La refinería de la discordia
En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “muy poco necesitaban ciertos segmentos empresariales y financieros para declararse en estado de alarma y ayer avanzaron en ese proceso al saber que la Presidencia de la República había declarado desierta la licitación para construir la refinería de Dos Bocas, Tabasco, y que los sabidamente confrontados titulares de Petróleos Mexicanos (Octavio Romero) y de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, habrán de coordinarse para sacar adelante ese proyecto en un esquema de esfuerzos gubernamentales y sociales que tiene la vista aspiracional puesta en la épica cardenista de 1938, expropiatoria del petróleo y recurrente a técnicos y trabajadores mexicanos para suplir al aparato técnico extranjero. […] En México, se decía, no hay empresas particulares con la experiencia y la capacidad para una obra de tal magnitud. Así que se invitó a una licitación restringida a compañías extranjeras, pero ayer se dijo que éstas proponían un presupuesto más alto y una tardanza mayor a lo deseado por el político tabasqueño. Por ello se encomendó la faena a Pemex y a la Sener, empresa pública y secretaría que no pasan por sus mejores momentos y que no cuentan con la experiencia ni recursos suficientes para tal encargo. […] Hoy, a la vista de la cancelación de la licitación declarada desierta, puede verse que no hubo falsedad ni malentendido por parte del subsecretario Herrera, sino una emisión adelantada de una decisión que desde entonces estaba en curso. or lo pronto, el golpe de timón dado por el insistente usuario de la frase me canso, ganso generó más que polémica: firmas de análisis económico y financiero, agrupaciones empresariales y opositores partidistas del obradorismo expresaron su rechazo a la decisión presidencial y advirtieron que puede significar problemas presupuestales y económicos graves. El propio coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, quien ha apostado a posicionarse como la figura pragmática del ala conciliadora y sosegadora del morenismo, expresó sus dudas de que Pemex y la Sener estén en condiciones de responder a un encargo del tamaño que ayer se anunció”.

El concurso desierto, Pemex ¿su oasis?
En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “[…] el anuncio del Presidente Andrés Manuel López Obrador de declarar desierto el concurso para la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, pero que el proyecto no se suspende, la obra estará a cargo de Pemex bajo la supervisión de la Secretaria de Energía […] de las cuatro empresas a las que se les giró invitación, una de ellas, la francesa Technip, declinó tras analizar las bases y ver que en esas condiciones de precio y plazo era imposible cumplir. Las otras tres […] presentaron sus propuestas por encima del tope y del plazo, por lo que el […] Presidente, tomó la decisión de declararlo desierto e irse por su Plan-B: Pemex-Sener […] esta decisión confirma el personal estilo de gobernar del Presidente López Obrador y una mayor participación estatal en sus proyectos: Santa Lucía, el Ejército; el sargazo, la Marina, y ahora la refinería, Pemex. Sobre esto, Carlos Salazar […] dijo ayer que las propuestas de las tres empresas de más tiempo y más presupuesto, es un mensaje de que Dos Bocas no se puede construir en las condiciones establecidas […]”

50 mil mdp para iniciar la refinería
En La Jornada, el periodista Enrique Galván Ochoa, comenta que: ” no será necesario lanzar un bono de 6 mil millones de dólares para que Pemex y la Secretaría de Energía inicien la construcción de la refinería de Dos Bocas […] tampoco se echará mano de los ahorros de los trabajadores en las afores, como fue el caso de […] Texcoco. Pregunté a Rocío Nahle, Secretaria de Energía, si contaban con recursos. Me dijo: ‘en el presupuesto de este año existe una partida de 50 mil millones de pesos aprobada por el Congreso para el inicio de la refinería, programado para principios de junio […] no se ajustaban a los recursos disponibles, no cumplían con requisitos de tiempo o algunas otras condiciones. Una, por ejemplo, propuso 12 mil millones de dólares, cuando el Gobierno mexicano sólo tiene presupuestados 8 mil millones […] querían que fuera el Gobierno el que contratara la adquisición de equipos y servicios que van a requerirse. Si tal iba a ser el caso, nosotros podemos hacerlo’ […]

