El tobogán, de 38 metros de longitud, 2.30 metros de ancho e inclinada, ha causado múltiples lesiones entre los habitantes de Estepona, como han mostrado las víctimas de este artificio en las redes sociales.

 Por Felipe Rodríguez

México, 10 de mayo (Economía Hoy/SinEmbargo).- El municipio español de Estepona se ha convertido en la mañana de este viernes en lo más comentado de las redes sociales ¿El motivo?.

El Alcalde, José María García Urbano, del Partido Popular (PP), ha inaugurado el tobogán urbano más largo de Europa, cuyo precio ronda los 28 mil euros. El objetivo del mismo era afrontar el desnivel de 50 metros que había entre dos calles, pero no ha salido según lo previsto por el Ayuntamiento de la localidad malagueña.

La rampa de acero, de 38 metros de longitud, 2.30 metros de ancho e inclinada, según dicen desde el consistorio, entre 32 y 34 grados, se ha convertido en un tobogán infernal que ha causado múltiples lesiones entre los habitantes de Estepona, como han mostrado las víctimas de este artificio en las redes sociales.

Una de las lesionadas es una funcionaria del Ayuntamiento, que inauguró el tobogán lanzándose de forma heroica. La empleada del consistorio recorrió el tobogán en menos de tres segundos, pero lo hizo golpeándose la cabeza, raspándose el muslo e incluso saliendo disparada al final del recorrido. Por si fuera poco, durante el mismo, se le levantó el vestido y se quedó en bragas.

Antes de la accidentada inauguración y aprovechando las Elecciones municipales del próximo día 26 de mayo, el Alcalde esteponero mostró con orgullo el proyecto del tobogán a través de un vídeo de Twitter: “Se podrá utilizar al final de la semana este tobogán urbano, que comunica dos calles y que contribuye a ser un elemento de accesibilidad en la ciudad y que será el tobogán más importante de España”, decía García Urbano.

Parece que las buenas intenciones del Alcalde contrastan con el peligro que entraña el tobogán urbano para todo el que tenga la valentía de tirarse, por lo que los vecinos esperan que se termine por cancelar esta loca bajada o, al menos, repensar la idea. A juzgar por las imágenes, nosotros también lo esperamos.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA HOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.