Documentación y equipo de computo fue sustraido. @desinformémonos

Documentación y equipo de computo fue sustraido. @desinformémonos

Ciudad de México, 9 de septiembre (SinEmbargo).– El domicilio de la reportera de la revista Contralinea, Elva Mendoza, y Flor Goche, colaboradora de la misma revista y también reportera de Desinformémonos, fueron allanados el día de ayer y fueron sustraídos documentos de trabajo y equipo de computo, denunciaron ambos medios este día.

El departamento de las trabajadoras de los medios de comunicación, ubicado en la delegación Cuauhtémoc, Distrito Federal, no tenia las chapas forzadas y objetos de valor como una pantalla de televisión y dinero, entre otros, no fueron robados.

Las reporteras son beneficiarias del Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, al que ingresaron luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictara medidas cautelares a su favor y de los demás integrantes del equipo de la revista Contralinea.

Flor Mendoza y Flor Goche cuentan con un botón de pánico como parte de las medidas que les fueron otorgadas.

Según da a conocer Desinformémonos, los operadores del Mecanismo fueron notificados de manera inmediata, pero no dieron respuesta bajo el argumento de que no tienen facultad de investigación. Además de que no acompañaron a las reporteras a presentar su denuncia ante las instancias correspondientes.

Flor Goche da seguimiento a la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y a violaciones de derechos humanos y feminicidios.

Mientras que las líneas de investigación que sigue Elva Mendoza son megaproyectos de inversión, devastación ambiental, transgénicos y destrucción de patrimonio.