México

Los días no aflojan el enojo y la indignación de familias y jóvenes abusados por policías de Jalisco

10/06/2020 - 9:56 pm

El mundo sumergido en una pandemia explotó de indignación tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Estados Unidos. Varios países comenzaron a salir a las calles para protestar y México iba en el mismo tenor, hasta la difusión de un video en el que se observa a Giovanni López sometido por la policía de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, quien murió después de ser detenido.

A partir de ese suceso, las manifestaciones fueron para gritar los dos nombres… y luego otros más.

–Con información de Dulce Olvera

Ciudad de México, 10 de junio (SinEmbargo).- Este jueves se cumple una semana de que en Jalisco, el enojo por el asesinato de Giovanni López a manos de la policía municipal fue solo el inicio de toda una ola de indignación por el uso de la fuerza pública por parte del Estado.

El joven de 30 años pasó la noche en las celdas municipales. Luego fue extraído para ser llevado al área de atención médica y falleció el 5 de mayo en el trayecto, de acuerdo con la Fiscalía General.

Al día de hoy, se sabe que un Juez de control vinculó a proceso por los delitos de tortura y homicidio a la mujer y los dos hombres policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, detenidos como parte de la investigación por el asesinato de Giovanni, bajo el supuesto de que se le detuvo por una falta administrativa.

Pero las denuncias y el enojo de los ciudadanos ya no solo se reducen al caso de Giovanni, ya que el actuar de la policía de la Fiscalía en las manifestaciones del jueves, viernes y sábado contra el abuso policial terminaron con detenciones arbitrarias, golpes e incluso desapariciones forzadas.

La respuesta de la policía de investigación de la Fiscalía estatal a la manifestación por Giovanni acrecentó la indignación de los tapatíos. Foto: Cuartoscuro.

La manifestación del pasado jueves 4 de junio en el centro de Guadalajara terminó en un choque entre civiles y policías, con la ventaja de éstos últimos. Los videos y fotografías en los que se aprecia a oficiales de la entidad agredir físicamente a jóvenes, especialmente a mujeres, incrementaron la indignación de la sociedad. Pero, en un primer momento, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, dijo que la policía estatal actuó con “sensatez” y “prudencia” y no cayó en la provocación.

Sin embargo, activistas denunciaron el sábado la desaparición de algunos manifestantes durante las marchas. El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, organización defensora de los derechos humanos en el estado de Jalisco, cuya capital es Guadalajara, exigió a través de redes “información oficial sobre las personas detenidas” porque se desconocía cuántas personas estaban en calidad de detenidas y además, su ubicación.

Un nuevo colectivo denominado “Detenidos Por Giovanni” dijo que estaban desaparecidos al menos 28 manifestantes y la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) denunció que “se realizaron detenciones fuera de todo protocolo”.

 Al inicio de la manifestación del jueves había 150 personas en el Parque Rojo que marchaban pacíficamente hacia el centro de Guadalajara, pero “de la nada” aparecieron grupos de distintos puntos de la ciudad que estaban amotinados con pasamontañas “que no son de Jalisco” y son los que generaron los actos de violencia que todos vimos: asalto al Palacio de Gobierno, donde trabajaban 80 funcionarios, incendio de patrullas, cinco policías heridos y un oficial quemado con fuego. “Buscaban provocar al Gobierno, pero no lo lograron”, dijo el Gobernador.

Para él, la historia era distinta. El jueves y viernes fueron 48 horas de resistir “ataques, provocaciones e intentos de desestabilizar a Jalisco”; nunca en su vida se había sentido tan enojado y tan frustrado, dijo el viernes por la noche, luego de dos días de manifestaciones violentas en Guadalajara por el asesinato de Giovanni. Por la mañana el Presidente Andrés Manuel López Obrador le había pedido pruebas sobre sus acusaciones de que detrás de “los infiltrados” en las marchas estaba la gente del Gobierno federal.

Para el viernes, el Gobernador primero había deslindado a la Policía Estatal del asesinato del hombre de 30 años, pero después acusó de desacato a la Fiscalía estatal por las detenciones arbitrarias a jóvenes durante las marchas.

