El Código Penal vigente en la capital del país contempla penas por el robo simple calculadas a partir del monto de lo robado y, cuando se trata del robo de un celular, se establece “simple y sencillamente” la pena por el monto. En la propuesta de reforma entregada al Congreso local, el Gobierno capitalino plantea agregar como agravante al robo simple cuando éste sea “en contra de cualquier medio o dispositivos tecnológicos, tales como teléfonos celulares, laptops, tabletas, computadoras”, y que se suba de cuatro a ocho años de prisión adicionales.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).– El Gobierno de la Ciudad de México quiere “disminuir al máximo” el robo de celulares en la capital del país. ¿Cómo lo hará? La Jefa de Gobierno ha planteado dos acciones fundamentales: la primera –anunciada ayer lunes– es ir contra la venta de celulares robados en tianguis y una estrategia para que las víctimas de asaltos puedan dejar inservibles sus equipos al bloquearlos. La segunda incluye una serie de reformas al Código Penal de la capital del país en las que se busca, entre otras cosas, que el hurto de celulares, y de otros dispositivos y medios tecnológicos, tenga penas más severas y sea calificado como un agravante del robo simple.

Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno capitalina, explicó este martes, en conferencia de prensa, que su gobierno tiene como objetivo “combatir y disminuir el delito al máximo de robo de celular”, cuya estrategia incluirá también la mayor vigilancia en el transporte público y en las calle, que es donde más se da este delito.

“Tomamos la decisión de hacer dos acciones. Una, incrementar el delito asociado a robo de celular porque como lo he dicho el celular ya no es cualquier objeto, es un objeto que tiene identidad y mucha información de la persona y lo segundo es atajar el mercado ilegal de la venta de celulares”, recalcó la mandataria capitalina.

La Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y el asesor Néstor Vargas. Foto: Gobierno de la CdMx

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) de 2018, diariamente ocurrieron mil 972 robos de celular en la capital del país. Mientras, el Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia de la Ciudad de México, Salvador Guerrero Chiprés, estimó que el daño patrimonial por este delito fue cercano a 9.8 millones diarios en la Ciudad de México durante 2018, si se considera que el valor de cada equipo es de 5 mil pesos en promedio.

ENDURECER LAS PENAS

Ayer lunes, la Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez, entregó al Congreso local la iniciativa para diversas reformas del Código Penal capitalino y el proyecto de decreto para expedir la Ley de Seguridad Ciudadana. En la primera proponen endurecer las penas por delitos como el robo, sus agravantes y calificativos.

Rodríguez explicó a los diputados capitalinos que en la reforma al Código Penal se incluye “el robo simple a casa habitación, de identificaciones falsas o supuestas órdenes de autoridad, en vehículo particular, robo en transporte público, robo de automóvil, robo de autopartes; en contra de los transeúntes, en contra de cualquier medio o artificio técnico desarrollado a la luz de las nuevas tecnologías, tales como teléfonos celulares, laptops, tabletas, computadoras”.

Asó como el robo en contra de los cuentahabientes y “los cometidos por quien haya sido o sea miembro de algún cuerpo de seguridad ciudadana o personal operativo de empresas que presten servicios de seguridad privada, aunque no estén en servicio”.

El artículo 220 del Código Penal de la capital del país detalla las penas por el delito de robo simple. El documento vigente, en su fracción II, indica que si lo robado no excede 300 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México (que equivale a 84.49 pesos y da un total de 25 mil 347 pesos) se impondrá prisión de seis meses a dos años.

En la propuesta del Gobierno de Sheinbaum se busca elevar esa pena a entre dos y tres años de prisión.

Cuando el valor del objeto robado no excede los 63 mil 367 pesos (entre las 300 y las 750 unidades de la Cuenta Vigente), la pena actual es de dos a cuatro años de prisión. La propuesta pide elevar la pena mínima a tres años y dejar la máxima en cuatro.

Actualmente se da una pena de entre cuatro a diez años cuando lo robado excede las 750 unidades (más de 63 mil 367 pesos); y el proyecto enviado por el Gobierno capitalino busca que se eleve el mínimo a cinco años de prisión y el máximo a 14 años.

Néstor Vargas, asesor de la Jefatura de Gobierno y quien participó en los trabajos para las propuestas de reforma al Código Penal, explicó que las penas por el robo simple están calculadas a partir del monto de lo robado y actualmente, cuando se trata del robo de un celular, se establece “simple y sencillamente” la pena por el monto.

Sin embargo, el Código Penal de la Ciudad de México también contempla diversas agravantes del robo simple, como cuando se lleva a cabo en el transporte público o contra un traseúnte, entre otras, por las que se suma de dos a seis años de prisión a la pena por robo simple.

