El Consejo de la Judicatura Federal detalló que Joaquín Guzmán Loera está sujeto “al Cuarto Proceso Superveniente CR 95-0973-B (también referido con los números de causa 95-973-B, 95-0973-B y 95-1911M), ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California, Estados Unidos de América, por el cargo de Asociación delictuosa para importar y poseer con la intención de distribuir cocaína”.

Arriba, la nueva prisión del capo mexicano. Abajo, “El Chapo” en su última captura. Fotos: Cuartoscuro

Arriba, la nueva prisión del capo mexicano. Abajo, “El Chapo” en su última captura. Fotos: Cuartoscuro

Ciudad de México, 9 de mayo (SinEmbargo/AP).- Un juzgado federal emitió una “opinión favorable” en torno a la extradición a Estados Unidos de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

El Consejo de la Judicatura Nacional detalló, en un comunicado, que “el juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México informa, en el procedimiento de extradición 3/2001, que emitió la opinión jurídica a que se refiera el artículo 27 de la Ley de Extradición Internacional, en la que se consideró procedente la extradición internacional Joaquín Guzmán Loera, requerido por el Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su Embajada de México”.

Detalló que Guzmán Loera está sujeto “al Cuarto Proceso Superveniente CR 95-0973-B (también referido con los números de causa 95-973-B, 95-0973-B y 95-1911M), ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California, Estados Unidos de América, por el cargo de Asociación delictuosa para importar y poseer con la intención de distribuir cocaína”.

El Consejo de la Judicatura dijo que lo anterior se da “en virtud de considerarse cumplidos los requisitos establecidos en el Tratado de Extradición celebrado entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores tiene ahora 20 días para determinar si concede o no la extradición de Guzmán y luego la defensa del capo aún puede interponer un juicio de amparo para intentar frenar su envío, lo cual puede retrasar semanas o incluso meses su posible entrega a las autoridades de Estados Unidos.

El propio Guzmán fue notificado de la determinación de juez la noche del domingo, dijo a The Associated Press una autoridad judicial, no autorizada a ser identificada por políticas internas que le impiden dar detalles de los procesos en curso.

Guzmán, considerado el líder del cartel de Sinaloa, fue repentinamente transferido el sábado del penal de máxima seguridad donde se encontraba a otra prisión federal cerca de la frontera con Estados Unidos, aunque el gobierno ha dicho que no tiene que ver con el proceso de extradición, sino que con obras para reforzar la seguridad de la cárcel en la que estaba.

El abogado de Guzmán, José Refugio Rodríguez, dijo a la AP que buscará evitar la extradición. “Esa es la estrategia legal”, comentó vía telefónica.

Dijo que una vez que la cancillería resuelva la extradición, la defensa tiene 30 días hábiles para para promover el amparo.

Además, Rodríguez dijo que buscará que Guzmán sea devuelto al penal del Altiplano, bajo el argumento de que el traslado del fin de semana afecta una defensa adecuada, debido a que el juez que lleva su proceso no se encuentra cerca de la prisión donde actualmente está recluido.
Guzmán Loera fue trasladado del penal del Altiplano, en el Estado de México, a una cárcel de Ciudad Juárez, Chihuahua, la madrugada del pasado sábado, “como parte de la estrategia de seguridad implementada de septiembre a la fecha”, en la que se han rotado a más de 7 mil 400 internos en todo el país, según lo informó el Secretaría de Gobernación.

Ayer, el abogado de “El Chapo”, Andrés Granados dijo a Univisión, que el día del traslado el capo no entendía qué sucedía, nadie le dio una explicación. Lo único que se le ocurrió fue que el día de su extradición hacia Estados Unidos había llegado.

“Yo pensé que iba a ir a comer hamburguesas”, le dijo el domingo Joaquín Guzmán Loera, en tono de broma, a su abogado Andrés Granados.

Granados relató la conversación que sostuvo con su cliente, Guzmán Loera, tras ser trasladado al penal de Ciudad Juárez: “Me dijo que llegaron en la madrugada, y que le dijeron: ‘véngase para acá’. Lo sacaron de la celda, lo esposaron y se lo llevaron. Cuando iban saliendo escuchó los helicópteros y dijo: ‘Ya me van a extraditar’. Hasta que bajó aquí. Dijo que ubicó el aeropuerto de Ciudad Juárez y luego lo trasladaron al Penal Número 9”.