La compañía estadounidense anunció que comenzará la fase 1 de una versión inhalada de remdesivir para evaluar la seguridad, tolerabilidad y farmacocinética en pacientes sanos y con síntomas leves de COVID-19.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).- La farmacéutica estadounidense Gilead Sciences anunció el día de ayer que comenzará a probar una versión inhalada de su medicamento estrella para tratar a pacientes con COVID-19, remdesivir, con la finalidad de facilitar la administración del fármaco a pacientes no hospitalizados.

“Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, Gilead ha movilizado su profunda experiencia en virología para evaluar rápidamente el potente antiviral en investigación, remdesivir, para evaluar su seguridad y eficacia como una posible opción de tratamiento para pacientes con COVID-19. Con datos prometedores que surgen de los ensayos clínicos aleatorizados de remdesivir intravenoso administrado a pacientes hospitalizados, quedó claro que se necesitaban esfuerzos para investigar el potencial del medicamento en el ámbito ambulatorio”, declaró la compañía a través de un comunicado.

Actualmente, remdesivir se administra a través de vía intravenosa a pacientes hospitalizados en estado grave que requieran de oxígeno suplementario, por lo que resulta inaccesible a pacientes con síntomas leves de la enfermedad.

“Se han realizado importantes esfuerzos de investigación para administrar remdesivir en un formato inhalado y nebulizado. Nos complace anunciar el inicio de la fase 1 de un estudio clínico para evaluar la seguridad, tolerabilidad y farmacocinética de una solución de remdesivir inhalada en investigación en voluntarios sanos”.

“Según la comprensión científica actual, el tracto respiratorio superior es el sitio más frecuente de infección por SARS-CoV-2 en las primeras etapas de la enfermedad. La administración de remdesivir directamente al sitio primario de infección con una solución inhalada nebulizada puede permitir una administración más específica y accesible en pacientes no hospitalizados y una exposición sistémica potencialmente menor al medicamento”, reza el texto.

El ensayo aleatorizado contará con la participación de 60 estadounidenses sanos de entre 18 y 45 años. Además, la compañía indicó que llevará a cabo un estudio clínico adicional en pacientes con la enfermedad que no requieran de hospitalización.

“Los ensayos clínicos adicionales que evalúan remdesivir en combinación con medicamentos antiinflamatorios, en poblaciones de pacientes vulnerables y en entornos ambulatorios están en curso o planeados para iniciarse en el futuro cercano”.

Aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para uso de emergencia, y recientemente autorizado para su comercialización por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), el remdesivir, inicialmente pensado para el tratamiento del ébola, se ha convertido en uno de los fármacos más importantes en la lucha contra el SARS-CoV-2, ya que interviene con la capacidad de replicación del virus.

En un estudio dirigido por el Gobierno estadounidense, el remdesivir acortó en 31 por ciento el tiempo de recuperación: 11 días en promedio contra 15 días para aquellos que recibieron la atención habitual. Lo que no ha mejorado es la supervivencia, según los resultados preliminares. Los pacientes en estado grave se recuperan una media de cuatro días antes de lo habitual.

El medicamento ha despertado controversia al anunciar que costará 2 mil 340 dólares por tratamiento para personas con seguro médico en Estados Unidos y otros países desarrollados y tendrá un precio de 3 mil 120 dólares para pacientes con seguro privado. Lo que desembolsen los pacientes dependerá de su seguro, los ingresos y otros factores.

-Con información de AP