El Gobierno de México se ha comprometido a reforzar los controles para evitar la entrada de armas desde Estados Unidos a México y ha pedido a Washington colaboración en este sentido, ya que gran parte de las armas que luego caen en manos del crimen organizado mexicano procede del vecino del norte.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Integrantes de la Guardia Nacional detuvieron a un menor de nacionalidad estadounidense en la garita de Nogales, Sonora, frontera con Arizona, que transportaba tres armas de grueso calibre, dos armas cortas, once cargadores y más de siete mil cartuchos, informaron autoridades.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) indicó en un comunicado que la detención tuvo lugar durante una revisión en dicho cruce fronterizo cuando el menor, que conducía un vehículo, al ver a los agentes no atendió la orden de detenerse y chocó unos metros más adelante. El arsenal estaba en los asientos del coche.

El Gobierno de México se ha comprometido a reforzar los controles para evitar la entrada de armas desde Estados Unidos a México y ha pedido a Washington colaboración en este sentido, ya que gran parte de las armas que luego caen en manos del crimen organizado mexicano procede del vecino del norte.

De hecho, la masacre de tres mujeres y seis niños el lunes en Sonora, que ha conmocionado dentro y fuera de México, fue realizada, según las autoridades del gobierno mexicano, con rifles de asalto de procedencia estadounidense.

Arsenal decomisado al menor. Foto: Especial

Arsenal decomisado al menor. Foto: Especial

CÁRTELES RECLUTAN MENORES EN MÉXICO Y EU

Los carteles mexicanos de Sonora ya no dan abasto y están reclutando a menores de edad residentes de Arizona para pasar drogas “fuertes” a Estados Unidos, dijo a Efe el alguacil del condado Santa Cruz (Arizona), Tony Estrada.

El jefe de policía de este condado fronterizo con el estado de Nogales (México) explicó que estos grupos criminales han reforzado sus tácticas para reclutar gente joven de Arizona, a los que “engañan” para traficar drogas de alto efecto.

“Ya no los detiene la edad. Aparte los hacen cruzar drogas pesadas como fentanilo, metanfetamina, heroína y cocaína, atrás quedó la marihuana”, explicó.

El uniformado indicó que el condado de Santa Cruz es el corredor más activo en tráfico de drogas, ya que conecta las carreteras de Sonora (México) con las de Tucson (Arizona), por donde pasan miles de vehículos diariamente y, debido a la carencia de personal y especialistas en narcóticos, los traficantes “prefieren contrabandear por esas garitas”.

“La realidad es que en las garitas no hay suficiente personal. Actualmente hay más de 100 vacantes en Nogales, por lo que no se cuenta con bastantes elementos para investigar, así que el flujo de actividades ilícitas no se detiene”, lamentó.

Estrada dijo que en los más de 50 años que lleva activo como alguacil ha visto cómo han crecido los carteles en la frontera y cómo la guerra por distribuir la droga en Estados Unidos se ha vuelto más “peligrosa”.

“Nada más este miércoles tuvieron que cerrar una de las garitas del condado de Santa Cruz por una balacera de lado mexicano. No paran las guerras por el tráfico en las fronteras ya que Estados Unidos es el principal consumidor de drogas”, explicó.

 Dijo que la demanda de drogas en los Estados Unidos es un negocio altamente rentable y que los carteles ya no se dan abasto y están abordando a personas de Arizona para contrabandear narcóticos.

Raúl Rodríguez, detective de la Oficina del Fiscal del Condado de Santa Cruz, dijo a medios locales que los carteles se están quedando sin adolescentes para reclutar en el área metropolitana de Nogales, por lo que ahora están reclutando en nuevos lugares a través de las redes sociales, videojuegos, el “boca a boca” o los viajes a México.

Alan Regalado, portavoz del sector de Aduanas y Protección Fronteriza de Tucson indicó a ABC15 que el número de menores de Arizona arrestados por contrabando es “alarmante”.

Regalado agrega que el aumento del número de menores de Arizona arrestados por tráficos ilegales es alarmante, y que también se está luchando con el contrabando hacia el sur: adolescentes estadounidenses que trafican armas, municiones y dinero a México.

El agente de CBP explica que ha visto a niños de todo tipo de procedencia caer entre manos de los cárteles. En ocasiones, asegura, se trata de menores de buena familia, con recursos a disposición y sin necesidad de cumplir actividades delictivas. Al preguntarles por qué lo hicieron, la respuesta puede ser: “porque me da popularidad”.

– Con información de EFE