La saxofonista pidió a las autoridades oaxaqueñas privilegiar la justicia y no dejar en libertad a su agresor.

Ciudad de México, 9 de abril (SinEmbargo).– María Elena Ríos, la saxofonista que fue atacada con ácido hace siete meses en Oaxaca, pidió a las autoridades estatales justicia y no dejar en libertad al ex Diputado priista Juan Antonio Vera Carrizal, investigado como autor intelectual del crimen.

“Hago votos para que el juez Jorge Victor L. Velazco Castellanos y el presidente del tribunal Eduardo Pinacho Sanchez privilegien la justicia y no le den libertad a mi agresor”, llamó la artista en su cuenta de Twitter.

Detalló que esta noche se realizó en oaxaca la audiencia de vinculación a porceso del que señala como su agresor.

María Elena Ríos dijo hoy en entrevista con Milenio que el hijo del ex Diputado también tendría que ser detenido como autor intelectual.

“Hace unos días detuvieron a Rúben “El Charles”, otro implicado en el ataque, y bueno faltan otros dos actores intelectuales, que son el hijo de mi atacante y el agresor que en estos momentos está en audiencia”, señaló.

EL ARRESTO FUE “UN TEATRO”

Cuando María Elena Ríos habla de la detención de Juan Antonio Vera no hay en su voz ni en su discurso nada que indique que está satisfecha. Lo que sí se escucha es una petición enérgica de que su agresor sea castigado, pues teme descubrir que al haberse entregado voluntariamente a las autoridades, tenga ya trazada una estrategia para librarse de la condena por tentativa de feminicidio.

Cuenta que se enteró por las redes sociales, y por llamadas de sus amigos, que el primero de abril el ex Diputado del PRI había decidido entregarse luego de que el Gobierno de Oaxaca ofreció un millón de pesos como recompensa por su captura.

No sólo ella lo piensa, en la foto que circuló a través de los medios de comunicación se ve a Juan Antonio Vera, sin esposas, junto al titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, Ernesto Salcedo Rosales, y mandos de la Agencia Estatal de Investigación. Están sólo un poco separados y posando para la foto; no se parece a las imágenes de detenidos que normalmente presumen las fiscalías.

“Intenté comunicarme con el Vicefiscal y con el Fiscal Rubén Vasconcelos para preguntarle si era cierto o no, no tuve respuesta rápida, hasta posteriormente le contestan la llamada a mi hermana y lo único que le hacen saber es que eso”, dice, ” pero que no tienen ninguna confirmación de ello cuando el Gobernador del estado ya lo había hasta publicado en sus redes sociales. La Fiscalía se ha portado muy soberbia con mi caso, lo cual me hace sentir nuevamente agredida por parte de la autoridad quien se supone que me debe hacer justicia y hacer sentir reconfortada y abrazada”.

María Elena Ríos lo describe así también, que parecía ya un acuerdo y un trato de alguna manera preferencial, a pesar de ser alguien que ordenó y pagó 30 mil pesos por algo tan atroz como vaciarle dos litros de ácido encima.

“Yo no estoy en contra de que se establezca un respeto entre el agresor y el agredido, pero creo que ya ustedes han visto las fotografías que se divulgaron y, para mí, no creo que me lo esté imaginando sino que cualquier persona lo manifiesta: pareciera que están posando, parece un teatro mal montado“.

Dos semanas antes de que Juan Antonio Vera se entregara, María Elena Ríos y su familia recibieron llamadas de amenaza. Ella está segura de que es él, dice que lo conoce y sabe perfectamente qué palabras usa, las mismas con las que han sido acosados.

– Con información de Viridiana Lozano Ortíz, Periódico Central.