Corral Jurado apuntó que el hecho fue descubierto en 2012, cuando un paciente acudió a una cita médica. Ahí, los doctores del Hospital Christus Muguerza identificaron que el medicamento tomado por el paciente no correspondía al que debía consumir para tratar el cáncer que padecía. Añadió que aunque 14 personas medicadas con las pastillas han fallecido, no se ha podido determinar si los decesos tuvieron que ver con el medicamento “pirata”.

Ciudad de México, 9 de mayo, (SinEmbargo).- El Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, acusó que durante la administración de César Duarte, varios pacientes de cáncer recibieron medicamentos “piratas” y adquiridos con un sobreprecio de hasta 300 por ciento.

El señalamiento derivó de una investigación que la Fiscalía General del Estado realiza a la anterior administración, como parte de la llamada “Operación Justicia para Chihuahua”.

Corral Jurado apuntó que el hecho fue descubierto en 2012, cuando un paciente acudió a una cita médica. Ahí, los doctores del Hospital Christus Muguerza identificaron que el medicamento tomado por el paciente no correspondía al que debía consumir para tratar el cáncer que padecía.

“Los médicos detectaron que el medicamento Abastin que le recetaron, en realidad se llamaba Sebasisumab, por lo que existía una alteración”, detalló el Gobernador en una entrevista realizada en un medio local.

Tras el hecho, Pensiones del Estado, organismo encargado de subrogar los servicios para este tipo de padecimientos, solicitó la revisión del medicamento a la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coespris) y al laboratorio Roche, que es el titular de la patente.

El laboratorio informó que las pastillas administradas al paciente no correspondían con las requeridas por el paciente.

Sin embargo, detalló Corral Jurado, personal de Pensiones ordenó, en 2015, destruir los medicamento “para no dejar huella”.

Pese a ello, relató el mandatario estatal, se conservaron algunos documentos que permitieron identificar los estudios realizados al medicamento, así como 13 cajas con las pastillas.

Corral Jurado calificó el hecho como “perverso”, ya que la acción no sólo implicó el enriquecimiento personal, sino también puso en peligro la salud de varias personas.

Añadió que aunque 14 personas medicadas con las pastillas han fallecido, no se ha podido determinar si los decesos tuvieron que ver con el medicamento “pirata”.

Finalmente, aseguró que su administración invertirá 120 millones de pesos para la instalación de un “acelerador lineal” que ayude a los pacientes con cáncer. Dicho mecanismo será colocado en el Centro Estatal de Cancerología.