“¿Quién pagó los millones de pesos de la pauta en las redes sociales para construir esta historia basada en la desinformación y en la mentira que buscó generar un ambiente de crispación y de malestar?, ¿quiénes son los responsables?”, cuestionó Alfaro durante una rueda de prensa del viernes pasado.

LOS INTENTOS POR ESCLARECER

El Fiscal de Jalisco, Gerardo Solís Gómez, y el Coordinador del Gabinete de Seguridad Macedonio Tamez, aclararon en conferencia de prensa el la noche del miércoles 3 de junio que Giovanni no fue detenido por no usar cubrebocas. Los informes de la policía municipal hablan de “una actitud agresiva de resistencia” y “bajo los efectos de alguna sustancia”.

Informaron que desde el 5 de mayo la Fiscalía estatal está investigando los hechos y la probable responsabilidad de servidores públicos del Ayuntamiento de Ixtlahuacán. “En el resultado de la autopsia se advierten una serie de lesiones que por su naturaleza llevan a una gravedad extrema que puede propiciar la muerte”, detalló el Fiscal Solís. “Un mes puede ser excesivo, pero hay ocasiones en la que los peritos, testigos y médicos requieren de tiempo para rendir sus informes (más sobre un homicidio) y no nos gusta apresurarlos para evitar que se cometan errores”, justificó sobre la demora.

Sobre las notas que reportaron que supuestamente se ofreció 200 mil pesos a cambio de que no se revelara un video de la detención, el Alcalde de Ixtlahuacán, Eduardo Cervantes Aguilar, negó en un comunicado que haya ofrecido cantidad alguna a cambio del silencio de los familiares y tampoco, dijo, los amenazó.

Fue llamado a comparecer el viernes ante las instalaciones de la Fiscalía de Jalisco, pero no asistió “por motivos de agenda”. Fue hasta el lunes. “Lo que tenía que decir ya se lo dije a la Fiscalía”, comentó a la prensa luego de rendir declaración durante más de tres horas.

Fue una semana de protestas en Jalisco y Ciudad de México con la policía como actor central. Foto: Cuartoscuro.

Al siguiente día, jueves 4 de junio, la Fiscalía de Jalisco se vio obligada a dar otra rueda de prensa ante la serie de rumores. “No hubo lesiones por arma de fuego (según la autopsia), todas las lesiones fueron con golpes; y la detención fue por una falta administrativa (mostrarse agresivo a los elementos de seguridad bajo los efectos de alguna sustancia)”, aclaró el Coordinador de Gabinete de Seguridad estatal, Macedonio Tamez.

Después de esa conferencia, el Gobernador Enrique Alfaro subrayó en Twitter que la “atrocidad” era por parte de la autoridad municipal, no de la Policía Estatal. Y enfatizó que no se investigaba por qué se le detuvo, sino por qué mataron a Giovani y quién lo mató.

Por la noche, después de la primera ola de protestas en Guadalajara, Alfaro envió un mensaje en video donde afirmó que detrás de las manifestaciones violentas de ese jueves “hay intereses muy precisos y muy puntuales construidos desde la Ciudad de México desde los sótanos del poder que lo que buscan es dañar a Jalisco en medio de una emergencia sanitaria”.

Ante ello pidió al Presidente Andrés Manuel López Obrador “que le diga a su gente y a su partido que ojalá y estén midiendo el daño que les están generando al país con este ambiente de confrontación, porque son ellos quienes han generado esto que estamos viviendo”.

Dos días después de la primera manifestación se desconocía el paradero de al menos 38 manifestantes. Foto: Cuartoscuro

Sobre las manifestaciones afirmó que la policía estatal actuó “a la altura de las circunstancias” y no se cometió “ningún acto de violencia contra los manifestantes”. Fueron 27 en total las personas detenidas por los actos vandálicos. Dos mujeres y 25 hombres, entre los cuales hay seis menores de edad.

La mañana del viernes 5 de junio el Presidente respondió que aunque tiene diferencias políticas e ideológicas con el Gobernador de Jalisco, no participa en cuestiones partidistas, ni tiene ningún propósito de afectar a autoridades locales, por lo que pidió a Alfaro mostrar las pruebas.

