Los petroleros que trabajan en Pemex tienen opiniones divididas sobre la construcción de Dos Bocas: unos creen que la petrolera no cuenta con personal capacitado para hacer refinerías y que el Presidente está mal informado, pero el sindicato Petromex, que tiene al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como presidente del Consejo Técnico Académico Científico, la obra es viable y pondrá a México a la par de la soberanía energética de otros países. 

Ciudad de México, 9 de mayo (SinEmbargo).– La decisión del Gobierno federal de que Petróleos Mexicanos (Pemex) construya la refinería Dos Bocas y no la iniciativa privada generó posiciones encontradas dentro de los trabajadores petroleros: unos se dicen listos para coadyuvar con en el proyecto, pero otros aseguran que la petrolera no cuenta con personal capacitado para hacer refinerías, que el Presidente está mal informado.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este jueves que se declaró desierto el concurso para construir la refinería de Dos Bocas al considerar que los cuatro consorcios invitados hicieron propuestas muy costosas.

“La licitación se declara desierta porque en lo fundamental estaban pidiendo mucho, se pasaron de los 8 mil millones de dólares y en el tiempo de construcción, y no vamos a hacer ninguna obra que no vamos a terminar durante el sexenio”, dijo el Presidente en su conferencia de prensa matutina.

Las empresas invitadas a participar en este concurso fueron el consorcio Bechtel (EU) con Techint (Italia); consorcio WorleyParsons (Australia) con Jacobs (EU); empresa Technip (Francia) en solitario y la empresa KBR (EU) en solitario.

El anuncio del Presidente encendió las alertas en el sector empresarial y en agencias calificadoras como Moodys, que advirtió que el hecho de que Pemex y la Secretaría de Energía (Sener) se hagan cargo de la construcción de la refinería aumentará las presiones de la petrolera, que lucha en contra de la baja producción y de mejorar sus finanzas.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este jueves que se declaró desierto el concurso para construir la refinería de Dos Bocas al considerar que los cuatro consorcios invitados hicieron propuestas muy costosas. Foto: Cuartoscuro.

Para los petroleros que trabajan en Pemex el anuncio genera opiniones divididas.

Víctor Manuel Jacobo Domínguez, trabajador petrolero del grupo disidente Innovación Sindical de la sección 10 en Minatitlán, el mensaje del Presidente y su retórica de nacionalismo es bueno, pero advirtió que construir una refinería es complicado y la petrolera no tiene personal capacitado, que esa área desapareció en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando comenzó el desmantelamiento de Pemex.

“El problema que tenemos en nuestro país es que no se ha hecho una refinería en años, el único que lo hacía era el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), qué buen que ellos estén involucrados en esto, pero ellos eran los que hacían la ingeniería física del proyecto ejecutivo con colaboración de otros países porque nosotros no somos hacedores de refinerías”, dijo en entrevista.

Explicó que el Instituto Mexicano del Petróleo era el encargado de hacer el proyecto ejecutivo de las refinerías, pero había otro organismo que se llamaba Proyecto de Construcción y que era el brazo ejecutor de Petróleos Mexicanos. “Ellos tenían toda una infraestructura técnica y humana para desarrollar y hacer cualquier obra, y si algo faltaba entonces se contrataba a una compañía a través del proyecto de construcción, no directamente de Pemex”.

Jacobo Domínguez destacó que el IMP y Proyecto de Construcción coadyuvaron por años para la construcción de refinerías en México. “Era un modelo que funcionaba bien, pero cuando desmantelaron Proyecto de Construcción acabaron con todo el equipo y eso fue en el sexenio de (Carlos) Salinas. Ahora los que estamos en Pemex no sabemos de construcción, sólo somos operadores de planta, que son cosas muy diferentes”.

El petrolero consideró que el Presidente está mal asesorado, que en Pemex no hay gente constructora y que será imposible que Dos Bocas quedé lista en tres años, que es el plazo del Gobierno.

“Lo que está diciendo el Presidente (construir refinería) es bueno, pero la gente constructora no está dentro de Pemex, se tendría que contratar externamente a gente que conozca de construcción de plantas y las compañías contratistas es lo que hacen. No es fácil y en un tiempo de tres años, menos, por ejemplo, en un año se hace parte de la ingeniería civil, en otro quizá empiecen a instalar los equipos grandes, porque tampoco se compran a la vuelta de la esquina. O el Presidente está mal asesorado o sale él a hacer una declaración confiado en que lo que le dicen es cierto, pero no se trata de eso”, aseguró.

PETROMEX APOYA DOS BOCAS

Pese a la falta de capital humano capacitado para la construcción de Dos Bocas, los petroleros afirmaron que apoyarán la decisión del Presidente, en especial los que pertenecen al recién creado Sindicato Petroleros de México (Petromex).

“En Petromex recibimos el anuncio del señor Presidente en dos palabras: estamos listos”, dijo Óscar Solórzano, vocero de Petromex. “Es una excelente noticia que sea la mano de obra técnica calificada mexicana quien construya su propia infraestructura energética petrolera, eso es parte de la soberanía energética que el Presidente ha estado anunciado desde hace mucho tiempo”.

Petromex se convirtió en abril en el segundo sindicato dentro de Petróleos Mexicanos. El primero es el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que se constituyó en 1935 y que desde 1993 es dirigido por Carlos Romero Deschamps.

Los sindicalizados de Petromex coinciden con el Presidente López Obrador en que la refinería estará lista en tres años y será funcional.

“Nosotros creemos que sí es posible terminar la refinería en tres años y es funcional. En Petromex tenemos compañeros con experiencia de 20 a 30 años en refinerías del país y del mundo, y ellos nos dicen que es muy factible, que hay refinerías en la India que se construyen en menos tiempo”, indicó Óscar Solórzano.

La refinería que menciona Solórzano que se construyó en tres años en la India es la de Jamnagar, la más grande del mundo.

El Presidente y su equipo han hablado en varias ocasiones de retomar el modelo de Jamnagar, la refinería construida en 36 meses y que tiene una una capacidad de producción de 1.2 millones de barriles diarios.

El mayor centro refinador del mundo fue construido del 2005 al 2008, con un costo de 6 mil millones de dólares, cantidad inferior a lo presupuestado por el Gobierno federal para Dos Bocas, que es de 8 mil millones de dólares.

El sindicato Petromex, que tiene al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como presidente del Consejo Técnico Académico Científico, destacó que la inversión que se hará en Dos Bocas va a poner a México a la par de la soberanía energética de otros países. “Vamos a tener disponibilidad de hidrocarburos refinados y esto va a hacer que bajen los precios de las gasolinas”, aseveró Óscar.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció esta mañana que la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, iniciará el 2 de junio; creará 100 mil empleos de la construcción y estará terminada para mayo de 2022. “Me canso ganso”, dijo durante su conferencia matutina.

“La nueva refinería es una buena noticia en todos los ámbitos, también por el lado de la generación de 100 mil empleos directos y más de 150 mil indirectos. Es la noticia mejor que le pudo haber sucedido al país”, dijo Óscar Solórzano de Petromex.

Jacobo Domínguez, del grupo disidente Innovación Sindical de la sección 10 en Minatitlán, explicó que Pemex ya comenzó a reclutar trabajadores de la misma petrolera para la refinería:

“Están haciendo exhorto a las gerencias de los centros de trabajo para que los excedentes de trabajadores, que no están produciendo, vayan vislumbrando la posibilidad de ir a ocupar puestos en ese nuevo proyecto, eso es bueno porque el sindicato va a salvaguardar un gran número de plazas de gente que no puede echarla a la calle”.