y efectivo a funcionarios polacos. Siguiendo el mismo patrón que en el caso mexicano, los millonarios contratos públicos que consiguió no siguieron las reglas internas de la compañía, y eso pese a que había dudas sobre la actuación de los agentes que les representaban.

Como señalan desde el regulador, los libros contables reflejaban todos estos pagos “como comisiones y gastos legítimos”, cuando en realidad estaban inflados. Las multinacionales tienen la obligación de asegurarse de que todas las operaciones de negocios tienen establecido un control interno de estos pagos, para poder seguir el rastro de los consultores que negocian en su nombre.

HP, a diferencia de lo que sucede en la banca, admite que en estos tres casos cometió una irregularidad aunque precisó que se trata de un hecho limitado y las personas implicadas ya no trabajan para la compañía. Del total de la sanción pactada, 74.2 millones irán al Departamento de Justicia para cerrar el caso por la vía penal. En la investigación participó la fiscalía de Dresden, en Alemania.

 Según lo dio a conocer hoy la SEC, se trata de tres casos separados de sobornos a funcionarios estatales en esos tres países, que tenían la meta de obtener o retener lucrativos contratos públicos.

“A Hewlett Packard le faltaron controles internos”, dijo la responsable de la SEC Kara Brockmeyer en Washington. Las autoridades estadounidenses persiguen casos sospechosos de corrupción también en el exterior bajo el denominado Foreign Corrupt Practices Act.

“El comportamiento impropio descrito en el acuerdo estuvo limitado a un pequeño grupo de personas que ya no trabajan en la empresa”, explicó el vicepresidente de HP John Schultz desde la sede de la empresa en Palo Alto.

–Con información de EFE y DPA