La isla de Hart se ha usado como cementerio público de la ciudad durante más de 150 años y está gestionado por el Departamento Correccional neoyorquino. Ahí han ido a parar los cuerpos de las personas que han permanecido en una morgue sin reclama entre 30 y 60 días, explicó Goldstein.

Nueva York, 10 abr (EFE).- Nueva York ha comenzado a enterrar cadáveres en una fosa común en la isla de Hart, en el extremo noroeste de la Gran Manzana, en un momento en el que se ha registrado un importante aumento de víctimas mortales por coronavirus en la región.

Las autoridades de Nueva York confirmaron que la isla, que durante décadas se ha utilizado para dar sepultura a cadáveres sin reclamar, ahora incluirá también a fallecidos por el COVID-19 que estén en esa misma situación.

“Es probable que gente que haya muerto (de coronavirus) sea enterrada en la isla en los próximos días”, dijo a los medios la secretaria de prensa de la Alcaldía de Nueva York, Freddi Goldstein.

Las autoridades de Nueva York confirmaron que la isla, que durante décadas se ha utilizado para dar sepultura a cadáveres sin reclamar, ahora incluirá también a fallecidos por el COVID-19 que estén en esa misma situación. Foto: EFE.

Las declaraciones se producen en un momento en el que han surgido imágenes del entierro de varios ataúdes, colocados unos encima de otros, en la isla de Hart, y después de que este jueves Nueva York registrara 799 fallecimientos por coronavirus en 24 horas, un nuevo máximo diario.

La isla de Hart se ha usado como cementerio público de la ciudad durante más de 150 años y está gestionado por el Departamento Correccional neoyorquino. Ahí han ido a parar los cuerpos de las personas que han permanecido en una morgue sin reclama entre 30 y 60 días, explicó Goldstein.

La portavoz añadió que las autoridades están trasladando a este lugar los cadáveres para tener más espacio para el resto de fallecidos por coronavirus.

Con el aumento de muertes, explicó, el número de días que un cuerpo sin identificar o sin reclamar podrá permanecer en una morgue antes de ser enterrado en la isla de Hart será de 14 días en lugar de uno o dos meses.

“Son gente que, durante dos semanas, no ha podido encontrar nadie que diga ‘conozco a esta persona, quiero a esta persona y yo me quiero encargar de su entierro'”, agregó la representante de la Alcaldía.

Según Goldstein, en circunstancias normales se entierran en la isla unos 25 cuerpos por semana, pero desde que comenzaron a morir personas por la pandemia, se sepultan 25 al día.

El estado de Nueva York registra ya 160 mil infectados por coronavirus, una cifra que supera la de cualquier otro país fuera de EU, mientras que el número de fallecidos aumenta a más de 7 mil, de los que más de 5 mil 150 perdieron la vida en la Gran Mazana.

La isla de Hart se ha usado como cementerio público de la ciudad durante más de 150 años.
Foto: EFE.

EL JUEVES MÁS MORTÍFERO

El estado de Nueva York perdió a 799 personas por coronavirus en las últimas 24 horas, un nuevo máximo diario que envía una nueva señal de alarma al resto de EU, donde los hospitales se apresuran a buscar camas y ventiladores para sus unidades de cuidados intensivos.

El Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ofreció en una rueda de prensa los nuevos datos de fallecidos, que en total superan los 7 MIL en todo el estado, y anunció que se contratarán a empleados de otras funerarias para poder lidiar con el volumen de cuerpos, que ya ha colapsado las morgues.

Por segundo día consecutivo, Cuomo aludió a los ataques del 11 de septiembre de 2001 para explicar a los ciudadanos que el virus es, de la misma forma, “una explosión silenciosa que se extiende por la sociedad de la misma manera aleatoria y con la misma maldad” que los atentados.

LAS HOSPITALIZACIONES DISMINUYEN EN NUEVA YORK

A pesar del aumento de muertes, Cuomo también ofreció esperanza al asegurar que Nueva York está logrando “aplanar la curva” de la pandemia gracias al confinamiento.

Muestra de ello es que, en las últimas dos semanas, el número de pacientes hospitalizados ha crecido más despacio al pasar de un 20 por ciento cada día a un incremento de un punto porcentual diario esta semana.

Así, en las últimas 24 horas el número de nuevas hospitalizaciones cayó a 200, frente a las más de mil 400 que llegaron a registrarse en algunos días de la semana pasada, mientras que los ingresos en cuidados intensivos fueron 84, cuando en las peores jornadas se acercaron a 400.

De este modo, el estado dispone ahora mismo suficientes de camas y equipos vitales, como respiradores, y se aleja de las peores proyecciones para las que se estaba preparando.

El peor de los escenarios que manejaban las autoridades, elaborado por la Universidad de Columbia, planteaba la posibilidad de que solo en la ciudad de Nueva York fuesen necesarias 136 mil plazas hospitalarias, cuando en todo el estado hay unas 90 mil, incluyendo toda la capacidad adicional que se ha preparado en las últimas semanas, pues antes de la crisis había 53 mil.