Si decides consumir huevo, la siguiente información te ayudará a entender las diferentes características entre los dos principales sistemas de producción de huevos en México: convencional (producción en jaula) y sistemas libres de jaula (de mayor bienestar animal).

Ciudad de México, 10 de febrero (SinEmbargo).- En 2018, vimos un enorme progreso en el trato hacia los animales en la producción alimentaria alrededor del mundo y en México, especialmente relacionado con el movimiento en favor del huevo libre de jaula. Como lo he mencionado en artículos anteriores, la mayoría de las gallinas ponedoras en México, y en la región, están confinadas toda su vida en jaulas tan pequeñas que apenas pueden moverse o estirar sus extremidades. Afortunadamente, consumidores y empresas alimentarias líderes están rechazando esta práctica y están cambiando a huevo de gallina libre de jaula.

Algunas de las victorias más destacadas del año pasado incluyen Le Pain Quotidien, Mr. Sushi, Grupo Fiesta Fiesta, Ferrero y otras empresas mexicanas del sector que se comprometieron públicamente a usar únicamente huevos de productores que no confinan en jaulas a las gallinas.

No puedo dejar de enfatizar a nuestros lectores que el progreso visto en los últimos años está sucediendo debido a que la industria alimentaria está notando que consumidores como tú se preocupan por el trato de reciben los animales en la producción alimentaria y no están aceptando más prácticas inhumanas como la inmovilización de animales en jaulas. Al tener información disponible, y ser capaz de entender los problemas de bienestar en la producción alimentaria, los consumidores están tomando decisiones de compra más responsables y están escogiendo alternativas libres de jaula o a base de vegetales.

Si decides consumir huevo, la siguiente información te ayudará a entender las diferentes características entre los dos principales sistemas de producción de huevos en México: convencional (producción en jaula) y sistemas libres de jaula (de mayor bienestar animal). Espero esta información te sirva de guía en tu próxima visita al supermercado:

1. Huevo convencional (también conocidos como “huevo de jaula en batería”): la gran mayoría de la producción de huevo en México tiene lugar dentro de instalaciones donde hay jaulas en batería. Éstas son jaulas de metal que alojan de tres a diez gallinas por jaula durante toda su vida. El espacio promedio para cada gallina es el de una hoja tamaño carta; el cual, les impide caminar, estirar sus alas por completo, volar, o desempeñar cualquier otro comportamiento importante para su bienestar.

Sistema de producción de huevo en Jaulas en Batería. Foto: Humane Society International México

2. Huevo libre de jaula: las gallinas son criadas en galpones libres de jaulas (sin acceso al exterior). El diseño del galpón deberá incluir nidos, perchas, e idealmente un área para darse baños de polvo para limpiar su plumaje y desempeñar otros comportamientos importantes.

Sistema de producción de huevo Libre de jaula. Foto: Humane Society International México

En este sistema enriquecido, las gallinas podrán desempeñar más comportamientos naturales como escoger un nido apartado y privado donde poner su huevo, ejercitarse cuando caminan o vuelan, descansar en perchas, entre otros. Todos estos comportamientos les son negados a las gallinas confinadas en jaulas.

Gallina anidando. Foto: Humane Society International México

3. Huevo de libre pastoreo: en este sistema, las aves son alojadas dentro de un galpón sin jaulas, igual que el “huevo libre de jaula”, pero también se requiere que tengan acceso al exterior, idealmente a un área verde. Se les permite salir fuera del galpón durante el día y con acceso libre al mismo para alimentarse, tomar agua y descansar. Por la noche, duermen dentro del galpón sobre perchas.

Sistema de producción de huevo de Libre Pastoreo. Foto: Humane Society International México

4. Huevo orgánico: el diseño de este sistema es muy similar al de libre pastoreo; no hay jaulas y las gallinas tienen acceso a un área fuera del galpón; y además deben cumplir con otros estándares establecidos en la Ley de Productos Orgánicos, como la alimentación, el uso de antibióticos, etc., y contar con el sello oficial, entre otros requisitos.

Gracias a todos ustedes por todo lo que hicieron en 2018 para ofrecer a los animales una mejor vida. Este 2019, sigamos levantando nuestra voz en favor de los animales y continuemos creando un México más compasivo para todos los animales.