Los países centroamericanos son los que presentan los casos más graves. Los hombres hondureños han perdido seis años de expectativa de vida por el exceso de mortalidad por homicidio y dos años las mujeres. Esto los convierte en los ciudadanos que más años de expectativa han perdido en la región. El Salvador tiene una pérdida de esperanza de vida de cuatro años en los hombres y medio año en las mujeres.

Mientras que las mujeres de República Dominicana, Guatemala y Jamaica han perdido alrededor de medio año de expectativa de vida por los homicidios.

Ciudad de México, 9 de junio (SinEmbargo).– La esperanza de vida de los hombres mexicanos se ha visto reducida en medio año entre 2005 y 2014, en gran medida por el incremento de homicidios en el país. Esta situación se réplica en otras naciones de América Latina como Honduras, el Salvador y Venezuela, según un nuevo estudio de la Universidad Nacional Australiana.

El estudio cita datos de la CEPAL y la ONU que detallan que en México la expectativa de vida creció durante la primera década del nuevo milenio, entre 2000 y 2010. Y señala que incluso la esperanza de vida podría haber aumentado de 0.7 a 1.02 años si no fuera por el incremento de la mortalidad por los asesinatos.

Los países centroamericanos son los que presentan los casos más graves. Los hombres hondureños han perdido seis años de expectativa de vida por el exceso de mortalidad por homicidio y dos años las mujeres. Esto los convierte en los ciudadanos que más años de expectativa han perdido en la región. El Salvador tiene una pérdida de esperanza de vida de cuatro años en los hombres y medio año en las mujeres.

“Las hondureñas y los mexicanos realmente se están quedando atrás. Los hombres mexicanos perdieron cerca de medio año de esperanza de vida debido al homicidio, mientras que los hombres jamaicanos ganaron más que eso gracias a la reducción de muertes violentas”, dijo Vladimir Canudas-Romo, profesor asociado de la Universidad Nacional Australiana y el autor principal del esutudio.

El documento detalla que en naciones como México y Venezuela han experimentado un marcado crecimiento en los homicidios en los años recientes. En nuestro país debido a la violencia generada por al guerra contra las drogas, mientras que en Venezuela los altos niveles se relacionan al conflicto político. En Venezuela, los hombres han perdido hasta dos años de esperanza de vida. En ambas naciones esto se ha traducido además en pérdidas económicas, en la salud y finalmente en pérdidas de vidas.

Las mujeres de República Dominicana, Guatemala y Jamaica han perdido alrededor de medio año de expectativa de vida por los homicidios.

Los datos apuntan a que en la región se producen un tercio de los homicidios de todo el mundo, aunque solo cuentan con el 8 por ciento de la población global, y que esto explicaría la brecha en la esperanza de vida que se registra entre las personas más jóvenes, en comparación con otros países más desarrollados.

“El homicidio en América Latina pasó de ser una epidemia en algunos países a alcanzar niveles pandémicos de toda una región hoy en día, en muchos casos la violencia se propagó pasando fronteras. Esto se debe a muchos factores, incluyendo la gran desigualdad económica e inestabilidad institucional que existe en la región”, explicó Vladimir Canudas-Romo, en declaraciones a CNN en Español.

Asimismo, el investigador ha añadido que estos casos podrían revertirse, poniendo como ejemplo a otros países de la región en los que la tasa de homicidios es similar a la de la Unión Europea (UE), como Uruguay con su política de uso legal de determinadas drogas, frente la guerra contra el narcotráfico en México, que ha provocado más violencia.

“Los homicidios son solo la situación más extrema de violencia en América Latina, donde la víctima pierde la vida, pero existen muchos otros actos violentos, como secuestros, extorsiones, y violaciones, que afectan gravemente el bienestar de los latinoamericanos”, añadió el investigador.

–Con información de Europa Press