Muesca y mueca en Dos Bocas
En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “[…] Ignoro qué mexicano será capaz de construir la refinería en Dos Bocas en un máximo de tres años, sin rebasar el gasto de 8 mil millones de dólares, pero cruzo los dedos para que no sea el contratista de mayor confianza del Presidente Andrés Manuel López Obrador, José María Riobóo, autor de los planos originales […] de Santa Lucía en que no se tomó en cuenta la existencia del Cerro de Paula que modificará el proyecto y elevará los costos, […] tampoco sé la razón de que el mandatario anunciara como “una buena noticia” la decisión de declarar desierta la licitación restringida a las cuatro empresas del ramo que había presentado como ‘las mejores del mundo’ […] ‘estaban pidiendo mucho, se pasaron’ […], justificó el Presidente […] la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien ha quedado a cargo de coordinar los trabajos, dijo que las refinerías de Cadereyta y Salina Cruz se construyeron sin recurrir a extranjeros. Sí: en pleno neoliberalismo lopezportillista. […] lo decía en un comercial de ron Anthony Quinn: ‘Si las cosas buenas de la vida fueran fáciles, cualquiera las haría’ ”

El etiquetado
En el Reforma, la periodista Carmen Aristegui, reflexiona que: “algo grave ocurrió esta semana en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Se votó una resolución de alto impacto con criterios que van en contra de lo que han planteado especialistas, científicos y organismos internacionales. Con tres votos contra dos, la Segunda Sala rechazó el amparo promovido por El Poder del Consumidor y la Alianza por la Salud Alimentaria contra las actuales reglas del etiquetado en alimentos y bebidas procesados. Desechó el amparo otorgado por el juez Fernando Silva García que colocaba por delante los derechos de los consumidores, antes que los poderosísimos intereses de la industria de bebidas, alimentos chatarra, procesados y ultraprocesados. Tres ministros impidieron que, por la vía judicial, se modificara el actual etiquetado que lejos está de ayudar al consumidor a saber con claridad los ingredientes que consume y qué efectos causan en su salud. Para los ministros que avalaron el proyecto, no hay problema: el etiquetado establecido en México, conocido como GDA, es entendible, es útil y punto. No hay razón para modificarlo. […] los representantes en México de la FAO, OMS y Unicef dijeron, con todas sus letras, que el proyecto de sentencia contenía afirmaciones erróneas sobre las verdaderas recomendaciones que estos organismos han hecho sobre el etiquetado frontal de alimentos y bebidas. […] Lo que la SCJN votó permite que siga sin marcarse diferencia entre los azúcares añadidos a los productos o “azúcares libres” y los azúcares naturales contenidos en frutas, verduras o lácteos. Alejandro Calvillo, director de la organización promotora del amparo decía, horas antes del fallo, que lo que la Corte estaba a punto de aprobar era tanto como validar que es lo mismo comerse una manzana que tomarse una Coca-Cola. […] El ministro Franco, obviamente, votó en contra. El Presidente de la sala, Javier Laynez, estuvo a la altura y también votó en contra. A favor de mantener el actual etiquetado estuvieron: Yasmín Esquivel, Medina Mora y Pérez Dayán. ¿Alguien les avisó a estos ministros del colapso en salud pública por el que atraviesa México y la emergencia epidemiológica por diabetes y obesidad producida, en buena medida, por el consumo masivo de productos ultraprocesados cuyas etiquetas nadie lee y si las lee, no las entiende?”.

