López Obrador se refirió al texto que mostró el martes filtrado supuestamente desde la oposición, que planea acciones para derrotar a su partido en las elecciones estatales y legislativas de 2021, como paso previo a revocar su mandato en 2022.

México, 10 jun (EFE).- El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, defendió este miércoles exhibir el supuesto plan del “Bloque Opositor Amplio” (BOA) sin verificar antes su autenticidad, además de negar que su Gobierno espíe a la oposición.

“No afecta en nada. El que no tiene injerencia en ese asunto, ¿pues qué le preocupa? Yo lo doy a conocer porque me lo entregan y mi pecho no es bodega, siempre digo lo que pienso. ¿Qué voy a andar guardando yo los documentos?”, argumentó en su rueda de prensa matutina.

López Obrador se refirió al texto que mostró el martes filtrado supuestamente desde la oposición, que planea acciones para derrotar a su partido en las elecciones estatales y legislativas de 2021, como paso previo a revocar su mandato en 2022.

El grupo firmante, bautizado por el Gobierno como “BOA”, incluye a gobernadores, a partidos de oposición, a los expresidentes Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012), a magistrados del Tribunal Electoral y a consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE).

También aparecen medios de comunicación, grandes compañías y la cúpula del sector privado, como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

A lo largo del día, en el que el “BOA” se volvió tendencia, empresarios, instituciones y políticos se desmarcaron del documento al destacar que ni siquiera el Gobierno verificó su veracidad.

El expresidente Calderón recordó que si la oposición se organiza “es su derecho” y si “el Gobierno la espía es un delito”.

Pero López Obrador le respondió a su antecesor este miércoles al afirmar que “ya no hay espionaje” en el Gobierno como en “el tiempo de Genaro García Luna”, el Secretario de Seguridad de Calderón detenido desde diciembre pasado en Estados Unidos acusado de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa.

Aun así, el presidente rechazó detallar cómo llegó el presunto plan a sus manos.

“Me llega el documento y veo, y pues yo ya sé que tienen ellos un propósito que es combatirnos políticamente y que sí se agrupan y que sí se ponen de acuerdo, y además lo expresan”, argumentó.

El supuesto plan cobra relevancia porque México está a un año de elecciones intermedias, en las que renovará la Cámara de Diputados, además de elecciones locales en 15 estados que cambiarán gubernaturas.

Por ello, López Obrador argumentó que es su deber discutir de política ante los ciudadanos.

“Tengo que estar informando a la gente constantemente y es muy conveniente que en la democracia se actúe con transparencia, no tirar la piedra y esconder la mano, lo que no debe existir es la hipocresía”.