Organizaciones civiles y la Semarnat celebraron que el Juez Sexto de Distrito en Materia Administrativa negara la suspensión definitiva a la multinacional contra el decreto que prohíbe el uso de glifosato y maíz genéticamente modificado en territorio mexicano.

Ciudad de México, 10 de mayo (SinEmbargo).– Un Juez federal negó a MonsantoBayer la suspensión definitiva del decreto que prohíbe el uso de glifosato en territorio mexicano, por lo que podrá ser aplicado a esa empresa, mientras se resuelve si se le concede o no el amparo solicitado por la multinacional.

El Juez Sexto de Distrito en Materia Administrativa, Francisco Javier Rebolledo Peña, negó la suspensión definitiva a la corporación transnacional en el juicio de amparo que promovió contra el decreto del Gobierno federal que ordena que ese herbicida no podrá usarse en México a partir del año 2024 por sus posibles efectos en la salud y el medio ambiente; la resolución fue publicada en el expediente 313/2021 de la Lista de Acuerdos del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

La negativa se da luego de que organizaciones de la sociedad civil se movilizaron y enviaron al impartidor de justicia una carta de petición con 7 mil 80 firmas de personas, colectivos, organizaciones y comunidad campesina, académica, investigación, y sociedad civil, en la que se pedía no conceder la suspensión definitiva solicitada por el gigante de la agroindustria ante los daños que ocasiona el glifosato a la salud de las personas y de los ecosistemas.

Las organizaciones, agrupadas en la Campaña Sin Maíz No Hay País, reclamaron al juez que hubiese otorgado la suspensión provisional y le solicitaron no otorgar la definitiva, por atentar contra el interés social.

“El Juez Rebolledo Peña finalmente, decidió favorecer el interés general y los derechos humanos de la población mexicana a un ambiente sano, a la biodiversidad, a la salud y a una alimentación adecuada, tal como se argumentó en la carta de petición”. celebraron las organizaciones.

“Este es un triunfo de la sociedad civil, comunidades campesinas e indígenas y personas consumidoras que busca proteger la biodiversidad de los maíces mexicanos, la milpa y de la gran agrobiodiversidad existente en nuestro país, la salud de las y los consumidores, proteger el agua, la tierra y a los insectos polinizadores y la soberanía alimentaria”, agregaron en un comunicado.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) también celebró el rechazo al recurso legal promovido por Monsanto-Bayer.

“[Se] reconoce el trabajo de la autoridad judicial que lleva este caso y reitera su compromiso de seguir trabajando con otras dependencias del gobierno de México en el proceso paulatino para sustituir el uso de agroquímicos por alternativas que no afecten la salud y el medio ambiente”, expuso en un comunicado.

Y agregó que para la dependencia representa “un paso importante” por que “fortalece las acciones emprendidas para la transición a una producción de alimentos sana y en beneficio de todas y todos los mexicanos, así como de protección a la biodiversidad que está siendo afectada por el uso de herbicidas, como es el caso de los polinizadores”.

Bayer-Monsanto, contra el Gobierno federal por el decreto contra el glifosato. Foto: Sascha Steinbach, EFE.

La decisión del Juez aún puede ser apelada por la empresa.

La discusión que se ha desatado ahora en México sobre el glifosato lleva años instalada por varios países en todo el mundo, aunque solo Austria lo ha prohibido de manera total.

También es ilegal usar este producto en varios territorios de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Escocia, España y Nueva Zelanda; y las restricciones a su uso están extendidas por América, Europa y Asia.

México todavía no ha establecido cómo se va a dar la prohibición paulatina hasta 2024, cuando el cese en su uso sea definitivo, pero ya en 2019 la Secretaría de Agricultura censuró su importación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó este producto en 2015 como “probablemente cancerígeno para los humanos”, pero hasta el momento ningún estudio ha podido probar de manera concluyente que una exposición al herbicida sea causa directa de cáncer.

El glifosato ha provocado más de 100 mil denuncias a nivel mundial por sus efectos cancerígenos y el fabricante, la multinacional Monsanto adquirida por Bayer en 2018, pagará casi 11 mil millones de dólares en compensaciones.

–Con información de EFE