El joven salió de la isla el pasado 4 de enero. Viajó a México en balsa, donde encajó en Yucatán. Ahí fue secuestrado por una banda de secuestradores, quienes lo trasladaron a una casa de seguridad en Mérida. Ahí, lo golpearon y grabaron.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).- Grupos criminales estarían secuestrando y torturando a migrantes cubanos que arriban a Yucatán, para, posteriormente, extorsionar a familiares que radican en Estados Unidos.

Según una investigación presentada en el programa En Punto de Televisa, los grupos criminales piden alrededor de 10 mil dólares para liberar al migrante cubano secuestrado.

El medio obtuvo videos y fotografías que detallan el modo de operación de estas bandas. El hecho fue ejemplificado con el caso de Daniel García, un cubano de 20 años.

El joven salió de la isla el pasado 4 de enero. Viajó a México en balsa, donde encajó en Yucatán. Ahí fue secuestrado por una banda de secuestradores, quienes lo trasladaron a una casa de seguridad en Mérida.

Ahí, lo golpearon y grabaron. El video fue enviado a los familiares de Daniel García, y lo muestra golpeado y en un interrogatorio.

Según la investigación, el grupo de secuestradores, integrado por cubanos y mexicanos, pedía 10 mil dólares por la liberación del joven.

Sin embargo, los familiares del joven levantaron una denuncia ante las autoridades de Las Vegas, Nevada, por lo que éstas se coordinaron con la Fiscalía General de la República (FGR), vía el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés).

Las autoridades mexicanas iniciaron las investigaciones y detectado que el grupo criminal operaba en una casa de seguridad ubicada en el fraccionamiento Pedregales de Tanlum, en Mérida.

Fue el pasado 11 de enero cuando autoridades estatales y federales rescataron al joven de 20 años, así como a cuatro cubanos más que estaban secuestrados en la misma casa.

A la par, detuvieron al cubano que supuestamente los grababa y torturaba, así como a una mexicana encargada del cuidado de los secuestrados.

Tanto Daniel como los cuatro cubanos secuestrados recibieron una visa humanitaria para permanecer en el país.