Jennifer, la madre de Noah, quien tiene Trastorno del Espectro Autista, tenía que pagar la factura no reembolsable, pero los usuarios donaron 6 mil 500 dólares.

Estados Unidos, 9 de mayo (Vanguardia).- Un niño de cuatro años, originario de Broolkyn, Nueva York, gastó dos mil 500 dólares en 51 paquetes de paletas heladas con la forma de Bob Esponja, que compró a través de Amazon con la cuenta abierta de su madre y solicitó el pedido a casa de su tía.

De acuerdo con medios estadunidenses, se realizó una colecta porque la madre del menor no podía pagar el pedido, y se hizo un reembolso por las 51 cajas con un total de 918 paletas.

La historia fue publicada por una amiga de la madre en GoFound, plataforma que recauda dinero para diversas causas, y en este caso fue porque la señora tiene tres hijos y gastos estudiantiles, además de cuentas por pagar.

Jennifer, la madre del niño que estudia en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Nueva York (NYU), tenía que pagar la factura no reembolsable, pero los usuarios donaron seis mil 500 dólares en un día.

Agradeció el apoyo como madre de un niño que vive con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y comentó que las donaciones se destinarán a la educación y apoyo de Noah.

COMPRA NINTENDO SWITCH Y RECIBE BOTELLAS DE REFRESCO

El pasado 4 de diciembre, un hombre denunció que pidió desde Amazon un Nintendo Switch para su hija, pero recibió 12 botellas de refresco.

Alberto hizo su pedido en la plataforma el 1 de diciembre y recibió un paquete dos días después, según dijo a al diario El Universal.

El hombre narró que tardó 30 minutos en abrir el paquete con el que buscaba sorprender a su hija, pero se dio cuanta que en lugar de la consola recibió botellas de refresco de 250 mililitros.

La entrega del paquete se realizó dos días después de la fecha que se había señalado al momento de hacer la compra, por lo que Alberto recibió el paquete hasta el pasado jueves 3 de diciembre.

Y tras desinfectarlo, lo guardó para que su hija no lo viera, pero tras 30 minutos de la entrega decidió a abrirlo.

El sujeto señaló para El Universal que la consola de videojuegos que había solicitado en Amazon tenía un valor de 8 mil 80 pesos, pero tras descubrir que no correspondía lo que contenía la caja se puso en contacto con la empresa mediante correo electrónico para explicarle el problema.

La respuesta de Amazon fue que pondrían atención a lo que el sujeto había reportado y explicaron que hoy le darían solución.

En entrevista para el medio de comunicación, el cliente expresó que sospechó que el repartidor fue el responsable de poner los refrescos en la caja y mencionó que el repartidor mostró una actitud nerviosa cuando Alberto lo encaró.

Por último, el afectado dijo que está consiente de que el proceso para que le puedan resolver el inconveniente será largo, pero advirtió que si la empresa no se hace responsable por lo sucedido, procederá legalmente contra Amazon por el fraude del que fue víctima.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.