Si bien la restricción era ignorada por algunos restaurantes y cafés en la ciudad de Yida y en algunos hoteles lujosos de Riad, la decisión consagra por escrito un tema que ha sido sumamente delicado para los saudíes más tradicionalistas para quienes la separación de los sexos es un asunto de moralidad religiosa.

Por Abdullah Al-Shihri y Aya Batrawi

Riad, 9 de diciembre (AP).— Las mujeres en Arabia Saudí ya no tendrán que usar entradas separadas de los hombres y quedar detrás de particiones en restaurantes, en las más recientes reformas dentro del reino ultraconservador.

La decisión, que elimina una de las segregaciones por sexo más evidentes en Arabia Saudí, fue anunciada discretamente el domingo en un comunicado denso y verboso del Ministerio de Asuntos Rurales y Municipales.

Si bien la restricción era ignorada por algunos restaurantes y cafés en la ciudad de Yida y en algunos hoteles lujosos de Riad, la decisión consagra por escrito un tema que ha sido sumamente delicado para los saudíes más tradicionalistas para quienes la separación de los sexos es un asunto de moralidad religiosa. A pesar de ello, los países musulmanes vecinos no tienen iguales restricciones.

Apenas en 2018, el Gobierno saudí aprobó una ley que permite a las mujeres conducir automóvil. Foto: AP.

Los restaurantes y cafés de Arabia Saudí, incluyendo cadenas occidentales como Starbucks, son segregados por secciones “familiares” donde las mujeres están solas o acompañadas por familiares varones, y secciones de “individuales” donde sólo pueden estar hombres.

Muchos locales tienen además entradas separadas para las mujeres y particiones o secciones especiales para familias donde las mujeres no son visibles a hombres individuales. En cafés o restaurantes pequeños no hay espacio para la segregación, simplemente no se le permite entrar a las mujeres.

Como reflejo de lo sensible del tema, el comunicado donde se anuncia la decisión fue publicado por la agencia de noticias local, la Saudi Press Agency. El comunicado incluye ciertos requerimientos para aplicar la nueva norma en edificios, escuelas, tiendas y establecimientos deportivos, entre otros.