Los precios crecieron hacia el final de la jornada ante la perspectiva entre los analistas de que los inventarios de crudo en Estados Unidos se han reducido. Pero los expertos están siendo cautelosos respecto a algunas naciones de la OPEP+ que durante estos meses no han cumplido con su parte de los recortes para devolver el equilibrio a los mercados energéticos.

Nueva York, 9 de junio (EFE).- Tras una jornada volátil por la incertidumbre respecto al efecto que tendrá en el mercado la extensión de los ajustes de producción acordada el pasado fin de semana por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios (OPEP+) los petroprecios lograron recuperar un poco las pérdidas del lunes.

El precio del barril de Brent para entrega en agosto terminó este martes en el mercado de futuros de Londres en 41.18 dólares, un 0.93 por ciento más que al finalizar la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un avance de 0.38 dólares respecto a la negociación del lunes, cuando cerró en 40.80 dólares.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este martes con un ascenso del 1.96 por ciento, hasta los 38.94 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de futuros del WTI para entrega en julio sumaron 0.75 dólares respecto a la sesión previa del lunes, cuando el Texas retrocedió un 3.44 por ciento.

Los precios del petróleo subieron pese al temor a que se produzca una recuperación débil de la demanda y que coincida con un exceso de oferta por la vuelta a la actividad de algunas productoras estadounidenses, que habían cerrado buena parte de sus pozos y plataformas para compensar las caídas por la pandemia de la COVID-19.

Al final del día impulsó los precios la perspectiva entre los analistas de que los inventarios de crudo en Estados Unidos se han reducido con respecto a la semana pasada, si bien el mercado espera a los datos oficiales que se publicarán mañana.

Además, los expertos están siendo cautelosos respecto a algunas naciones de la OPEP+ que durante estos meses no han cumplido con su parte de los recortes para devolver el equilibrio a los mercados energéticos.

Ayer Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos anunciaron que no seguirían adelante con un recorte adicional y voluntario a los acordados, de unos 1,18 millones de barriles por día (bpd), al que se habían comprometido en los meses anteriores.

Su decisión se debe, según los analistas, al descontento de estos tres países con los estados que no han cumplido su parte del acuerdo, como Irak o Nigeria, especialmente.

“Todos los ojos estarán puestos en cómo se desarrolla el virus a partir de ahora y si todas las demás variables de oferta permanecen estables. Los precios se moverán en una relación opuesta a los nuevos casos confirmados”, opinó en una nota el analista de Rystad Energy, Bjornar Tonhaugen.

En este contexto, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en julio sumó cerca de dos centavos hasta los 1,21 dólares el galón, y los de gas natural, que expiran en julio, restaron dos centavos hasta los 1,76 dólares por cada mil pies cúbicos.