Juntos contra la violencia
En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “El miércoles pasado, el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado desde Hidalgo para conformar un “frente amplio” para buscar la paz, y exhortó a dejar de lado las diferencias políticas para concentrarnos en abatir la inseguridad. Estoy de acuerdo con él o, cuando menos, en la interpretación que hago de su mensaje: la construcción de la paz nos concierne a todos y no podemos dejar que nuestras filias y fobias nos distraigan en ese propósito, pues si lo permitimos los únicos que van a triunfar serán los criminales. A efecto de aterrizar en la acción esta convocatoria presidencial, propongo los siguientes puntos en los que, ojalá, podamos coincidir: La violencia criminal nos afecta a todos, al margen de nuestro ingreso, origen familiar, estilo de vida y postura ideológica. Lo mismo asaltan e incluso matan a quien viaja en un auto de lujo, que a alguien que se mueve en un vehículo destartalado del transporte público. Lo mismo extorsionan al dueño de un negocio con cientos de empleados que a la familia que maneja una fonda. Lo mismo secuestran a un acaudalado empresario que a un asalariado de bajos ingresos. […] Nadie tiene la solución en las manos de forma exclusiva. La manera de salir del problema es colectiva. Debe realizarse una consulta amplia, en la se combinen las opiniones de los expertos en la materia y las experiencias de las víctimas. Echar culpas no nos llevará muy lejos. Se requiere de la participación de todas las autoridades, al margen de su origen partidista, y de todos los ciudadanos que puedan hacer una aportación. Debemos salir del círculo vicioso de buscar responsables políticos a la tragedia que estamos viviendo. Las soluciones de corto, mediano y largo plazos que, de común acuerdo, se decida poner en marcha para acabar con la violencia deben contar con el apoyo de todos los partidos y organizaciones de la sociedad civil. Debemos señalar juntos al enemigo común –la criminalidad– y encararlo a una sola voz. En ningún caso ha de justificarse una violación a la ley. Debe asignarse el presupuesto suficiente para este propósito, pues ningún plan de país puede salir adelante mientras no se respete el Estado de derecho, es decir, el conjunto de normas que nos hemos dado para convivir […]”.

Cómo atropellar al Quijote
En el Reforma, el escritor Juan Villoro, apunta que: “Mazatlán es el extraño paraíso que ha convertido una enfermedad en un placer. Ahí los coches sin puertas ni ventanas que recorren la costa se llaman “pulmonías”. No ha faltado vida cultural en una ciudad que es sede del grupo de danza Delfos, el teatro Ángela Peralta, varias universidades, librerías, radio ciudadana y escuela náutica. Durante el carnaval se entrega el Premio Mazatlán, fundado por el escritor y periodista Antonio Haas, que ha sido recibido por José Gorostiza, Ricardo Garibay, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, José Emilio Pacheco y Vicente Leñero, entre muchos otros. En 1997 un grupo orgullosamente bohemio decidió organizar una feria del libro sin más recursos que el entusiasmo y las siglas de la iniciativa: FELIART. El inventor del proyecto fue el novelista José Luis Franco […] Asistí a esa primera feria donde el fervor por la lectura superaba a las condiciones materiales para llevarla a cabo. La gente aportaba mesas y sillas de sus casas, los autores llegábamos con nuestros libros bajo el brazo y un magnavoz circulaba de mano en mano para que algún escritor se convirtiera en pregonero de otro. […] Era la persona ideal para conseguir cualquier cosa: FELIART nació “de prestado”. […] Ciertos escritores merecen el Premio Cervantes por su obra. José Luis Franco y Luis Alonso Enamorado lo merecen por su vida. Cuando la salud de Pepe se quebrantó, haciendo que también en sus olvidos se pareciera al Quijote, Luis asumió el desafío final de Sancho de continuar la lucha contra los límites de la realidad y se hizo cargo de FELIART. En 2019, FELIART debía celebrarse del 3 al 11 de mayo con más de sesenta invitados, pero Luis Guillermo Benítez, que gobierna Mazatlán bajo las siglas de MORENA, retiró el apoyo y puso en duda la honestidad de Enamorado, con la misma falta de sensatez con que dijo que quienes se manifiestan en su contra son “puros blanquitos” pertenecientes a una minoría. […] Una metáfora perfecta de la relación que Mazatlán tiene hoy con la cultura, donde el sueño de promover libros es atropellado por quienes sólo parecen interesados en beneficiarse de los desperdicios”.

Refinería de Me Aferro
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “no es por poner en duda la concienzuda planeación estratégica -¡me canso ganso!- del Gobierno federal, pero… ¿cómo le ha ido a Pemex como empresa constructora? En realidad su experiencia no es la mejor. Ahora que se anunció que la refinería de Me Aferro, perdón, de Dos Bocas será construida por la petrolera, algunos memoriosos recordaron que fue precisamente una filial de Pemex, la empresa Triple I Servicios, la que estuvo a cargo de erigir ¡la Estela de Luz! en el sexenio de Felipe Calderón. Y ya se sabe cómo acabó ese otro capricho presidencial: convertido en un monumento a la corrupción, subcontratado con Gutsa y cuyo costo se triplicó hasta llegar a mil 312 millones de pesos (¡por la “suavicrema”!). Ahora que cuatro de las principales empresas constructoras del mundo, especializadas precisamente en refinerías, ya le dijeron al Gobierno mexicano que es imposible hacer Dos Bocas en el tiempo y al precio que quiere, el Presidente decidió entonces que lo haga Pemex. No, pos sí.