En la propuesta entregada al Congreso local, el Gobierno capitalino plantea agregar como agravante al robo simple cuando éste sea “en contra de cualquier medio o dispositivos tecnológicos, tales como teléfonos celulares, laptops, tabletas, computadoras”, y que se suba de cuatro a ocho años de prisión adicionales.

“En realidad se está incrementando solamente un año la pena mínima. Otra vez vuelvo al inicio, están en función de lo robado, y hay una pena mínima y una pena máxima por el robo simple y a eso se agregan las agravantes. Por ejemplo, el robo a casa habitación está agravado, el robo en transporte público, el robo a automóvil, el robo a autopartes está agravado, es decir, se toma la base del monto de lo robado más la agravante y si es con violencia también hay un agravante”, explicó Vargas.

Detalló que en la reforma que envió el Gobierno capitalino se pide ahora también agravar el robo de celular.

“Si tú robas, obviamente la pena por el robo simple del celular, va a ser una pena mínima y una pena máxima y a esa pena mínima y pena máxima le aumentas la agravante porque fue en un microbús, por ejemplo. Pero si además en el microbús, le quitaste a alguien, desapoderaste a alguien de su teléfono celular, vas a tener la pena por el robo simple más la agravante y si utilizaste un pistola, por ejemplo, vas a tener también una calificativa, le llama el derecho penal, entonces así es como está contemplado las penas en el ámbito penal”, ejemplificó.

A partir de este martes quedó prohibida la venta de celulares en tianguis de la CdMx. Foto: Cuartoscuro

VAN CONTRA VENTA EN TIANGUIS

Por su parte, Claudia Sheinbaum precisó que su Gobierno detectó que los celulares robados se venden en tianguis y concentraciones, y por ello, la primera acción que su Gobierno ha emprendido es decir que eso está prohibido. En la Gaceta Oficial de la Ciudad de México se publicaron este mismo martes los lineamientos de operación de mercados móviles, que incluye a tianguis y bazares, donde específica la prohibición de la venta de celulares.

“Queda estrictamente prohibida la venta de teléfonos celulares dentro de los mercados móviles en la movilidad de tianguis, bazares y complementarios”, se lee en el documento.

Los nuevos lineamientos también prohíben “realizar actividades de tatuajes, perforaciones y/o micro pigmentación” en los tianguis y bazares a fin de evitar riesgos sanitarios. También prohíbe la venta de medicamentos, y reitera la prohibición de la venta o consumo de bebidas alcohólicas en estos mercados móviles y en cien metros a la redonda.

Los lineamientos detallan que la venta de celulares, medicinas, de alcohol, de animales exóticos, y la realización de tatuajes, perforaciones o micro pigmentación se considerará una falta grave y dará lugar a la cancelación del permiso de operación de todo el tianguis o bazar.

La mandataria capitalina precisó que no se trata de criminalizar a los tianguistas “sino es una estrategia de disminuir la venta de celulares robados”. Cuestionada sobre si se ingresará a otro tipo de plazas comerciales donde también se ha detectado la venta de celulares robados, Sheinbaum Pardo aseguró que por ahora se comenzará en los tianguis y luego se entrarán “en otras áreas”.

También anunció que durante 15 días se realizará una jornada informativa en los tianguis y bazares de la capital del país para informar en primer instancia de la prohibición de la venta de celulares y otros productos. Luego se procederá al decomiso de productos prohibidos.

“Un proceso de información para que la gente que los vende no tenga ninguna una duda pues, de que en efecto está prohibido”, dijo Sheinbaum Pardo.

Estos operativos se harán en conjunto con el Instituto de Seguridad Ciudadana (SSC), el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) u la Procuraduría General de Justicia de la capital del país.

“Se trabaja en un operativo en donde vayan juntos Invea, Alcaldía, Procuraduría y Secretaría de Seguridad Ciudadana, entonces, no solamente se le va a retirar el permiso de la venta sino también si se encuentra que es robado lo que están vendiendo ya entrada la Procuraduría con sus propias sanciones”, precisó la Jefa de Gobierno.

¿CÓMO BLOQUEAR TU CELULAR?

A la par de estas acciones, ayer el Gobierno de la Ciudad de México anunció una serie de pasos para que los usuarios puedan bloquear y dejar inservible su equipo celular y su línea en caso de que les sean robados.

En la siguiente gráfica puedes ver los tres pasos a seguir para bloquear tu celular:

Lo único que necesitas tener es tu número IMEI (International Mobil Equipment Identity, por su siglas en inglés), se trata de un código de identificación que tiene cada uno de los teléfonos comercializados en el mundo.

La estrategia tienen como objetivo que el bloqueo sea más simple e incluye otras opciones: a través de la Aplicación Alameda Central, por medio de bloqueatucel.cdmx,gob.mx y con ayuda de “Victoria” (chatbot) mediante el envío de un mensaje de texto al #30303.