Los cálculos de la ONU facilitados a los participantes cifraban en 116.9 millones de dólares (unos 99 millones de euros) las necesidades más urgentes a raíz de la explosión de dos mil 750 toneladas de nitrato de amonio, que dejó además a unas 300 mil personas sin casa por daños en sus viviendas.

Ciudad del Vaticano, 9 de agosto (EFE).- El papa Francisco invitó hoy a la comunidad internacional a promover una “generosa ayuda” al Líbano para superar la catastrófica explosión del puerto de Beirut y deseó que la convivencia en el país renazca fuerte.

“La catástrofe del pasado martes interpela a todos, a partir del pueblo libanés, a colaborar por el bien común de ese país (…) Renuevo mi llamamiento para una generosa ayuda por parte de la comunidad internacional”, señaló el pontífice tras el Ángelus.

Las Naciones Unidas y Francia organizan esta domingo una videoconferencia internacional de donantes para ayudar de forma inmediata a la población libanesa tras la devastadora explosión registrada el pasado martes en el puerto de su capital, Beirut.

Francisco dio instrucciones para el clero católico en ese país: “Por favor, pido a los obispos, sacerdotes y religiosos de Líbano que estén cerca del pueblo y vivan con un estilo de vida marcado por la pobreza evangélica, sin lujo, porque vuestro pueblo sufre mucho”, indicó.

El pasado viernes el Vaticano ya comunicó que el papa había decidido una primera ayuda de 250 mil euros al Líbano.

Un perro del equipo de rescate francés busca sobrevivientes en el lugar de la explosión masiva en el puerto de Beirut, el viernes 7 de agosto de 2020. Tres días después de que una explosión masiva sacudiera Beirut, matando a unas 150 personas y causando devastación generalizada, los rescatistas todavía están buscando sobrevivientes y el gobierno está investigando qué causó el desastre. Foto: Thibault Camus, AP.

El pontífice, una vez rezado el Ángelus, habló sobre el Líbano a los fieles que le escuchaban desde la plaza de San Pedro y lo puso como “modelo de convivencia” entre culturas y credos.

“Esa convivencia ahora es muy frágil, lo sabemos, pero rezo que con la ayuda de Dios y la leal participación de todos, pueda renacer libre y fuerte. Invito a la iglesia a estar cercana al pueblo en su calvario, como hace en estos días, con solidaridad y compasión, con el corazón y las manos abiertas a compartir”, instó.

El papa también recordó el 75º aniversario del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki, un lugar que él mismo visitó el año pasad, y llamó a las potencias y países a comprometerse por un mundo “totalmente libre de armas nucleares”.

La comunidad internacional se comprometió este domingo a movilizar 252.7 millones de euros en ayuda de urgencia para la población del Líbano, tras la explosión del martes en el puerto de Beirut que dejó 158 muertos y más de seis mil heridos.

Esa cantidad, de la que informó la Presidencia francesa, fue decidida en una videoconferencia de donantes en la que París y Naciones Unidas reunieron a una treintena de mandatarios y altos responsables de todo el mundo y de instituciones como la Unión Europea (UE) o el Banco Mundial para coordinar el apoyo inmediato al Líbano.

Su objetivo era responder a las necesidades más urgentes sobre el terreno, especialmente en los ámbitos médico, sanitario y alimenticio, y avanzar que más a largo plazo sus participantes están dispuestos a respaldar la recuperación económica y financiera libanesa, si las autoridades locales se comprometen a efectuar reformas de peso.

Este encuentro -convocado el jueves en Beirut por el presidente francés, Emmanuel Macron- contó con la participación de los mandatarios de Estados Unidos, Donald Trump; de Brasil, Jair Bolsonaro, y del propio Líbano, Michel Aoun, así como del jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, entre otros.

Los cálculos de la ONU facilitados a los participantes cifraban en 116,9 millones de dólares (unos 99 millones de euros) las necesidades más urgentes a raíz de la explosión. Foto: Christophe Simon, AP

COORDINACIÓN DE LA AYUDA POR LA ONU

La declaración final subraya que “el Líbano no está solo” y que el apoyo debe ofrecerse de forma eficiente y transparente, directamente a la población libanesa y bajo la coordinación de Naciones Unidas.

Los cálculos de la ONU facilitados a los participantes cifraban en 116.9 millones de dólares (unos 99 millones de euros) las necesidades más urgentes a raíz de la explosión de dos mil 750 toneladas de nitrato de amonio, que dejó además a unas 300 mil personas sin casa por daños en sus viviendas.

Aunque ni Aoun ni el líder del partido proiraní, Hasan Nasralá, quieren que en la investigación de los hechos participen extranjeros alegando la soberanía del Líbano para manejar sus asuntos, Macron fue firme este domingo a la hora de reclamar unas pesquisas independientes.

“Este ofrecimiento de ayuda incluye igualmente un apoyo a una investigación imparcial, creíble e independiente sobre las causas de la catástrofe. Es una petición fuerte y legítima del pueblo libanés. Es una cuestión de confianza. Los medios están disponibles y deben ser movilizados”, dijo Macron, al inaugurar la cita.

NECESIDAD DE REFORMAS

La ayuda, según se ha precisado desde Francia, no es un “cheque en blanco”. Aunque los fondos de urgencia se ofrecen sin condiciones, el apoyo posterior sí está supeditado a cambios profundos en un país en crisis.

“Ha llegado el momento de despertar y actuar. Las autoridades libanesas deben poner en marcha ahora las reformas políticas y económicas solicitadas por el pueblo libanés, que permitirán a la comunidad internacional actuar de forma eficaz junto con el Líbano para su reconstrucción”, añadió Macron.

De momento, el primer ministro del Líbano, Hasan Diab, consideró este sábado que la forma de salir de esta crisis es a través de unas elecciones anticipadas y se mostró dispuesto a encabezar un gabinete durante dos meses para llegar a los comicios.

Su promesa se produjo en una jornada de protestas que derivó en violentos enfrentamientos entre manifestantes y Policía en Beirut y que se saldaron con un agente muerto y 250 heridos, antes de continuar este domingo por segundo día consecutivo.

“El Líbano necesitará mucho apoyo para abordar los daños causados y debemos trabajar juntos para brindarlo de la manera más eficaz y coordinada”, destacó Sánchez, quien ofreció prestar ayuda humanitaria a través de la UNIFIL, misión de mantenimiento de paz y de estabilidad de la ONU al sur del Líbano en la que España, con 610 militares, es el segundo contribuyente de tropas.