Licitación Dos Bocas
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el Presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que, como publicó ayer Milenio Diario, heredó cientos de obras inconclusas, iniciadas de forma irresponsable y sin planeación —como las 250 instalaciones del sector salud—, y esa fue una de las razones para declarar desierta la licitación por la refinería de Dos Bocas, no dejar pendientes, pues ninguna empresa aseguraba cumplir con los tiempos y los montos. Pero como no se la iban a dejar pasar, una diputada priista y tabasqueña, Soraya Pérez, advirtió que ese proyecto será al final precisamente un elefante blanco y un monumento a la falta de transparencia”

Quieren vender armas a AMLO
En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, señala que: “muy entusiasmados con la 4T andan los empresarios dedicados a la venta de armamento, chalecos antibalas, uniformes y vehículos blindados, con la idea de ser proveedores de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, a cargo de Alfonso Durazo. La alegría de los hombres de negocios parte de la creación de la Guardia Nacional y de que ellos pueden entrar a hacer negocios con la actual administración federal, nos comentan. Durante la Expo Seguridad México, celebrada en el Centro Citibanamex, se habla de los negocios que podrían darse con el equipamiento de la Guardia Nacional. Y, nos aseguran, que si bien ninguna empresa ha conseguido contrato federal para armar a la Guardia Nacional, algunas compañías dicen entusiasmadas que han tenido acercamientos con el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador para ofrecer sus servicios. ¿El mandatario les dará alguna esperanza para armar al nuevo cuerpo de seguridad?”.

¡A clases!
En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “finalmente, con 97 votos a favor, 20 en contra y tres abstenciones, el Senado aprobó la Reforma Educativa en lo general y los artículos no reservados, con lo cual se deroga la “mal llamada reforma educativa” del ex Presidente Enrique Peña Nieto. Con los votos en contra del PAN, el resto de los partidos, Morena, PRI, PVEM, PT, Movimiento Ciudadano y PRD, se logró la mayoría calificada para la aprobación, por lo que restaría el aval de los congresos locales y la posterior promulgación del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Dicen que la Reforma Educativa tiene alcances históricos para el desarrollo de México: se logró establecer el derecho a la educación superior pública y gratuita para todos los mexicanos. Ésta es una gran noticia hasta que la leen los de la CNTE y deciden que no, que no cumple sus expectativas. Pedirá que la deroguen”.

Educación: ahora, la calidad
En El Universal, su Editorial, habla sobre: “en menos de 48 horas la reforma educativa, que modifica la otra reforma que se dio en 2013, fue aprobada por diputados y senadores en periodo extraordinario. Por tratarse de cambios constitucionales requiere el aval de al menos 17 congresos estatales, lo que se espera sea un asunto de trámite. Atrás quedan semanas y meses de intensas discusiones partidistas, de llamadas de atención presidencial a legisladores y de protestas de la disidencia magisterial. En este lapso se debatió mucho sobre control de plazas, reprobación escolar, desaparición del INEE, evaluación magisterial, pero escasamente se tocó el tema de la calidad educativa. A nivel internacional México presenta un marcado rezago en el aprendizaje de español y matemáticas en escuelas primarias, de acuerdo con pruebas aplicadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), pero también hay datos que dibujan deficiencias en otros niveles. […] Hace más de una semana la iniciativa no alcanzó mayoría en el Senado. Esta vez, con excepción de un partido, las fracciones apoyaron la reforma, que establece directrices para todo el proceso de enseñanza, desde preescolar hasta universidad. En el cuerpo de lo avalado –aún faltan las leyes secundarias– se eliminaron puntos que causaban malestar entre docentes y que consideraban punitivos. Es ocasión para que queden atrás divisiones y para que todas las partes del proceso educativo se enfoquen en elevar la calidad de la enseñanza. Las herramientas que se adquieren en el aula de clase son centrales para reducir la desigualdad social. Regatear a cualquier mexicano la oportunidad de estudiar –por cuestiones económicas, falta de acceso o por paros magisteriales– es atentar contra un derecho humano”.