Durante su conferencia de prensa matutina, el Presidente también afirmó que también van a analizar el tema del tomate, pues afecta a los productores nacionales y tienen información de que hay intereses político-electorales en Estados Unidos, especialmente en La Florida, con vinculación a un partido y un legislador. 

Mientras tanto, Donald Trump celebró el potencial de crecimiento de su país, ya que la economía arroja “buenos números”. A través de su cuenta de Twitter, precisó que siguen con las negociaciones de distintos acuerdos comerciales.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que sostendrá una reunión con su gabinete para atender la posible amenaza de Estados Unidos de aplicar medidas compensatorias a las importaciones de acero mexicano, y aseguró que se trata de “decisiones aisladas”, las cuales no tienen nada que ver con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ni con los acuerdos logrados hace un mes.

“Hoy tenemos una reunión para tratar este asunto. Lo que Jesús Seade [Vicecanciller para América del Norte] me informa que es una medida distinta a la amenaza de aranceles que se presentó hace unos días, es de otro orden, sin embargo, vamos a atender este asunto”, dijo durante su conferencia matutina.

El Presidente destacó que las autoridades mexicanas mantienen una buena relación con los funcionarios estadounidenses, lo que, consideró, le da la confianza de poder enfrentar el nuevo desafío y hallar una solución al tema del tomate. Foto: Gobierno de México

Previamente, Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, celebró el potencial de crecimiento de su país, ya que la economía arroja “buenos números”. A través de su cuenta de Twitter, precisó que siguen con las negociaciones de distintos acuerdos comerciales.

“Muy buenos números en la economía. Mucho potencial de crecimiento. Se están negociando acuerdos comerciales o que se están configurando para la negociación. Hemos sido tratados muy injustamente (por decirlo suavemente) por otros países durante muchos años, ¡pero eso está cambiando!”, escribió.

Desde Palacio Nacional, López Obrador también afirmó que también van a analizar el tema del tomate, pues afecta a los productores nacionales y tienen información de que hay intereses político-electorales en Estados Unidos, especialmente en La Florida, con vinculación a un partido y un legislador.

“No puedo decir más porque debemos ser respetuosos. Vamos a hacer gestiones en los dos casos. Es injusto completamente que se estén cobrando aranceles, estas cuotas y lo que se dio a conocer ayer sobre el acero. Sí quiero separar estas medidas que son decisiones aisladas que no tienen que ver de manera directa con el Tratado de Libre Comercio. Es otro tema, incluso me decía Jesús Seade que tampoco con la resolución de quitar aranceles al acero y el aluminio”, aclaró a los medios de comunicación.

Además, destacó que las autoridades mexicanas mantienen una buena relación con los funcionarios estadounidenses, lo que, consideró, le da la confianza de poder enfrentar el nuevo desafío y hallar una solución al tema del tomate.

“Nos escuchan y hay respeto al Gobierno de México, como nosotros respetamos al Gobierno de Estados Unidos. Contamos con buenos negociadores, con buenos diplomáticos, que ya han tratado estos temas con representantes del Gobierno de Estados Unidos, Si hoy Jesús Seade habla a representantes del Gobierno de Estados Unidos, lo atienden, le contestan el teléfono y si solicita una audiencia o una entrevista, se la conceden y lo mismo Marcelo Ebrard con el Secretario de Estado”, finalizó.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos determinó ayer que existen motivos suficientes para imponer aranceles al acero estructural fabricado en México y en China, y descartó autorizar gravámenes para el mismo material hecho en Canadá.

“En las investigaciones de China y México, Comercio hizo determinaciones afirmativas, encontrando que los exportadores recibían subsidios sujetos a derechos compensatorios. (…) En la de Canadá, hizo una determinación negativa al encontrar que los exportadores recibían subsidios sujetos a derechos compensatorios a niveles mínimos”, apuntó en un comunicado.

El Gobierno de Estados Unidos optó por tomar medidas “antidumping” y antisubsidios contra el acero chino y mexicano al haber descubierto que las empresas de esos países recibían ayudas de entre el 30.30 y 177.43 por ciento y el 0.01 y 74.01 por ciento, respectivamente.

-Con información de EFE