Alberto Athié Foto: Cuartoscuro

Alberto Athié  pide que se tipifique el delito de “pederastia organizada” Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 10 de abril (SinEmbargo).– La violación y abuso sexual de un niño por sacerdotes católicos debe tipificarse como un delito de “pederastia organizada” y sancionar no sólo a los pederastas, sino también a todos los implicados de la Iglesia Católica que los protegen, afirmó el ex cura Alberto Athié Gallo en entrevista con SinEmbargo.

El ex sacerdote de la Arquidiócesis de México reveló ayer que familiares de al menos 100 niños se acercaron a él para informarle que había denuncias detenidas ante distintas agencias del Ministerio Público en San Luis Potosí, en contra del cura católico Eduardo Córdova Bautista por el delito de pederastia. La acusación de Athié encontró eco rápidamente en San Luis Potosí, donde la Subprocuraduría de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar de la Procuraduría General de Justicia del Estado informó que no existen denuncias contra Córdova Bautista, al menos en la Zona Centro del Estado.

Pero el ex sacerdote insiste en que las denuncias fueron interpuestas, porque él habló con las familias. “Ya tenemos contactados a varios abogados en San Luis Potosí que están trabajando en las denuncias”, dijo.

“Yo no soy quien lleva esas denuncias, pero a mí me llegó la información por parte de las familias que aseguraron que interpusieron denuncias ante el Ministerio Público y que están detenidas. Por supuesto que vamos a darle seguimiento al caso y va a ir saliendo información”, dijo ayer Alberto Athié sobre la versión de las autoridades potosinas.

Athié indicó que en el caso de Córdova Bautista hay una complicidad sistemática de la Iglesia Católica que salpica hasta la Santa Sede, la cual reconoció, “a través de un estudio secreto, la culpabilidad de sacerdote”. Pero lejos de pedirle que se entregue a las autoridades por los delitos cometidos, sólo lo removió del cargo.

“Por ello se debe de tipificar el delito de pederastia organizada, porque en el caso de Eduardo Córdova y de otros tantos casos, como el de Oaxaca, donde un sacerdote abusó de 45 niños de las comunidades indígenas. No se puede entender cómo se pudieron llevar a cabo abusos a tantos niños, en tantos lugares, por qué fue encubierto por la institución. Un sacerdote debería ser procesado como cualquier ser humano, no debe haber ningún privilegio”, expuso.

AUTORIDADES PROTEGEN A BAUTISTA

En el caso de Córdova Bautista existe una larga historia de años de abusos cometidos en contra de los menores de la diócesis, pero aunque existen denuncias de los padres de familia desde hace tiempo, los arzobispos de San Luis Potosí siempre lo protegieron, dijo Athié Gallo.

“Lo protegieron dándole cargos. Primero, como apoderado de la Diócesis; y después como representante de las relaciones Iglesia-Estado en la Arquidiócesis de San Luis Potosí. Lo protegió este obispo y también el arzobispo Luis Morales”, dijo.

A pesar de las denuncias en su contra, el sacerdote sólo fue removido de sus cargos, pero aún oficia misas en un asilo para adultos mayores y después, durante la noche, sale sin ninguna restricción, denunció Alberto.

“El padre está saliendo de la sede de este lugar en las noches. No fue suspendido. Tiene capacidad de movilidad dentro de la ciudad. Hay una preocupación muy fuerte de parte de las mamá de los niños que fueron abusados”, mencionó.

Athié Gallo explicó que existe un buen número de casos que no fueron denunciados ante un Ministerio Público, por temor a represalias y a la revictimización de sus hijos y familias. Se negó dar más detalles sobre las edades, el rol de los niños en la arquidiócesis y el modus operandi de Eduardo Córdova Bautista.

“Hay mucho temor en las familias a la represalias, yo mismo estoy preocupado porque no sé de dónde viene tanto temor hacia este sacerdote, quién es, quién lo protege”, dijo.

Alberto aseguró que desconoce las relaciones de poder que pueda tener Eduardo Córdova en el ámbito político y económico. Sin embargo reconoció que es una persona temida por quienes lo conocen.

“Hay una reserva por el temor a represalias. Ya sabemos que la Santa Sede ya reconoció que este señor sí cometió ese delito y lo único hizo fue pedir que lo retiren del cargo, no pidió que se entregara a las autoridades, que se cumpliera con la ley, es una injusticia y una forma de complicidad”, afirmó.

PADRES DEBEN DENUNCIAR

Alberto pidió a los padres y madres de familia de niños que fueron víctimas de los abusos de Eduardo Córdova Bautista que interpongan una denuncia ante el Ministerio Público.

Incluso, explicó que una persona que fue abusada antes de los 18 años, aunque ya sea mayor de edad, puede acudir a interponer una denuncia por una violación ocurrida cuando era menor de edad.

“Podemos recuperar muchos casos de niños abusados antes y ahora, pueden decidir o llevar adelante su acusación, nosotros los vamos ayudar no sólo moralmente, también jurídicamente”, dijo.

Alberto es coordinador del foro “El significado del Informe del Comité de los Derechos del Niño a la Santa Sede y las implicaciones para México” que se realizará hoy en la Cámara de Diputados.

“Me tocó coordinar el foro donde se presentará el estudio del Comité para el caso de la Pederastia Clerical y ahí encontramos que no sólo estamos hablando del caso de San Luis Potosí, en Oaxaca hay un sacerdote que abusó de 45 niños y otros casos y esto no puede seguir así, vamos a presentar los estudios, la información que hay y la vamos analizar para proponer sanciones y se haga justicia”, dijo.

Alberto se refirió al caso del sacerdote Gerardo Silvestre Hernández, quien el  27 de diciembre del año pasado fue encarcelado por ser culpable de abusar sexualmente de 45 niños indígenas.

El cura encaró a la justicia ocho años después de las primeras denuncias de padres de familia que lo acusaban de violar a sus hijos y después de tres años de juicio.

De acuerdo con la prensa local y nacional que dio seguimiento al caso, el arzobispo José Luis Chávez Botello brindó protección al sacerdote pederasta e incluso persiguió a quienes los denunciaban.

“Les pido a las familias que quieran denunciar abusos que me escriban a través de la página www.lavoluntaddenosaber.com, yo siempre reviso lo que me llega por ahí. Ya tenemos contactados a varios abogados en San Luis Potosí que están trabajando en las denuncias”, dijo.