“Que está en la agenda y ha estado en la agenda del Gobierno de México este asunto, sí. Que se trata de un regalo, no. Es el cumplimiento de la ley y de un tratado internacional”, dijo el Gobernador de Chihuahua en una conferencia virtual.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).– Javier Corral Jurado, Gobernador de Chihuahua, aseguró la mañana de este jueves que la detención del exgobernador César Duarte Jáquez en Florida “no es un regalo” ni un favor del Gobierno de Estados Unidos, pues en realidad se trata de un tema que ha estado en la agenda de las autoridades mexicanas.

“México también extradita a varios presuntos delincuentes que tienen que ir a tribunales norteamericanos y Estados Unidos también hace lo propio [..]. Que está en la agenda y ha estado en la agenda del Gobierno de México este asunto, sí. Que se trata de un regalo, no. Es el cumplimiento de la ley y de un tratado internacional”, dijo en una conferencia virtual.

Desde la capital del estado, el funcionario consideró que es “claro y lógico pensar que este tema es una de las maneras en donde Estados Unidos está correspondiendo en lo que está en su ámbito de colaboración con el Gobierno de México, porque no es un asunto que salió de la ‘chistera'”.

Sin embargo, este caso, insistió, comenzó a desarrollarse desde el 2017, cuando se entregaron las primeras pruebas a la extinta Procuraduría General de la República (FGR). “De hecho las investigaciones en torno a la corrupción de Duarte vienen de hace cuatro años”, agregó.

“Es un proceso muy decantado, muy largo, como para decir ahora que es un asunto que surgió como si se intercambiaran favores. Es el cumplimiento de un tratado, no es un favor del Gobierno de Estados Unidos, es el cumplimiento de un tratado que México suscribió y que tiene en el centro del espíritu con que se adoptó el combate a la corrupción y la impunidad”, subrayó Corral Jurado.

Durante la transmisión, afirmó que “estamos ante uno de los casos de corrupción más importantes. Entonces sí lo puedo decir así, la relación de México y Estados Unidos tiene una agenda muy amplia”.

“Yo sí puedo dar testimonio de que en varios momentos de la relación México-Estados Unidos, y de los encuentros que ha tenido el Canciller Ebrard con funcionarios del Gobierno norteamericano, desde que se entregó la solicitud de extradición, él expresó con toda claridad la voluntad del Gobierno de México para concretar esa detención y esa extradición, porque existe la convicción y la certeza de que estamos ante uno de los casos de corrupción más importantes, que laceró y agravió, de mayor manera, a los chihuahuenses”, expuso el mandatario de la entidad.

Asimismo, señaló que las autoridades del estado tienen una relación estrecha con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR), por lo que han trabajado desde 2019 para armar los casos que se siguen en la Operación Justicia para Chihuahua y armar incluso casos en contra de servidores públicos, además del exgobernador César Duarte Jáquez.

En el caso de la Operación Zafiro, que involucra al exsecretario general del PRI y al exgobernador Duarte Jáquez en el desvió de millonarios recursos de las arcas de Chihuahua, planteó que se presentaron pruebas y amparos que fueron ya atraídos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Por ello, espera que todo el caso sea repuesto, pues fue descartado en el sexenio pasado.

El Fiscal General del Estado, César Augusto Peniche, explicó que Duarte Jáquez será presentado ante la justicia de Florida para que luego el Juez determine una fecha de audiencia, con el objetivo de que se hagan las exposiciones de las autoridades de Estados Unidos y la defensa de Duarte.

No sabemos, aclaró, cuánto tiempo puede llevar este proceso de extradición. Por lo pronto, indicó que la petición de extradición del Gobierno mexicano se basa en una carpeta de investigación que ha sido armada con todos los casos que le inculpan.

En esta fotografía de archivo del 5 de octubre de 2012, César Duarte, en ese entonces Gobernador del estado mexicano de Chihuahua, asiste a la 30ma Conferencia de Gobernadores Fronterizos en Albuquerque, Nuevo México.

En esta fotografía de archivo del 5 de octubre de 2012, César Duarte, en ese entonces Gobernador del estado mexicano de Chihuahua, asiste a la 30ma Conferencia de Gobernadores Fronterizos en Albuquerque, Nuevo México. Foto: Susan Montoya Bryan, archivo, AP

“No hay problema de si Chihuahua o la autoridad federal será quien atraiga el caso, pues el exgobernador tiene que responder a delitos de ambos ámbitos”, explicó el encargado de la Unidad de Inteligencia Financiera local.

Mientras que el Gobernador Corral sostuvo que en el caso de César Duarte no sólo se armó una red local para desviar dinero del estado y transferir recursos con fines partidistas, sino que también se creó una red de protección que el exgobernador fue construyendo a lo largo de su mandato y fue transversal.

“Hay que recordar que el exgobernador tuvo la protección hasta el último día del mandato del expresidente Peña Nieto. Él fue quien le colocó un manto de protección, de impunidad, de la que había gozado hasta el día de ayer. Sin embargo, con la entrada del nuevo Gobierno cambió esa suerte y hubo una voluntad política genuina”, acusó.

“Duarte compró silencios, intervino en partidos, se les entregaba dinero y se les obligaba a firmar recibos para confirmar que él se los estaba dando, es lo que ahora conocemos con la nómina secreta”, aclaró.

El mandatario chihuahuense indicó que la nueva solicitud de extradición se formuló “con base en los asuntos más relevantes que estaban pendientes y fue como en enero de este año la Fiscalía General de la República entregó a la SRE la solicitud formal, ésta a su vez al Departamento de Estado”.

El Fiscal estatal dijo, además, que en la Operación Justicia para Chihuahua hay de 40 a 50 carpetas de investigación, y que seguramente en las próximas semanas se darán a conocer nuevas órdenes de aprehensión.