Los gatos dejan huellas de muchas maneras, incluyendo las huellas de sus sueños. Algunas veces, por sus huellas podemos adivinar cómo nos ven.