Para 2020, la Secretaría de Hacienda estima recaudar 342 mil 053 millones de pesos por el IEPS a los combustibles automotrices, el equivalente a 9.7 por ciento de los ingresos tributarios totales. Sin embargo, si escala el conflicto entre Estados Unidos e Irán estarían en riesgo.

Al ser México un país importador de gasolinas por la incapacidad refinadora de Pemex, y ante la promesa presidencial de no aumentar sus precios, la Secretaría de Hacienda tendría que expandir el subsidio impactando a las finanzas públicas que ingresan más por impuestos que por petróleo.

Ciudad de México, 10 enero (SinEmbargo).– México, otra vez, está sometido a las acciones del Presidente Donald Trump, actualmente en campaña para buscar su reelección en noviembre. El aumento en el precio de la mezcla mexicana se traduce en ingresos públicos extras, pero –ante el fracaso de la Reforma Energética del Gobierno de Enrique Peña Nieto– seguimos siendo un país importador por lo que si la tensión entre Estados Unidos e Irán se prolonga, la recaudación de impuestos por los combustibles corre riesgo, previeron analistas energéticos.

En el peor de los escenarios por una escalada del conflicto, “el precio de las gasolinas internacional se movería, pero también hay que cruzar esto con la promesa presidencial que se sigue reiterando de que en México no van a incrementar por lo que habría más subsidios a las gasolinas utilizando el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) como amortiguador. Eso pondría una tensión importante en las finanzas públicas”, afirmó Pablo Zárate, consultor en energía.

Durante 2019 el precio de la Magna, Premium y diésel se mantuvo estable, monitoreado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Ayer jueves la Magna cotizó en promedio en 19.52 pesos por litro, la Premium en 20.86 pesos y la diésel en 21.27 pesos, reportó PetroIntelligence, luego de que la Secretaría de Hacienda (SHCP) actualizó las cuotas del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) desde el 1 de enero a 4.95 pesos por litro en la Magna, 4.18 pesos para la Premium y 5.44 pesos para el Diésel, aunque mantuvo el subsidio.

La Secretaría de Hacienda actualizó las cuotas del IEPS de combustibles, pero mantuvo los subsidios. Foto: Cuartoscuro.

De enero a noviembre de 2019, las arcas públicas ingresaron por el IEPS de gasolinas 271 mil 097 millones 600 mil pesos, un 57.8 por ciento más que en el mismo periodo de 2018, de acuerdo con cifras de Hacienda, instancia que prevé este año obtener por ese impuesto 342 mil 053 millones 600 mil pesos, lo que representa el 9.7 por ciento de los ingresos tributarios esperados en 2020 (3 billones 505 mil millones de pesos frente a los 574 mil 535 millones por ingresos petroleros).

El Secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, recomendó esta semana ampliar la base fiscal de México más allá de ingresos petroleros, ya que la mayor parte del Producto Interno Bruto (PIB) nacional se genera desde el sector no petrolero.

EL BENEFICIO A LAS ARCAS

El primer viernes de este año, Qasem Soleimani, jefe de la unidad de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, murió en un ataque con aviones no tripulados en Bagdad, Iraq, por órdenes del Gobierno estadounidense. El país asiático respondió con ataques con misiles a dos bases de América, pero el Presidente Donald Trump emitió un mensaje de contención, solo anunciando sanciones económicas. Posteriormente el Gobierno iraní declaró que “no busca una escalada o una guerra”, pero se defenderá ante “cualquier agresión”.

El Secretario de Hacienda Arturo Herrera explicó a la prensa que “siempre que hay un conflicto en Medio Oriente, lo que se piensa es que puede haber una disminución de la oferta de petróleo” por lo que los petroprecios aumentan. Con ello, entran más ingresos a Petróleos Exploración y Producción.

“El impacto inmediato es un incremento en los precios del petróleo, lo cual le permite al Gobierno recibir más ingresos por la exportación de petróleo y en principio trae un beneficio a las finanzas públicas. Aunque se prevé que sea pasajero”, dijo el especialista en el sector Arturo Carranza.

Por cada dólar que suba el crudo, hay un incremento de 1.1 millones de dólares diarios en los ingresos petroleros. Los picos de los precios del petróleo observados, expuso Zárate, están basados en cómo se anticiparon los inversionistas a una posible escalada del conflicto, “pero esas especulaciones se han ido desinflando” por los mensajes del Gobierno de Estados Unidos e Irán. “Parece que los mercados les están creyendo”.

El impacto inmediato fue en los precios internacionales del petróleo. Foto: Cuartoscuro.

El petróleo Brent, el de referencia, ha cotizado estos días en el mercado hasta en 70 dólares el barril, el WTI en 60 dólares y la mezcla mexicana lo hizo hasta en 58 dólares, un nivel no visto desde julio de 2019.

“Pero –agregó el analista Carranza– en caso de que se prolongue la volatilidad y el mercado del petróleo no tenga la capacidad para asimilarla tendría un efecto negativo, porque México importa el 70 por ciento de las gasolinas y eso significaría un gasto extra que tendría que hacer la Hacienda Pública”.

El consultor Pablo Zárate dijo que afecta tanto a Pemex Transformación Industrial como a PMI Comercio Internacional por comprar productos más caros de los mercados internacionales, como las gasolinas y gas natural.

Hasta noviembre de 2019, Pemex produjo en promedio 202.7 miles de barriles diarios de gasolinas e importó en promedio 520.7 miles de barriles diarios.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado que el Gobierno anterior dejó “morir” a Pemex, por lo que buscan rescatarlo. El plan energético del Gobierno federal es, además de estabilizar la producción de barriles, es rehabilitar las seis refinerías y se encuentra en construcción una más en Dos Bocas, Tabasco, que se prevé empiece operaciones en 2022.

GOLPE A LAS FINANZAS PÚBLICAS 

Para garantizar los ingresos petroleros, la Secretaría de Hacienda establece un seguro para cubrir el precio de la mezcla mexicana ante la conocida volatilidad en los mercados petroleros conocido como coberturas petroleras. Si al final del año el precio promedio del crudo está por abajo de los 49 dólares el barril establecidos en el Presupuesto de la Federación, el Gobierno recibe un recurso por esa diferencia. Y, para no afectar el precio de las gasolinas por los cambios en los mercados internacionales, otorga un subsidio o estímulo fiscal.

El jueves, el Secretario de Hacienda informó que el costo anual de la cobertura petrolera ronda los mil millones de dólares.

“Ahorita el precio del petróleo está todavía por encima de los 50 dólares por barril por lo cual no hay necesidad de usar las coberturas”, afirmó Paul Sánchez Campos, director de Ombudsman Energía México, quien tampoco espera que los petroprecios se mantengan a largo plazo entre los 60 o 70 dólares el barril.

México cuenta con coberturas petroleras para garantizar los ingresos. Foto: Cuartoscuro.

Sin embargo, “en el caso de que sí suceda, como estamos importando más gasolinas cada día y exportando menos petróleo pues el problema que te encuentras es con eso: puedes tener una recaudación negativa [del IEPS de combustibles]”, afirmó.

Aunque, concluyó el consultor Pablo Zárate, esas posibles pérdidas “de alguna manera se contrarestan con los mayores ingresos  que Pemex Exploración y Producción tendría por el aumento de precios” en el crudo.