La variante B.1.617 del SARS-CoV-2 sigue causando estragos en la India. A pesar de que se le llamado “doble mutante”, las mutaciones que involucra revelan que el término es inadecuado. ¿Cuáles son las mutaciones que presenta? Aquí los detalles.

Por Ignacio López-Goñi
Catedrático de Microbiología, Universidad de Navarra

Madrid, 9 de mayo (The Conversation).- La variante B.1.617 se detectó por primera vez en India en octubre del 2020, pero que se describiera por primera vez en ese país no significa que ese sea su origen. Hasta la fecha se ha detectado ya en 21 países. Está catalogada, de momento, como variante en investigación.

Presenta 13 mutaciones que resultan en cambios de aminoácidos. Se ha descrito como un “doble mutante” para referirse a dos mutaciones concretas en la proteína S (la E484Q y la L452R), pero es un término que debería evitarse porque presenta muchas más mutaciones.

De todas las mutaciones, las que preocupan son las que se encuentran en las posiciones 484, 452 y 681 de la proteína S. Las dos primeras se sitúan en la zona de unión al receptor (RBD), mientras que la tercera se localiza cerca del sitio de división de la furina de la proteína. Por eso se cree que podrían afectar a la interacción del virus con la célula.

La mutación E484Q supone una sustitución del aminoácido glutámico -E- por la glutamina -Q- en la posición 484. Está en la misma posición que la mutación E484K descrita en las variantes B.1.351 (“sudafricana”) y P.1. (“brasileña”) y otras.

Un grupo de gente espera para registrarse en una lista de vacunación contra el coronavirus, en el hospital Railway, en Prayagraj, India. Foto: Rajesh Kumar Singh, AP

La mutación L452R supone una sustitución del aminoácido leucina -L- por la arginina -R- en la posición 452. Es una mutación que también está presente en la variante B.1.429/427 de California.

La mutación P681R supone la sustitución de una prolina -P- por una arginina -R- en la posición 681. En la variante B.1.1.7 (“británica”) también hay una mutación en esa posición, pero en este caso es P681H.

Estas mutaciones en otras variantes se han relacionado, experimentalmente, con un aumento de la afinidad de la proteína del virus por el receptor ACE2 humano. Esto podría facilitar la entrada en la célula y aumentar la infectividad. También se ha sugerido que, en algunos casos, los anticuerpos del plasma de pacientes convalecientes tenían un menor poder neutralizante contra esta variantes, lo que sugiere que estas variantes del virus con estas mutaciones podrían escapar a los anticuerpos del sistema inmune.

Esto, sin embargo, no quiere decir que necesariamente estas variantes vayan a escapar del control de las vacunas. En este momento no lo sabemos. Se necesitan más pruebas para comprender cómo puede afectar esta combinación de mutaciones en la biología de la variante B.1.617.

UNA VARIANTE CON TRES LINAJES

Los últimos datos de secuenciación muestran que existen en realidad tres linajes de esta variante, denominados B.1.617.1, B.1.617.2, y B.1.617.3, con pequeñas diferencias y distintas distribución geográfica.

En el mes de marzo, el Ministerio de Salud de la India publicó un informe en el que afirmaba que esta variante B.1.617 era predominante en la India, presente ya en un 60 por ciento de los aislamientos. Al mismo tiempo estamos viendo un aumento dramático de casos en ese país. ¿Es la nueva variante la causante de semejante explosión de COVID-19 en la India? De momento no lo sabemos.

No sabemos cuántos aislamientos se están secuenciando ni si el ritmo de secuenciación ha aumentado. No podemos descartar que ahora se detecten más casos, sencillamente, porque se está secuenciando más. Como el número de secuencias disponibles es todavía bajo en relación con el número de casos en la India debemos ser muy cautelosos. Si tenemos por ejemplo mil secuencias de los aislamiento indios en más de cuatro millones de casos, lo que estamos viendo no es representativo.

Los últimos datos de secuenciación muestran que existen en realidad tres linajes de esta variante. Foto: EFE

No sabemos si hay más casos porque la variantes es más infectiva o si se detectan más casos de esa variante porque ha aumentado la transmisión por otras razones. India tiene más de mil 400 millones de habitantes: mucha gente, muy junta y moviéndose, lo mejor para la transmisión por aerosoles de un virus respiratorio. No parece que en India se hubieran implementado estrictas medidas de confinamiento, higiene, distanciamiento social y uso de mascarillas.

Además, India sólo ha vacunado al 2 por ciento de su población. El sistema de salud seguro que tiene grandes deficiencias estructurales. Y, aunque el virus puede infectar a cualquier persona, los sectores más desfavorecidos siempre son mucho más vulnerables.

No obstante, debido al incremento de número de casos en India y que la variante B.1.617 es la predominante independientemente de que están circulando otras variantes más transmisibles, debemos estar vigilantes.

Todo esto lo que demuestra además es que el problema de la pandemia es global y que lo que ocurra en un lugar tan alejado como India nos pude llegar a afectar directamente. Las vacunas deber llegan a todas partes. Y dos lecciones más: hay que secuenciar el mayor número de aislamientos y hay que vacunar a toda prisa.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE THE CONVERSATION. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.