El arzobisto de Puebla reiteró que para la iglesia católica, “el aborto es un asesinato, es un crimen”, y equiparó dicha acción a disparar contra una persona. Mientras el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Gabriel Biestro Medinilla, dijo que en la despenalización del aborto se escucharán todas las voces de la sociedad.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).- El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, lamentó que los diputados de la entidad discutan la despenalización del aborto, al que calificó como un “asesinato”.

Entrevistado por medios locales, el prelado dijo que le preocupaba que los diputados de Puebla discutieran la iniciativa “cuando hay necesidades más urgentes”.

Reiteró que para la iglesia católica, “el aborto es un asesinato, es un crimen”, y equiparó dicha acción a disparar contra una persona.

“Es como si yo les diera un balazo, o ustedes a mí. Es un crimen. El aborto es un crimen, un asesinato”, destacó.

ESCUHAMOS A TODOS: DIPUTADO

Por su parte, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Gabriel Biestro Medinilla, advirtió que en el tema de la despenalización del aborto se escucharán todas las voces de la sociedad y no solo se tomará en cuenta la opinión del arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, quien mantiene una ideología pro-vida.

En entrevista, Biestro Medinilla dijo que respeta el punto de vista de la iglesia católica. Sin embargo, dejó en claro que el trabajo de los diputados locales es tomar en cuenta todos los puntos de opinión.

Esto en relación a la declaración del arzobispo, quien dijo que los diputados de Puebla deberán atender temas prioritarios como la seguridad y garantizar servicios de la salud, antes de impulsar el tema de la interrupción legal del embarazo.

Una sola visión no se puede imponer a toda una sociedad. Estamos en contacto con el arzobispo, respetamos su derecho a decirlo y pensarlo pero nosotros como Congreso tenemos que pensar por toda una sociedad”, aseveró.

El diputado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) recordó que presentó un punto de acuerdo ante el Pleno del Poder Legislativo para que se salvaguarde la seguridad de los legisladores, y tengan libre decisión sobre diversos temas.

Por otro lado, negó que hubiera amenazado a los miembros de su bancada con la expulsión, en caso de que voten en contra de la iniciativa que permite que las mujeres no vayan a prisión cuando se practiquen un aborto.

Señaló que los legisladores conocían la línea ideológica del partido, y fueron elegidos por la ciudadanía por esta misma razón, por lo que deberán acatar la declaración de principios.

En mayo pasado, la Diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rocío García Olmedo propuso modificar las penas contras las mujeres que aborten.

La legisladora busca cambiar el artículo 342 del Código Penal, para incluir el trabajo comunitario como una de las penas.

Actualmente, dicho artículo refiere que “se impondrán de seis meses a un año de prisión a la madre que voluntariamente procure su aborto o consienta en que otro la haga abortar”.

Con la propuesta de la priista se pretende que el artículo 342 quede de la siguiente manera: “se impondrán de tres a seis meses de prisión a la mujer que voluntariamente practique su aborto o consienta que otro la haga abortar, o, tendrán de cien a trescientos días de labor comunitaria”.

-Con información de Central