Una investigación revelada la pasada semana por el Ministerio Público (MP-Fiscalía) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) desveló que entre 2008 y 2011 Gonzaléz financió de manera ilegal, con 17 millones de quetzales (2,2 millones de dólares), al Partido Patriota (PP) liderado por el expresidente Otto Pérez Molina, actualmente en prisión preventiva.

Remigio Ángel González es propietario de la red latinoamericana de medios Albavisión. Foto: Web

Remigio Ángel González es propietario de la red latinoamericana de medios Albavisión. Foto: Web

Guatemala, 9 jun (EFE).- Un centenar de estudiantes se manifestó hoy en la capital de Guatemala para reclamar que los contratos de televisión abierta concedidos al magnate mexicano de los medios Ángel González sean declarados lesivos, por la supuesta relación del empresario con un caso de corrupción.

“Exigimos a la Procuraduría General de la Nación (PGN) que declare lesivo el contrato de 25 años que le dieron a Ángel González”, aseguró a Efe Mynor Alonso, miembro del colectivo estudiantil “USAC es pueblos”.

Una investigación revelada la pasada semana por el Ministerio Público (MP-Fiscalía) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) desveló que entre 2008 y 2011 Gonzaléz financió de manera ilegal, con 17 millones de quetzales (2,2 millones de dólares), al Partido Patriota (PP) liderado por el expresidente Otto Pérez Molina, actualmente en prisión preventiva.

Como contraprestación, tras su llegada al Gobierno en 2012, el Ejecutivo de Pérez Molina otorgó contratos de publicidad a estas empresas por valor de más de 240 millones de quetzales (26,2 millones de dólares), de acuerdo con la investigación.

Este dinero, señaló Alonso, se utilizó “para engañar al pueblo”, por lo que los estudiantes han salido hoy a las calles para entregar folletos informativos a los conductores, al tiempo que gritaban sin parar consignas contra el magnate mexicano: “Ángel González devuelve los canales”.

González adquirió los canales 3 y 7 de Guatemala en 1981, en tiempos de la dictadura de Fernando Romeo Lucas García (1978-1982), de acuerdo con medios locales.