El doctor Hugo López- Gatell Ramírez reconoció la noche del miércoles que los datos del COVID-19 que se presentan todos los días en México son solamente un muestreo y no el total ni de infectados ni de muertos.

Ciudad de México, 9 de abril (SinEmbargo).– México suma ya 194 decesos por COVID-19, con 3 mil 441 casos confirmados, 20 mil 105 sospechosos y 17 mil 950 negativos.

En los siguientes 15 días llegaremos a un punto en que la transmisión será suficientemente dispersa para declarar la Fase 3, dijo esta noche el doctor Hugo López-Gatell Ramírez, vocero del Gobierno federal para el tema del coronavirus.

El también Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Secretaría de Salud federal dijo que para calcular los casos confirmados se usa el factor 8.2 y hay que, entonces, multiplicar esos casos por dicho factor.

El funcionario lamentó la muerte de dos mujeres embarazadas que enfermaron de COVID-19. “Una de ellas falleció después de que nació su hijo por cesárea. El hijo está delicado. La otra mujer falleció recientemente. Las mujeres embarazadas son susceptibles a estas infecciones por virus”. 

Recordó que en 2009 la mortalidad materna se vio seriamente afectada por la epidemia de influenza. Se convirtió incluso en la segunda causa de muerte en mujeres embarazadas, por lo que llamó a redoblar cuidados.

“Aquí lo que nos ilustra es lo que hemos estado diciendo como las mujeres embarazadas son susceptibles a estas infecciones por virus”, expuso.

El funcionario federal agregó que ambas mujeres padecían de obesidad mórbida, una de ellas además tenía detectada hipertensión y la otra diabetes gestacional.

En cuanto a la distribución por edad de las personas enfermas, los mayores de 65 años siguen siendo las más afectadas.

México suma ya 194 decesos por COVID-19, con 3 mil 441 casos confirmados, 20 mil 105 sospechosos y 17 mil 950 negativos. Foto: Cuartoscuro.

El doctor Hugo López- Gatell Ramírez reconoció la noche del miércoles que los datos del COVID-19 que se presentan todos los días en México son solamente un muestreo y no el total ni de infectados ni de muertos. Después de los cuestionamientos que se le han hecho a partir de que revelara al jefe del buró en México de The Economist, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud debió explicar qué es el modelo de viginalcia Centinela.

Es básicamente, dijo, como una encuesta. “Hemos comparado el modelo de vigilancia Centinela, del que voy a hablar ahora, con las encuestas. Cuando uno quiere apreciar un fenómeno en la sociedad, las encuestas de opinión, por ejemplo, pensemos en México, México tiene 127 millones de habitantes, si queremos conocer qué opinan las personas en México sobre el tema que ustedes quieran no necesito ir con 127 millones de personas a preguntarle su opinión”, expuso.

Las estimaciones, basadas en el modelo de vigilancia centinela, arrojan al menos de 26 mil 519 casos posibles casos de COVID-19 en México, reconoció el funcionario en conferencia desde el Palacio Nacional.

“Nosotros estimamos 26 mil casos. Alguien podría decir: ‘Ah, pero entonces ya ustedes son mucho más que varios países latinoamericanos que tienen mil y tantos’. No, nosotros reconocemos explícitamente que tenemos 26 mil, cualquier otro país que tengan solamente los casos observados también hay que corregir y multiplicarle por un número no necesariamente idéntico que el de México, pero por un número parecido, 10, 12 casos observados por cada uno”, expuso.

Dijo que en los países donde se han tenido enorme epidemias, también se tendría que multiplicar esos casos por un factor semejante. Explicó que un país que hoy tuviera 300 mil casos, observados y demostrados por laboratorio, con un factor de corrección “tendría 3 millones de casos”.

“Lo que estamos observando representa 10 o 12 veces más, esa es la interpretación”, dijo.

“Las personas que pueden ser directamente observadas son 3 mil y tantas, pero cada una de ellas representa a otros 12, vamos a redondearlo, que no fueron a consulta, que no tenían síntomas al momento de la consulta, que su médico no identificó que cumplían la definición de caso, etcétera”, añadió.

Más adelante, ante la insistencia de la prensa, reconoció que “de lo que se ve, la epidemia es ocho veces más grande”.

Dijo que en fase 1, el país tiene una situación manejable, pero recordó que llegará un momento en el que sean tantos casos “que no habría manera, ni tendría sentido poner en aislamiento a cada uno de ellos”. Por eso el llamado de quedarse en casa es general, insistió.