Alfaro luego matizó y dijo que considera al Presidente como “una gente de bien” y que él no está dando estas instrucciones, pero reiteró que su gente cercana lo hace. “Le digo con claridad al Presidente de México que su gente cercana, que gente de su Gobierno, gente de su partido, está apostando por la violencia como una ruta para seguir manteniendo el poder, para seguir cuidando sus intereses y sus agendas personales”.

 “LOS VAMOS A AVENTAR POR AHÍ”

La Fiscalía de Jalisco detalló que la policía detuvo a seis menores, dos mujeres y 20 hombres originarios de otros estados y cuatro de ellos con antecedentes penales, por lesiones a al menos cinco policías y por daños causados al Palacio de Gobierno, al Palacio Municipal, al Consejo de la Judicatura, a dos patrullas y a cinco motocicletas.

Y pese a los señalamientos de abuso de la policía estatal a los manifestantes pacíficos, el Gobernador aseguró que sus elementos actuaron “con toda la prudencia y todo lo que se podía para resistir un embate que venía a provocarlos”.

Pero después de la segunda ola de manifestaciones violentas afuera de Casa Jalisco, con detenciones a jóvenes, aclaró que la instrucción que dio a la Fiscalía de Jalisco fue actuar con sensatez y prudencia, “pero desacató mis instrucciones y actuó de una manera irresponsable y brutal que no va a ser perdonada”, advirtió. “Se violentó mi instrucción de no cometer excesos y actuar siempre respetando los derechos humanos. Es frustrante que, después de todo lo que hemos aguantado para defender Jalisco, por la irresponsabilidad de alguien tengamos que salir a corregir sus errores”.

“No existen. Nadie sabe que están aquí”, “los vamos a destazar y aventar por ahí”. Ese tipo de amenazas les dijeron a los detenidos durante las manifestaciones de la semana pasada en Jalisco. Los eventos fueron descritos por algunos de los jóvenes aprehendidos a El País y a Perimetral.

Uno de los testigos dijo que los supuestos agentes ministeriales los llevaron a través de un camino de terracería, luego de detenerlos en las inmediaciones de la Fiscalía estatal. A algunas mujeres las pasearon y luego dejaron en lugares desconocidos sin celulares. Desde la noche del viernes circulaban listas de desaparecidos luego de ir a marchar, incluyendo estudiantes de la Universidad de Guadalajara.

¿Quién dio la instrucción para aprehenderlos? Ni el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez lo sabe. Sólo se sabe que los liberaron horas después en lugares desconocidos.

El sábado por la tarde, el Gobernador de Jalisco ofreció disculpas por las detenciones del jueves y viernes afuera de la Fiscalía y Casa de Jalisco, donde jóvenes fueron agredidos por policías ministeriales.

“Me avergüenza, me apena y me duele muchísimo”, dijo en un video subido a sus redes. “La prioridad es garantizar que no haya un solo joven que esté desaparecido. Cada nombre que aparezca en las redes sociales será objeto de una revisión”. Ordenó retirar los cargos contra los jóvenes detenidos con abuso policial para que quedaran en libertad. Pero todos los detenidos y golpeados el jueves, viernes y sábado fueron liberados días después, tras exigencias de los familiares, amigos y presión en redes sociales.

Del domingo al miércoles, a una semana de las detenciones arbitrarias, el Gobernador de Jalisco Enrique Alfaro mostró fotografías de los tres policías municipales detenidos por su presunta responsabilidad en el asesinato de Giovanni e informó que se instaló la mesa interinstitucional para el esclarecimiento de los abusos policiales.

“No nos vamos a detener hasta que haya claridad y justicia para Giovanni, pero también para quienes fueron agredidas y agredidos mientras ejercían su legítimo derecho a manifestarse. Cada persona que resulte responsable recibirá todo el peso de la ley”, prometió.

Finalmente, el martes 9 de junio anunció que levantará los cargos de los seis jóvenes detenidos el sábado en el centro de Guadalajara por “actos vandálicos” durante las protestas, “para dar vuelta a la página”.

-Con información de EFE

Daniela Barragán
Es periodista por la UNAM, con especialidad en política por la Carlos Septién. Los últimos años los ha dedicado al periodismo de datos, con énfasis en temas de pobreza, desigualdad, transparencia y género.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas